Enfermedades imaginarias. Capítulo 1

19 07 2005

OJO

Ander tenía 25 años cuando comenzó todo. Era una persona normal, dentro de un orden, dentro de lo que podría se la parte de arriba de la campana de Gauss de la normalidad. 2 brazos, 2 piernas , 2 ojos, 1 cerebro, todo más bien en su sitio. Había terminado la carrera universitaria que había escogido al terminar el instituto y, al cabo de pocos meses, se encontraba trabajando en una consultoría en un puesto trampolín de esos que te dejan sin 2 años de tu vida, a base de estar 12 horas al día, 6 días a la semana, cargado con pilas de papeles y los ojos adheridos a la pantalla de un ordenador portátil, con el fin de conseguir un trabajo bien remunerado al librarte de la consultoría, casarte, y parir una hipoteca. Y si es posible un piso en Castro Urdiales. Ese tipo de cosas. También tenía una novia, que había conocido en la universidad y con la que era medianamente feliz, tras un comienzo tormentoso y apasionado que les había llevado a follar más de 3 veces en los baños de la facultad, 2 en el ascensor, otro par en la azotea y una en el despacho del director del departamento de Medio Ambiente. Después de un tiempo el sexo se convirtió en un interesante pasatiempo para el fin de semana, sólo un poco más entretenido que ir al cine o pasear por la orilla del mar. Se llevaban bien, se entendían, digamos que un 60% de lo que un hombre y una mujer pueden entenderse. Ander había empezado a pensar como un hombre de ciencias para todos los aspectos de su vida, era perfectamente consciente de ello y hasta cierto punto lo hacía de forma premeditada. Es mucho más fácil tener la vida departamentalizada, dividida en un serie de problemas A, B y C que deben resolverse en 5 minutos, 1 día o antes del 5 de Junio que vence tal o cual plazo. Causa y efecto, probabilidades, hechos consumados. Hay problemas que se resuelven ellos solos, pero todo tiene una resolución, en un sentido u otro, positiva o negativamente. Una prueba de embarazo, la declaración de la renta, la conversación con Filipinas, la juerga del Sábado por la noche.

Si ella le dice que ya es hora de dar el paso, de tener un vida completamente en común, de vivir juntos, Ander tiene 2 soluciones:

Decir que sí

Decir que no

Luego, cualquiera de las dos soluciones se pueden vestir de una manera u otra, pero ambas tienen sus consecuencias. Sopesa cada una los caminos en menos de lo que grita un grillo aullador, porque ya es un experto en ese tipo de disyuntivas (trabaja en una consultoría) y frente a la tesitura de tener que enfrentarse a una ruptura prematura y una vuelta a los ruedos forzada, decide darle el sí. Ventajas, inconvenientes. La cuestión es que si los inconvenientes son más, hay que ser capaz de ocultarlos, maquillarlos y taparlos con las ventajas. Ander es un experto. Barra las pelusas debajo de las alfombras, hace pasar los guisantes por el agujero del fregadero y le da betún a los zapatos sin pasarles un trapo antes.

Tras un mes y algo más de búsqueda por fin encontraron un piso que se acomodaba al gusto de ella y a las posibilidades económicas de ambos. Ella necesitaba un piso luminoso, y encontraron un piso luminoso. Ella buscaba una cocina grande y encontraron una cocina grande. Ella OJObuscaba suelo de parqué y encontraron un suelo de parqué. Ander quería un ordenador para poder llevarse trabajo a casa y jugar al Doom, pero eso no venía con la casa. Es igual.

El día de la mudanza le empezó a doler el ojo izquierdo.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

20 07 2005
xan vil

Oye, muy buen comienzo, sobretodo eso de hacer pasar los guisantes por el agujero…..que poesia, que lirismo!… y tambien me gusto lo del betun sin antes pasar el trapo….ahora mismo me vienen a la cabez el nombre de varias personas que no tolerarian esa falta de higiene.
Un poquito demasiado autobiografico quiza.
Deseo con impaciencia que el dolor en el ojo comience a desarrollarse como verdadera enfermedad y haga justicia al titulo del relato.
Habra pus y sangre a borbotones?

20 07 2005
Troutman

Por una vez, no es totalmente autobiográfico. si el personaje se llama Ander es porque quiero alejarlo bastante de lo que soy yo para acercarlo a otros.

Habrá pus, sangre a borbotones, persecuciones automovilísticas a 200 por hora, sexo en un jacuzzi, extraterrestres con mala uva y un caballo sodomita.

O igual no

20 07 2005
Blackstar

Al leer el título pensaba que ibas a hablar de hipocondríacos como yo.De mis hipocondrias tengo que hablaros un día.

Que egoismo, ella tiene el parqué y la luz y el pobre Ander no tiene ordenador??? Joder, cuanta mujer castradora.

20 07 2005
Troutman

La hipocondria llegará en próximos capítulos. No te pongas a hablar de ello que entonces me desato yo.

20 07 2005
Simio

Me gustó el relato. Una pregunta, ¿Has estudiado alguna carrera de ciencias?

20 07 2005
Troutman

supongo que estarás con el mode ironic ON, no? Mira lo que pone en “El Personaje”. Desgraciadamente la ingeniería forma parte de mi vida, me guste o no.

una cosa que me fastidia de los blogs es que, en cuanto publicas una anotación nueva, la anterior se pierde irremediablemente en el olvido, y ya n o hay más comentarios. Una pena

20 07 2005
Simio

Jeje, vale, dejaré el mode ironic en OFF. Pero es que lo de “lo que podría ser la parte de arriba de la campana de Gauss de la normalidad” me llamó la atención y me gustó la forma de utilizarlo.

20 09 2006
<Default>

I never visit this site before.
http://shikora.org/portal_memberdata/portraits/dot#viagra
[url=http://shikora.org/portal_memberdata/portraits/dot#viagra]order viagra[/url]
order viagra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: