Enfermedades imaginarias. Capítulo 2

21 07 2005

OJO derecho

Pusieron un sofá de Ikea, una lámpara de pie de Ikea y unas estanterías de Ikea; una televisión de 24 pulgadas Samsung comprada en el Media Marka y un futón; Se trajeron sartenes y cazos, tenedores y cuchillos, ollas y cacerolas, un escurreplatos y un frutero, y se compraron un Wok. En Ikea. De momento siguieron sin ordenador.

Al volver del trabajo charlaban durante la cena, que solí consistir en precocinados, que preparaba Ander, en un microondas Samsung que también tuvieron que comprar. O una ensalada. Charlaban sobre el trabajo y su familia. Una noche ella le contó a Ander que tenía un hermano gemelo que era bastante revoltoso. Cuando eran crios solían ir de acampada con sus padres a la montaña, donde daban largas caminatas que a ella no le hacían ninguna gracia. Su hermano gemelo, le dijo, por cierto, también se llamaba Ander. En uno de esos paseos, Ander, el gemelo, que tenía 6 años, como ella, como es lógico, se aventuró a explorar mientras sus padres y su hermana comían alrededor del río y se daban un chapuzón. Nunca se lo habían prohibido porque sabían que no tenía sentido; era un trasto y era incontrolable, por lo que más valía tratarlo como a un gato. Al cabo de una hora comenzaron a preocuparse y explorar, gritando su nombre. Gritando y gritando, durante horas, hasta el anochecer. La policía peinó el terreno durante días, pero nunca lo encontraron. Ella recuerda de ese día el nombre de Ander resonando en sus aterrorizados oídos uno y otra vez, y otra.

Ander se da cuenta, entonces, de por qué tiene la costumbre de no llamarle por su nombre, de utilizar apelativos cariñosos que a él siempre le han parecido deliciosos pero que ahora adquieren un cariz diferente. También de la razón de la apariencia ausente de la madre de ella.

Ella le cuenta que muchas veces sueña con que pasea por un rio y se encuentra a un ciervo, al que sigue y que instantáneamente se convierte en su hermano. Sabe que es su hermano, y que tiene 50 años, pero, por supuesto no recuerda que aspecto físico puede tener. La conduce a una pequeña poza, donde, al asomarse, descubre el cuerpo de Ander ahogado. De él. De su novio. Eso también explica sus bruscos despertares, pero a Ander ya le importa poco el desenredar los comportamientos de ella, porque sus historias le han dejado bastante helado. Por si acaso se toma una cerveza. Ella le sonríe y le dice que siente mucho no habérselo contado antes, pero que tiene atrapada esa parte de su vida en un rinconcito, pero todavía no quería compartirla. Que estaba esperando encontrar a la persona adecuada, porque hasta entonces no se lo había relatado a nadie.

Se siente orgulloso y se da cuenta de que le encanta la sonrisa de ella, lo que ya sabía, pero que ahora se acompaña de un brillo de ojos incondicional que le arrulla, le atrapa. Esa noche hicieron el amor como no recordaban desde el encuentro en el departamento de Medio Ambiente. Ezequiel y Antonía, los vecinos, soldador él y secretaría ella, fumadores de 2 cajetillas de tabaco ambos, negro él, rubio Light ella, consumidor de Viagra él, de Seroxat ella, también recordaron esa noche unos cuantos días.

Después de aquella noche las cosas fueron más sencillas, ella parecía encontrarse distendida, locuaz, divertida. A Ander, sin embargo, le seguía doliendo el ojo izquierdo. Sobre todo al mirar hacia un lado. Un dolor punzante que el achacaba a las lentillas, ya que siempre le habían dado problemas debido a un exceso seborreico de ese ojo. El oculista le comenta que no ve absolutamente nada, pero que tiene un ligero rechazo a las lentes de contacto, y que es mejor que modere su uso. A grandes males, dejó de ponérselas. Pero no cesó el dolor.

Durante meses van al cine, al teatro, que ella a adquirido como nueva afición y que Ander no entiende, pero, como siempre, traga, al centro comercial. Se descubre a sí mismo observándola mirar los escaparates, si está a su izquierda, ladeándose a la derecha, y si ella está a su derecha, girándose para que esté a su izquierda, para forzar el ojo hacia la izquierda y comprobar que duele. Que todavía sigue doliendo. El muy cabrón. Comienza a despegarse de ciertas conversaciones, atrapado en una espiral de preocupaciones que acaba, un buen día, indefectiblemente, en la espantosa, desequilibrante posibilidad, de que se trata de algo grave. Un tumor cerebral. Podría ser un millón de cosas, pero la palabra tumor le aterroriza más que la visón de su propio cuerpo helado e inerte en un charco.

Después de acudir a otro oculista, éste le confirma que no observa absolutamente nada, y lo que debería dejarlo absolutamente tranquilo, simplemente aumenta su preocupación. Enfermedades raras, desconocidas, terribles, ocultas para el más experto de los expertos.

OJO izquierdoDurante esos días ella notaba que Ander estaba algo más alicaído, irascible, pero no le dio mayor importancia teniendo en cuenta que estaba bastante saturado de trabajo. Al cabo de unos meses, Ander empezó a notar que se mareaba, cierto desequilibrio al andar.

Anuncios

Acciones

Information

9 responses

22 07 2005
Blackstar

Pq has tenido que nombrar la palabra tumor??
El relato de Ander me hace recordar mi propio episodio de hipocondria cuando hace dos años me surgió una mosca volante en el ojo, como una burbujita pequeña que se veía al mirar al sol, propia del 0’15 de miopía que me salió en un ojo. Durante días pensé que podía ser un tumor. El oftalmólogo aun debe estar descojonandose de mi.

Pobre Ander, que negro veo su futuro.

22 07 2005
Troutman

Pobre, lo que tiene que pasar todavía.

Yo tengo 7 dioptrías…por lo que en mi caso son enjambres, algunas con formas de gusano. Es cojonudo como es muy posible que hayan estado ahí toda la vida, pero de repente te das cuenta y te empiezas a comer la cabeza…y como de repente se te olvida y ya no las vuelves a ver. Lo dicho, curioso.

Este relato espero poder pulirlo más adelante, porque no me hace mucha gracia ya que lo voy plantando según lo escribo, sin posibilidad de revisón del capítulo anterior. a ver qué sale.

22 07 2005
Kilgore hipocondríaco

Las moscas estas que ves al mirar el sol son consecuencia de la miopía? Pues me quitáis un peso de encima la verdad….

22 07 2005
Troutman

Espero que, de verdad, no te de por mirar al sol, porque entonces las moscas pueden ser un desprendimiento de retina por animal. Si te refieres a las que ves al mirar al CIELO o a una superficie blanca, sí, aunque no es necesariamente producto de la miopía, es más común entre cegatos como yo. Son burbujitas del líquido ese del ojo que pasan delante de tu campo de visión. O algo asín.

22 07 2005
Kilgore

A mirar el cielo me refería, me suele pasar cuando vuelo en avión… en fin, has citado “desprendimiento de retina” y me acojono otra vez.

Soy hipocondríaco en el sentido en que si se habla de enfermedades las sufro todas momentáneamente aunque sea imposible, puedo llegar a tener dolor de ovarios si alguna chica me cuenta sus historias acerca del tema.

Lo que es peor, hace dos semanas que he empezado a trabajar ilustrando un llibro de medicina general, cuando dibujo una dentadura por ejemplo no hay problema, pero según que cosas… antes de ayer me pasé todo el día acojonado por una colonoscopia (sabías que con el tubito pueden insuflar o aspirar aire del colon? me imagino a los médicos partiéndose el culo provocando ventosidades en el paciente). Dentro de poco me toca el cáncer de próstata, va a ser duro, lo sé.

22 07 2005
Blackstar

Os juro que a hipocondriaca os gano por goleada.

Si tengo dolor de estómago durante unas semanas, pienso que es un cáncer de estómago, voy al médico, y resulta que son gases.

Internet es el acabose. Yo acabo autodiagnosticandome, es lo peor. Menos mal que Thanatos me hace reaccionar.

Y lo malo es que es difícil de superar.

Las moscas volantes son producto del envejecimiento del cristalino, o de la miopía.

22 07 2005
Troutman

Parte de este relato es autobiográfico. La hipocondria iráun poco más inflada, pero espera a próximos capítulos. El autodiagnóstico por internet es lo peor, pero lo peor con diferencia, que puede hacer un hipocondriaco.

Por ejemplo, si miras en internet sobre moscas, te dice que lo normal es que sean burbujillas en el cristalino, pero que si se acompaña de tal o cual (y si eres un hipocondriaco como Dios manda, se acompañará) puede ser un desprendimiento de retina, creo (paso de mirarlo). Total, que te dicen que si notas cualquier cambio en tus moscas, por si acaso acudas al médico…lo que es una gilipollez si no has pasado los 50!

Yo os puedo hacer una lista, pero ésto se va a convertir en un reducto de enfermos. Mejor en otros ámbitos, y así nos echamos unas risas.

28 07 2005
Nuala

Desde hacía algún tiempo tenía un tic en el ojo derecho cuando estaba cansada o estresada o tenía sueño. Se me contraía ligeramente el párpado inferior. Mi madre insistía en que fuera al médica, pero no parecía nada importante.

Hace más o menos dos años me empezó a ocurrir con más frecuencia. Ya era alarmante. Fui al médico de cabecera, al oculista y, por último, al neurólogo. Me dijo que, como no me encontraban nada, lo mejor era hacer un TAC cerebral. “Por si acaso”, dijo. No mencinó la palabra “tumor”, pero resonó en su “por si acaso”. Me metieron en esa máquina infernal y pasé una semana completamente aterrorizada, pensando que quizá iba a morir, pensando qué hacer con los últimos días de mi vida…

No había nada malo en mi cerebro, al menos no perceptible en el TAC. Me dijeron que era estrés, nervios, que no se podía evitar a menos que tomara toda la vida relajantes musculares o me los pinchara directamente en el ojo.

Hace mucho que no me ocurre…

19 02 2007
victor

Yo tmb tngo dos mosquitos i una especie de gusano fino.. a veces me pilla paranoia por la calle y no me gustaria verme la cara ya que empiezo a fijar la vista en estos”insectitos” que revolotean por mi vista, la cara que debo poner es de chiste.. pero desde el dia que me entere que a mi padre le pasaba hace muchos años me tranquilice, ya no le doy tantas vueltas. Otro capitulo hipocondriaco fue cuando se me taparon los oidos por ototubaritis y en esas 3 largas semanas de sordera y de espera llegue a pensar que habia perdido audicion definitivamente del oido izquierdo, cosa seria con ataques de ansiedad y de angustia de por medio y otra que recuerdo fue cuando me pense que tnia varicocele q es una enfermedad testicular y esto si que fue de psiquiatra porque no tenia ni sintomas fue todo autosugestion googleando, empiezas a leer y t salen los sintomas de golpe . Bueno vaya rollazo, el caso esq todas estas enfermedades imaginarias me pasaron una detras de otra, una mala epoca son paranoias dado que soy una persona que le da muchas vueltas a la cabeza. Cuando no tngo tiempo para pensar no me pongo enfermo.. jejeje. Salut a todos aunq seguro que no la necesitais.. Chao

PD: Porcierto si t operas la vista desaparece la fauna(moskitos) de la vista??? Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: