Ahora vuel(v)o

21 10 2005

Algo alemán en una mesa

Ya he probado a volar con Lufthansa. Es cierto que en el fondo todas las compañías tienen un servicio parecido, más aún cuando yo me fijo casi exclusivamente en catering. Por eso mismo, de momento, los alemanes se han llevado la palma con un record de 2 comidas calientes, un bocadillo, un aperitivo y 2 ofrecimientos de zumos y agua para un trayecto de menos de 10 horas. Hay que añadir que tienen el mejor vino tinto de todos los que sobrevuelan el Atlántico, lo que debería hacer sonrojar (y salir humo de las orejas, y hacer estallar las mismas) a los responsables de las bebidas de Air France e Iberia. Por lo demás, se despega, se turbulencia y se aterriza, como en el resto.

Hacía tiempo que no pasaba por el Aeropuerto de Frankfurt, tan alemán él. Tan tecnolimpio, tan frío, tan envidiable. Hasta la apabullante mezcla de razas y atuendos que pulula por allí resulta lejana y ordenada. Necesario mencionar el pasillo subterráneo con cintas transportadores de carne (humana) que comunica la terminal A con la terminal B, que es directamente una instalación artística de niña pija, con luces indirectas que cambian de color (del rosa palo al azul palo, si existe el azul palo, pasando por el verde qué verde era mi valle) y sonidos campestres y de pajaritos. Muy parecido a las insufribles y tremendamente aburridas psuedo-exposiciones de ciertos pabellones de la EXPO 92. Debo decir que relajar, relaja un rato.

A mi lado, en el asiento 31 C un alemán de facciones cuadriculadas, un tópico físico con 2 piernas. Durante la comida, cuando me quito por primera vez los auriculares, se dirige a mi en un muy buen castellano con acento teutón. Se nota que es de esos a los que les encanta hablar en los autobuses, aviones o ascensores, gente con la que no suelo ser muy receptivo a no ser que cumplan ciertos requisitos.

Pertenecer al sexo femenino es uno de ellos, sí, soy así de desgraciado. Soy un hombre.

En cualquier caso esta vez no me hago el loco tanto como otras veces porque he cambiado. Ahora escribo, aunque sea en un blog, aunque sea pensando en un incierto futuro publicable o no, y eso me convierte, aún más si cabe, en un voyeur, un ladrón y un cotilla. Por lo tanto indagas, sin indagar (porque la gente desconocida que desea contarte parte de su vida no necesita que le des pie para hacerlo, y los que no quieren contarte nada simplemente no hablarán contigo), para estudiar si hay algo potable.

Lo primero es un manido y desafortunado chiste sobre el pollo (con salsa indefinible, rebozo menos identificable todavía, zanahorias cocidas y una especie de fideo de patatas) que me estoy comiendo y la gripe aviar. De algo hay que morir, y tal y cual.

Resulta ser un personaje bastante interesante. Lleva el pelo al 1 debido a su prominente alopecia, estilo alemán (es decir, como la mía, de la que hace que tu pelo retroceda hacia las cumbres como un glaciar en el siglo XX) y pantalones de pinzas. Va rumbo a Porlamar, Isla Margarita, para un curso de maquinaria de asfaltado, lo cual me parece muy útil dado el estado de las carreteras venezolanas. Es un hombre divorciado, con 2 hijos que le piden que les compre la Playstation 2 y el les dice que nunca les comprará nada que sea cuadrado y lleve corriente eléctrica. Ahora mismo sale con una azafata española de Lufthansa, que no está en este mismo vuelo, y su madre también es española, de ahí su conocimiento del idioma, aunque es un políglota y un viajero (laboral y de vocación). Alguien le debería comentar que un hombre de más de metro ochenta y espaldas cuadradas no debería incluir en su vocabulario las interjecciones jobar o jolín.

Se dice Joder, joder.

Lo cierto es que en ciertos aspectos me da envidia porque al terminar la carrera se fue 6 meses a Estados Unidos para conocerlo y buscarse la vida. Lo cruzó de lado a lado y se volvió al terminar. Ahora quiere recorrer con su novia (la azafata española de Lufthansa, que consigue los vuelos a un 10% de su precio) y algún otro amigo la Panamericana con su moto. Es motero y escalador. También tiene un amigo que intenta organizar otra travesía motorizada desde Pekín (donde vive) hasta Ulan Bator. Joder (jobar) a esa me apuntaba yo aunque fuera en bici. Nos despedimos y espero que le vaya bien, porque parece un tío majete con accesos violentos.

Antes de salir del avión guardo el catálogo de productos duty free de venta en el avión para pasarle un informe a la secretaria del departamento y que me indique qué colonia quiere que le compre de regreso. Yo le digo que lo que hay que comprar es Ron, café y chocolate, pero es que la colonia no engorda.

En el trayecto de Maiquetía a Barquisimeto sigo leyendo Campos de Londres, entre adelantamientos temerarios y trillones de baches de la carretera mal asfaltada. Mi jefe no se explica como puedo leer con semejante agitación, pero yo cierro el libro cuando el sol se pone tras las montañas y salimos del estado de Carabobo.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

21 10 2005
Blackstar

Tengo buenos recuerdos de la Lufthansa. Y eso que los pilotos más guapos deben estar en las compañías italianas. Yo detesto y a la vez adoro esa comida de plástico que antes incluso daban en vuelos de 3 horas. Lástima que ahora te suelten una chocolatina o un mísero zumito.

Al menos te tocó alguien interesante con una vida interesante. Eso ocurre pocas veces, y creo que es más factible en un avión. El hecho de estar recorriendo continentes ya me parece indicativo de tener una vida con algo más de actividad que una ameba clásica de las que se ven en el trayecto barcelona-zgz.

Campos de Londres pronto será película… otro fiasco?

22 10 2005
Gobo / Kar

Buenos recuerdos de Lufthansa??? Joder (que yo soy muy hombre) no puedo decir lo mismo. Una maleta mía voló conmigo a Hamburgo y nunca más volvió. Nunca. Si por lo menos me hubieran dejado escoger otra, como premio de consolación. Pero nada. Precisamente decidió abandonarme en el aeropuerto de Frankfurt.

22 10 2005
Troutman

Solo puedo decir que te tocó la china. A mi me han extrasviado 2 veces las maletas, una vez Air France y otra Aeropostal y las recuperé al día siguiente. Espero que no llevaras nada importante en ella. Pero te dieron premio de consolación en cash o no?

Campos de Londres, por lo que llevo leído, puede ser una peli aburrida aburrida, tengo que mirar director y demás, pero más vale que sea un tipo imaginativo, ya que la historia, limpia de polvo y paja, no da ni para 50 páginas. No sé si alguien puede ser capaz de llevar a la pantalla el tono de la novela, tiene su intríngulis

Yo sería capaz, dadme una cámara

22 10 2005
Troutman

Vale, acabo de ver (gracias, Imdb, siempre estás ahí), que de momento el director programado es David Cronenberg y que el guión está siendo adaptado por el propio Amis. No pinta nada mal, veremos que tal la elección de actores para Nicola, Keith y el hijputa de Marmaduke

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: