Rescatando periódicamente viejas y sanas costumbres insanas

19 07 2005

El cielo es británico, para que nos vamos a engañar

Coche

Este pub también parece británico. ¿Lo será?En el coche viajo con el aire acondicionado puesto, lo que no evita que me sude la espalda contra el asiento. Algunas veces he pensado en comprar uno de esos reposa-espaldas horteras de bolitas (no chinas) de madera, pero mi estética y mmi ética me lo impiden.

Para en el Decatlón camino de Vitoria y al salir del coche medio cuerpo se me derrite, pero consigo entrar en la tienda antes de fundirme con el asfalto. Pelotas de tenis a granel, 0.80 euros cada una. Si te llevas 10 son 0.70 euros, y, consecuentemente, me llevo 10 y 3 pares de calcetines blancos. De camino al coche, cuando me siuento muy cercano al sentir de un vampiro atado en lo alto de una sombrilla en la playa de Benidorm, me pregunto si éste es un día propicio para la práctica del frontenis.

4 horas después descubro que sí, si lo que deseaba era perder 4 kilos en sudor y llegar a casa con dolor de cabeza después de estar jugando más de 2 horas de cara al sol, lo que suponía que acertar a la bola se convirtiera en un ejercicio de intuición al más puro estilo entrenamiento Jedi y de masoquismo ocular.

Cartas

Ésto picaba. Pero ´picaba de verdad, sin mariconadasAl día siguiente es el momento de arrastrarse gracias a una de esas resacas de última hora que comienzan el día anterior bajo el típico eufemismo de vamos a dar una vuelta que acaba a las 5 de la mañana con un cubata en la mano mirando como algún amigo intenta colarle fichas a una camarera. Que no cuela, faltaría más. Aderezado con un intenso dolor (agujetas le llaman) de espalda que se agudiza al estornudar o al toser, y es que el paquete y medio de tabaco de la noche anterior tampoco ayuda. Por no hablar de los ramalazos hipocondríacos, que también tienen su aquel. Entonces, a las 6 todo se diluye ante la clásica partida de Poker.

Siempre que un compañero de la universidad que se trasladó a vivir a Barcelona se acerca por Vitoria es momento de una timba. De una timba, una cena y una buena tajada, no hacía falta que lo dijera, rememorando viejos tiempos. Partida de poker que jugamos en el Pitka, bareto de makineros, con k, y jugadores de dardos, donde volaron las cervezas, échale 8, y los euros.

Soy un mal jugador de poker, también con k; demasiado transparente, poco dado a los faroles. Sobre todo teniendo en cuenta que intento realizar un subterfugio mental de desdramatización, ya que las cantidades que te juegas no suelen ascender a más de 50 euros en total al final de la partida, que consiste en pensar que la partida te va a costar alrededor de 30 euros; mentalizarse para perderlos. Ni por esas. Pero me encanta. La camaradería, las coñas de toda la vida, los dichos de siempre, las supersticiones sobre las rachas. Ir con un proyecto de color contra el que va servido y que te entre vale más que los miserables 15 euros que puedes ganar en esa mano. Y digo 15 porque somos unos blanditos, pero si fueran 100 la emoción no estaría tanto en el dinero sino en el hecho del juego.

Después te dedicas a cenar, al bello arte de la discusión sobre Libertad Digital, al antropología sin tener ni la más mínima idea sobre antropología, la sociología (ídem sobre los conocimientos sociológicos), el ojal horizontal de las camisas de Hermenegildo Zegna, la deslocalización y el último disco de System of a Down. Todo a un nivel alcohólico chabacano que agiliza las conversaciones porque todo el mundo es un experto y tiene algo que decir sobre el tema.

Cuando estudiábamos en la universidad, muchas veces salíamos de la escuela, volvíamos a Vitoria en autobús, antes de comer daba tiempo para una última partida de 43 en el mismo bar de macarras tuneadores. Jugar a las cartas puede parecer banal, una pérdida de tiempo, pero es una exaltación de la camaradería indecente. Y, sobre todo, es divertido. Y más cuando lo que estás dejando a un lado por las cartas es los estudios. Y no te planteas que bien podrías estar, un suponer, ligando con las chicas de clase. Pero eso lo dejamos para el fin de semana. Éramos un reducto de patéticos rebeldes de la baraja. Suena banal, ridículo, infantil…pero en su momento tenía sentido y días como el Sábado sigue teniendo sentido. Lo que ocurre es que ahora se limita a un Sábado de ciento en viento y eso está bien. Está bien.

Compras

Un grano de sal de la vidaMe compré 7 cosas, 2 piezas de ropa y 5 incógnitas que resultaron ser muy apreciables. 2 ya las conocía, porque son discos, y los discos, desde la invención, hoy hace 10 años a cargo de una pandilla de teutones informáticos que no tendrían nada mejor que hacer porque les habrían robado todas las películas porno y el Maniac Mansión, del mp3, exclusivamente los adquiero si han pasado a ser de mis favoritos. Resumiendo, cayeron mi disco del verano:

Nashville de Josh Rouse

Y un clásico atemporal en edición especial con doble CD:

The Downward Spiral de NIN

Con Nashville no puedo, es superior a mis fuerzas; necesito que mis curdas vocales sean modificadas quirúrgicamente para cantar con esa voz embriagadora y hacer un curso CEAC de esos en los que te regalan la guitarra para poder bajar al parque y cantar a todas esas mujeres morenas que se pasean a 40ºC.

Las 3 cuestiones restantes eran comics:

SIN CITY. Ese Cobarde Bastardo de Frank Miller, que no engaña a nadie. No he encontrado obra que visulmente sea tan impactante como la de este señor. Supongo que es cuestión de ignorancia, pero a mi me encanta.

El Corazón del Imperio. Vol 1/3 de Bryan Talbot, tanteando antes de completarlo. Muy curioso; irreverente, británico hasta la médula, barroco. Me compraré los otros 2. Los apéndices me sobran. No puedes diseccionar tu obra de esa manera, déjaselo a los críticos que es más divertido.

Píldoras Azules de Frederik Peeters, que es un libreto muy majo, que no me ha llegado al corazón y no se muy bien por qué. Quizás el episodio pedante del Mamut me haya podido.

Este Blog no pretende ser un estudio sobre la música que escucho o las mierdas que leo. No lo será. O sí.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

19 07 2005
Blackstar

Sólo dos comentarios:

Jamás, jamás te pongas una de esas cosas de bolitas. Me alegro de que tu sentido ético te lo impida. No querrás parecer un taxista a un año de la jubilación. Y te aseguro que si una mujer sube a tu coche y ve eso no vuelve a subir. Créeme.

Y dos: ¿por qué el poker suele ser exclusivamente masculino? (exceptuando a aquellas mujeres que vio Motor). A mi es casi el único juego de cartas que me gusta.

Hablo por mi, pero agradezco que también hables de libros y música.

19 07 2005
Kilgore

Precisamente hace un par de días que leí el primero de El Corazón del Imperio, aunque me gustó y leeré los otros dos (me están esperando en el escritorio) me mosquea un poco el nivel de referencias que tiene, dada mi incultura me da la sensación que me pierdo la mitad del cómic. Los anexos no los he leído, faltaría más.

Sobre Píldoras Azules, algunas partes me gustaron mucho, excepto el episodio del Mamut que también me pareció que sobrava.

19 07 2005
Troutman

Es una maravilla ser el dueño y señor de ésto porque, puedes editar! Es el problema de acabar de escribir y publicar a la 1 y media de la noche, que lo último que me apetece es repasar lo que he escrito.

El poker es cosa de hombres por la misma razón que el rock lo es. Para las mujeres se inventó el Pop y la canasta o el Bridge. Éstos topicazo me da en la nariz que no van a cambiar en muchos años.

A ver si me paso a por los 2 tomos que faltan del corazón del imperio, y a completar Sin City que me gustan las reediciones (más baratas) que han publicado aprovechando que el Pisuerga blablabla.

Kilgore, leyendo p azules tuve muchas veces la extraña y desconcertante situación de que TÚ eras Peeters. Será porque eres dibujante y también llevas gafas…

Una mujer no hace falta que vea las bolas de taxista en el reposaespaldas para no entrar en mi coche, las pegatinas de Hermano y SCW en el salpicadero ya son disuasorias de por sí.

19 07 2005
El guardian de la puerta

Somero acto de regurgitación personal, si bien he sido participe de algunas de esas timbas aunque sea como mero espectador, miles de horas invertidas en humildes potxas que no hacian sombra al exclusivo poker, noble arte del faroleo para una persona como yo, con tan pocas balas.

Entiendase cualquier conjugación del verbo ligar en el blog como de terceras personas, ambos calzamos el mismo numero de mansedumbre.

Pero al menos, reconozco el buen arte y la buena parte de mi adorado colega, con el que seguire compartiendo noches que se convierten en mañanas, tardes que son noches y mañanas que como todas, deberian desaparecer del diccionario, por ser el despertar contranatura. Al menos en cada una de ellas, aprovechare para releerle.

Astifino y amochador en los weekends,

Rick Moranis

19 07 2005
Troutman

Ricardo, eres un poeta. Este puente iremos por Laredo recitando bellas rimas a las mozas con plataformas y tanga por encima del chándal, cantando a los caballos del picadero y al circo del oso deprimido.

Luego a la playa a pasar a remojo la resaca.

Fdo. El Dr. Vekman

28 07 2005
Nuala

El corazón del imperio me pareció una gran obra. Consigue los dos números restantes porque vale la pena.

A mí Píldoras azules, como ya dije en Riff, me gustó mucho. Cierto que el final, con el bendito mamut, parece precipitado e incongruente, y muy mala manera de acabar el cómic. Pero tiene momentos brillantes y emotivos.

Ah, y a mí también me gustaba el poker. Lo digo en pasado porque ya no sé si me acordaría de cómo se juega. Me enseñó mi padre cuando era pequeña y es de los pocos juegos de cartas (el poker y una versión alcohólica del Uno) que me divierten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: