Belleza

4 01 2006

Cambiamos Londres por Noruega

En este caso se unen 3 factores. En primer lugar llevo escritas dos entradas a propósito de sendas películas cuyas similitudes pasan por hablar sobre el amor y tocarme la fibra sensible en lo que a reparto femenino se refiere. Además, hoy he visto a Naomi Watts, que cada día se parece más a Nicole Kidman, la cual cada día se parece menos a ella misma y más a una muñeca de porcelana. En los 3 casos las 3 actrices lloran de una manera embriagadora para los sentidos. En segundo lugar, estoy enfrascado en la lectura de Después del final del Arte, de Arthur C. Danto. Al final del sexto capítulo menciona un estudio realizado sobre la belleza y la universalidad de los rasgos que se consideran atractivos dentro de los sujetos de estudio. Nada nuevo. Dice:

“Las caras usadas fueran generadas por computadora, y las más atractivas exageraban ciertos rasgos dando, de alguna manera, un soporte empírico a la tesis de Schopenhauer de que las artes visuales producen ideas platónicas de la belleza encontradas en personas reales”

También que

“Los biólogos evolucionistas han empezado últimamente a asociar simetría con la deseabilidad sexual en una amplia variedad de especies”

Y sigue por ese mismo camino intentando indagar sobre la belleza (como atracción sexual transferida) en el arte y después convirtiéndose en sentido romántico, en la inevitabilidad de la muerte, poniendo como ejemplo las ruinas. La cuestión es que eso no me importa en este momento, sino que al leer los párrafos anteriores he empezado a divagar mentalmente, mientras salía del Metro. Cosa, por cierto, bastante habitual. Lo de divagar. Más que lo de salir del Metro.

Últimamente me planteo si admiro demasiado la belleza en las mujeres, si me dejo llevar por una mera apariencia física. Si le doy demasiada importancia. Si tiene demasiado peso para mí. Muchas veces me quedo obnubilado mirando ciertas caras por la calle. Por supuesto, con discreción. Como quien mira una obra de arte. Una mujer bella es verdaderamente una obra de arte, porque además, se ha fabricado a sí misma para serlo. Para su público. Pero por supuesto, estoy hablando solo de fachada, porque uno puede estar contemplando eternamente (exagero) un cuadro de Kandinsky pero necesita algo más que la mera contemplación. Lo único que me ocurre es que en estos últimos tiempos únicamente he sentido interés por mujeres hermosas (lo que universalmente se entiende como tal, está contrastado), lo cual puede ser debido a que:

– He conocido pocas mujeres interesantes, y todas las que lo eran, eran hermosas.
– He conocida pocas mujeres, y todas las que eran interesantes, eran hermosas
– He conocido pocas mujeres, y solo las que eran hermosas me han parecido interesantes.

A mi tambien me gusta poner fotos de gente de vez en cuando en mi blogHay un factor común en las 3, pero me preocupa la tercera, porque supondría estar perdiéndome una parte del mundo. De todos modos, creo que, afortunadamente, no es la afirmación correcta. Pero si lo fuera, mientras subía las escaleras mecánicas del metro, me planteaba escribir algo sobre tener la capacidad de formatear el cerebro en cuestiones estéticas. En una persona que cuente con un botón mediante el cual todos sus condicionantes culturales sobre belleza se borrasen. Mejor aún, que tergiversase su apreciación de lo bello, y lo que es repulsivo para el resto resultase agradable para él. En caso de que por cuestiones de moda lo que el considera atractivo tornase universal, vuelves a apretar el botón y te colocas del otro lado.

¿Se nota que he vuelto a ver a la mujer de 6 letras en Nochevieja y no hay manera de sacármela de la cabeza? Es el tercer factor.

Anuncios

Acciones

Information

17 responses

4 01 2006
Blackstar

Interesantísimo, y muy complicado tema.

Me gustan tus tres tesis, pero efectivamente, me alegro de que consideres errónea la tercera.
A mi casi siempre me ha pasado al revés. Creo que excepto un novio que era realmente guapo, siempre me he fijado en hombres que me conquistaban por su cerebro, su simpatía o lo que fuese. Que luego les he encontrado hermosos, es indudable.

¿Qué hace a alguien hermoso, encontrarle interesante? ¿Era hermoso antes de que le encontrases interesante? ¿y si una mujer hermosa resulta ser estúpida, (porque alguna habrá) deja de ser hermosa o deja de ser interesante?)

En un test a niños pequeños les enseñaron las caras de multitud de mujeres. Ante lo que todos consideraríamos un canon de belleza universal (y esto incluye los rasgos simétricos, aunque yo particularmente me tiro por los asimétricos), los bebes respondían sonriendo a esas mujeres que a ellos ya les resultaban hermosas.

Es obvio que la mujer de 6 letras sabe de tus sentimientos no? Joder, porque ha de ser todo tan difícil. No quiero que esto se parezca a un consultorio sentimental pero en fin, ánimo, y plantéate de verdad si merece tanto esfuerzo y tanta energía por tu parte. Y a su vez la de mujeres hermosas o feas a las que dejas por el camino.

¿Ha visto ella lo que escribes?

No entiendo lo de que una mujer hermosa se ha construido. La belleza viene sin pedirla, otra cosa es que se pueda modificar.

4 01 2006
Troutman

Está traído por los pelos y exagerado. La belleza viene por sí solo en su mayor parte. Existe un importante componente que se puede modificar, fabricar, para adapterse al entorno, a la clase de persona que se quiere se e incluso a la calse de persona que se quiere conquistar. Es válido para hombres y mujeres, por supuesto.

Es curioso como cambia la percepción FÍSICA de una persona (especialmente del otro sexo) desde el momento en que la encuentras hasta el momento en que llegas a conocerla. Como se modela. Si intentas recordar la primera impresión en lo referente a belleza que te causó tu pareja es probable que sea bastante diferente a la que tienes ahora.

Y no, no merece tanto esfuerzo, pero es que de momento no tengo más opciones donde centrar mis esfuerzos. Que tampoco son tantos, vamos a ver. Y si además me hace plantearme cosas, pues tampoco pasa nada.Para finalizar el consultorio, decir que sí que lo sabe pero nunca ha leido ésto ni tampoco importaría demasiado.

4 01 2006
Blackstar

La percepción física de una persona cambia desde luego. De encontrarla normal a parecerte hermosísima, o de un rasgo que no te llama la atención a algo que te parece seña de identidad.

Basta de consultorio sentimental. Eso sí, si lee estas cosas y no le conmueven o no manifiesta nada es más insensible que una piedra. O se hace la interesante y la dura. Voto por lo segundo.

4 01 2006
Blackstar

La percepción física de una persona cambia desde luego. De encontrarla normal a parecerte hermosísima, o de un rasgo que no te llama la atención a algo que te parece seña de identidad.

Basta de consultorio sentimental. Eso sí, si lee estas cosas y no le conmueven o no manifiesta nada es más insensible que una piedra. O se hace la interesante y la dura. Voto por lo segundo.

5 01 2006
Motor

1) Leyendo como estás a Danto ya sabrás porqué no puedes decir que una chica bonita en la calle es una obra de arte.

2) En la fotografía de tu entrada. ¿En qué extraña sustancia está confeccionada la polémica prenda que vistes? ¿Por qué ese color? ¿Te gusta el MTV Soul?

3) Olvido que merece corregirse. Tu anterior texto, pese a su título, es el mejor, con mucha diferencia , de los que has publicado en el blog. Extraordinario. Felicidades, de verdad.

5 01 2006
Troutman

1) No he acabado el libro, pero me estoy empezando a poner nervioso cuando toda la argumentación de Danto sobre el Fin del Arte se basa en que:

– Una vez sobrepasado el linde de la historia (o en la posthistoria del arte, o como se quiera definir) cualquuier cosa vale como arte. Cualquier cosa PUEDE ser arte
– La dificultad está entonces en discerner lo que es arte de lo que no lo es, ya que cualquier cosas es posible.

y sin embargo no da ninguna noción sobre qué es y qué no lo es. Ni siquiera sobre quién puede discernir entre lo que es y no es arte.

Evidentemente una mujer bella por la calle no es una obra de arte, salvo que, y aquí dudo:

– yo lo convierta en una obra de arte diciendo que lo es?
– un crìtico de arte del Nueva York Times diga que lo es?

Afirmar que todo es posible tras el fin del arte es muy peligroso y una paradoja absoluta, perfecta para la discusión y los mil requiebros filosóficos, pero no sé si es mínimamente útil.

Alguien tiene un poco de luz?

2) No es lamé, es la sustancia de la que están hechas los sueños. Me estás llamando hortera? Me jode no poder llevar el pelo a lo afro para acompañar a tan excelsa camisa.

3) Se agradece

5 01 2006
Motor

El problema es que estás leyendo un libro (engendro, de esos que se pergeñan copypasteando para aprovechar el tirón del éxito y las circunstancias favorables)en el cual no se explica, pero se presupone, la tesis fundamental de Danto respecto del problema y que es la que tu, tan sagazmente, echas en falta.

Se puede deducir fácilmente de qué se trata, pero improviso un pequeño resumen. Arthur C. Danto era un apacible filósofo analítico (estilo de la filosofía que, en última instancia, tiene como objeto la elaboración de una teoría del significado lo más rigurosa posible)que un día paseando por un museo vio las famosas “Brillo Box” de Andy Warhol (que se exhibieron por primera vez en el 64, aunque no recuerdo cuándo las vio Danto)y se cayó del caballo, dedicándose desde entonces a la crítica y la teoría del arte. Su iluminación consistió en la respuesta a la pregunta ¿qué es lo que distingue la caja de detergente (Brillo era una marca de limpiarropa) que está en el museo de la que está en el estante de un supermercado? o ¿por qué una es una obra de arte y la otra un objeto meramente funcional?. Su respuesta (acorde con las propuestas teóricas de muchos otros autores, Danto no es inventor de nada sino exitoso portavoz del espíritu de su tiempo) es radical por su propia sencillez: la Brillo box del museo no es un objeto (un ente, un item susceptible de relaciones causales,una cosa) distinto de su análogo en en el badulaque y lo único que le hace ser una obra de arte es el hecho de estar en un museo. Lo que está en juego es el tránsito desde las teorías esencialistas del arte ( resumidas en la pregunta ¿qué es el arte?) a las teorías contextualistas (¿cuándo hay arte?) Se trata, al final, de caracterizar el arte como todo aquello, más allá de sus características ontológicas, inserto en el circuito objetual, conceptual, institucional o comercial, denominando “arte”. Por eso narra en el libro que tu estás leyendo el final de los grandes relatos artísticos modernos (cifrando el hito en el Expresionismo Abstracto y la arquitectura teórica de la que Greenberg le dotaba) que explican qué es el arte y cómo tras ese final de las grandes narraciones todo es susceptible de serlo en tanto que ya no debe ajustarse a un discurso más o menos preestablecido sobre el qué sino simplemente estar en una galería.

5 01 2006
Troutman

Mal que bien ese resumen (exceptuando la concrección del paso de las teorías esencialistas a las contextualistas) se extrae del libro de Danto. Si no repite el hito de Brillo Box 20 veces a lo largo del libro, no lo hace ninguna. Entiendo entonces, que la consecuencia es que la pregunta
¿Qué es arte? pierde todo su significado por no tener respuesta posible, pasando a ser la única pregunta posible, ¿cuándo es arte?.

No es éste el medio para discutir estas cosas. Lo único que acabo comprendiendo es que entonces, arte es aquello que se encuentra en el circuito del arte. Esto es, como regla general, un Museo.

Arte es aquello que se encuentra en un museo de Arte, y punto. Y hasta aquí puedo leer.

8 01 2006
Nuala

Respuesta del todo insatisfactoria para mí, la de Danto. Una filigrana que no dice nada. ¿Arte es todo lo que es artístico? Pues vale…

Está claro que el trabajo de la filosofía es más las preguntas que las respuestas.

Jamás me he enamorado de verdad de alguien realmente hermoso por fuera. Una vez me gustó un tío macizo pero era más encoñamiento que amor. No voy a decir la estupidez de que yo sólo me fijo en la belleza interior y esas payasadas hippies, simplemente no me atraen de verdad para una relación los tíos guapos. En serio. Al contrario, me repelen, siempre me parece como que deben tener un lado oscuro para contrarestar su belleza física. Quizá si buscara sólo un revolcón no tendría prejuicios con ellos pero nunca he sido una Cornflake Girl…

Tampoco digo que amaría sin tapujos a John Merrick, un exterior agradable también ayuda. Pero siempre me enamoro de la forma de ser de una persona antes de empezar a fijarme en su exterior que, a posteriori, acaba gustándome mucho también.

9 01 2006
Motor

“Respuesta del todo insatisfactoria para mí, la de Danto. Una filigrana que no dice nada. ¿Arte es todo lo que es artístico? Pues vale…

Está claro que el trabajo de la filosofía es más las preguntas que las respuestas.”

¿una filigrana que no dice nada? Igual es que lo he explicado mal porque precisamente este caso me parece uno de los pocos en los que la filosofía resuelve un problema de un modo sencillo y definitivo. Se acabo para siempre el pesadísimo soniquete de ¿qué es el arte? ¿Qué es el arte? ¿Qué es el arte? pero ¿qué es el arte?… Y, sobre todo, la retahíla de respuestas ampulosas y pseudomísticas. Nunca he sido un gran fan de la filosofía analítica, aunque cada vez me acerque más a su claridad y humorismo, pero la resolución me parece genial y elegante. Arte es todo lo que es susceptible de ser asociado a la palabra “arte”. Y a otra cosa mariposa.

Me intriga, Nuala, tu escepticismo al repecto. ¿Cómo que no dice nada? Es una caracterización muy formal y útil. Y, por si acaso, que no resta nada de magia ni de grandeza a las obras de la creación humana. Igual, como dice Troutman, este no es el lugar pero espero impaciente que desarrolles tus reparos.

9 01 2006
Nuala

Quizá es el problema de las soluciones geniales: es taaaaan obvio que parece una estupidez. Tan negativa o más soy a la solución que propone que “arte” es todo aquello que ha sido creado con propósito artístico. Es decir, relacionándolo con la solución de Danto: la obra cuyo autor ha pretendido que se asocie a la palabra “arte”. Por otra parte… ¿quién decide si esa asociación existe realmente y, por tanto, estamos ante una obra de arte? Sigue siendo el todo vale, más o menos…

A ver si nos acercamos a mañolandia en esa excursión tan deseada y que ya tarda y lo discutimos face to face en el Devizio con una cerveza fresca de por medio.

9 01 2006
Motor

A Mañolandia y a Capitol city podéis venir (tomo tu plural, que entiendo que no es mayestático) cuando queráis y seréis agasajados como merecéis (esto no es una amenaza, quiere decir que os trataremos bien). De hecho voy a mencionar algo que nadie nombra: ya va siendo hora de la reeditar la “Cita en la Cumbre”.

Sigo sin entender tus pegas. La definición es cojonuda porque es flexible, extensiva y operativa. Tu pregunta acerca de quién decide es un ejemplo perfecto de lo bien que funciona el concepto pues desde el momento que formulas la cuestión pasa a caer dentro del más acá del lábil límite (¿es una redundancia?: un filósofo de vuestra tierra lleva un par de décadas con ello) de la caracterización. Y resuelve también el problema que señalas respecto del papel de los propósitos del autor: la intención sólo es significativa cuando es explicita, bien sea a través de la declaración del artista o bien sea a través de la atribución de un observador externo. El único caso que no contempla (y con toda la razón del mundo) es el del autor invisible (que crea y realiza la atribución de carácter artístico sobre su obra sin hacer visible ni la atribución ni la critatura). La psicología ficción se escapa necesariamente de una definición tan operativa. Pero eso no es un defecto, es una virtud.

En realidad, a mi me pasa, la dificultad que nos suele causar el concepto contextual de arte es, y lo has apuntado, que resulta curiosamente sencillo y diminuto al lado de la secular perorata sobre el criterio estético (la pregunta ¿qué es el arte?). No hay ontologías colosales (Platón) ni pseudomística de hormigón saldado (Heidegger), simplemente lenguaje y diccionario. Y por supuesto, la simplicidad de la reconducción nos hace confundir a menudo la cuestión del qué con la del cómo es el qué: al decir que una patata en un museo es arte nos parece que estamos diciendo algo respecto de la calidad de la obra cuando no nos estamos preocupando en absoluto de dicha cuestión.

Esto es un poco como ir a la casa de alguien y charlar con el invitado ignorando al anfitrión. Pero como el dueño no interviene y no actualiza, tampoco podemos hacer mucho. Se habrá ido al baño.

9 01 2006
Motor

A Mañolandia y a Capitol city podéis venir (tomo tu plural, que entiendo que no es mayestático) cuando queráis y seréis agasajados como merecéis (esto no es una amenaza, quiere decir que os trataremos bien). De hecho voy a mencionar algo que nadie nombra: ya va siendo hora de la reeditar la “Cita en la Cumbre”.

Sigo sin entender tus pegas. La definición es cojonuda porque es flexible, extensiva y operativa. Tu pregunta acerca de quién decide es un ejemplo perfecto de lo bien que funciona el concepto pues desde el momento que formulas la cuestión pasa a caer dentro del más acá del lábil límite (¿es una redundancia?: un filósofo de vuestra tierra lleva un par de décadas con ello) de la caracterización. Y resuelve también el problema que señalas respecto del papel de los propósitos del autor: la intención sólo es significativa cuando es explicita, bien sea a través de la declaración del artista o bien sea a través de la atribución de un observador externo. El único caso que no contempla (y con toda la razón del mundo) es el del autor invisible (que crea y realiza la atribución de carácter artístico sobre su obra sin hacer visible ni la atribución ni la critatura). La psicología ficción se escapa necesariamente de una definición tan operativa. Pero eso no es un defecto, es una virtud.

En realidad, a mi me pasa, la dificultad que nos suele causar el concepto contextual de arte es, y lo has apuntado, que resulta curiosamente sencillo y diminuto al lado de la secular perorata sobre el criterio estético (la pregunta ¿qué es el arte?). No hay ontologías colosales (Platón) ni pseudomística de hormigón saldado (Heidegger), simplemente lenguaje y diccionario. Y por supuesto, la simplicidad de la reconducción nos hace confundir a menudo la cuestión del qué con la del cómo es el qué: al decir que una patata en un museo es arte nos parece que estamos diciendo algo respecto de la calidad de la obra cuando no nos estamos preocupando en absoluto de dicha cuestión.

Esto es un poco como ir a la casa de alguien y charlar con el invitado ignorando al anfitrión. Pero como el dueño no interviene y no actualiza, tampoco podemos hacer mucho. Se habrá ido al baño.

9 01 2006
Nuala

Sin duda, y nosotros aprovechamos para hablar del sexo de los ángeles.

Las teorías místicas acerca de qué es el arte, como ya te puedes imaginar, tampoco me interesan en absoluto. Y, como ya dije, esta solución tan práctica me da rabia por su sencillez. Pero, al fin y al cabo, tampoco encuentro ninguna otra solución que no sea completamente subjetiva (esto es arte porque a mí me sale de los ovarios y punto pelota) y ni con esas. En fin, que me has convencido de las bondades de la tesis de Dantoc pero sigo sin estar satisfecha del todo… Qué le voy a hacer.

En cuanto a lo de la Cumbre ya se ha hablado aquí, en los demás blogs y con otros maños (femenino y masculino con o sin barba) y futuro maño en Barcelona cuando nos vimos en la cena de Navidad. Hay ganas, muchas ganas. Muchísimas en cuanto a mí, que no asistí a la anterior. Y todos coincidimos: es necesaria otra Cumbre. Quizá el foro no sea el mejor medio para anunciarla (yo con el que se hace llamar por el masculino de mi nombre no voy), pero ya tardamos, compañeros y compañeras.

9 01 2006
Troutman

Decisión, hermanos, decisión.

13 01 2006
total_13

Yo pasaba por aqui y desviandome totalmente del tema del post, pero no tanto del que se trata en los comentarios, me gustaria decir que el 28 de Enero, sábado tocan The Soundtrack of Our Lives en Zaragoza.

Y si no cuando sea.

14 01 2006
Troutman

Pues mira, sería una bonita excusa. En mi caso, como se puede leer escasas líneas más abajo, ese fin de semana espeo estar en London partiéndome el cuello con Clutch y COC, así que…que les follen a los nenazas esos de TSOOL!

A veer si actualizo con mi diario de Sudeste Asiático, que no me pongo, no me pongo, y cosillas para ontar hay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: