En un bar, con el techo a 6 metros del suelo

17 01 2006

El obelisco, digo, el monolito

Lunes (cont.)

Cogemos un taxi y nos vamos a Boat Quay, una zona de restaurantes y bares junto al rio (o laguna), rodeada de rascacielos y que debe ser bastante frecuentada por turistas y expatriados como la vitoriana. Estos últimos, dicen, son bastante abundantes en esta ciudad y pequeño país. Cenamos en un Tailandés, a la orilla del río (o laguna). Imanol, dice que la vitoriana le pareció una persona muy valiente y que le gustaría volver a hablar con ella. Decidimos intentar contactar con ella la próxima vez que alguno se conecte a Internet, a través de la página web de la empresa en la que dijo que trabajaba. Acabamos el arroz, acabamos las inmensas gambas y las cervezas.
En Singapur conducen por la izquierda.

Volvemos al hotel deseando, al menos yo, poder conocer a alguien con quien recorrer los pubs. No hay nada más gratificante para conocer una ciudad que la mano de un lugareño extranjero. Tomamos la última, que consiste en 2 cubatas de ron aderezados con aperitivos de arroz, que me como de una sentada sin dar tiempo a respirar a nadie. Es lo que ocurre por no tener un cigarrillo entre las manos.

En el bar del hotel estamos nosotros, unos chinos amablemente borrachos, la camarera, que es una malaya de metro ochenta con vestido negro de noche, y la banda de música. Dino y Rona. Él es hombre orquesta y ella cantante con un vestido negro de noche extrañamente similar al de la camarera. En ese ambiente recargado de hotel de lujo asiático, la escena es entrañablemente hortera y decante.

– Ahora, una canción de Barbra Streisand

Imanol y Pablo hablan del tamaño del txoko de su casa, el uno, y de la sauna (con txoko, o al revés) que quiere construir en el ático de su edificio, el otro. Rona se pone a cantar algo que debe ser salsa porque me parece que lo que oigo es castellano. Baila, y me recuerda que para bailar salsa no hay que mover los hombros. Hablamos de mujeres orientales y mujeres venezolanas y también de mujeres francesas refinadas. Rona saca a bailar a uno de los chinos, que viste pantalón de pinzas, polo de color deslavazado y mocasines, con la raya del pelo a la izquierda, como todos los malditos chinos. Rona tiene unas piernas espectaculares.

Viendo pasar chicas con  minifaldaTermina de cantar y cierran. Rona nos da las gracias y la mano, y alguno de mis compañeros hace algún comentario pero yo solo me fijo en sus piernas.

Nos vamos a dormir y sé que mañana tendré resaca.

Martes

Salí el Lunes de Bilbao y llegué a Singapur en Martes, luego ayer era Martes.

Miércoles

No tengo resaca. El buffet del desayuno del hotel (Holiday Inn Parkview) es descomunal y tengo que contenerme para no desbordar el plato. Cuesta 13 €. La habitación 144. Mientras nos dirigimos al aeropuerto, mirando la publicidad bancaria que lleva el taxi en los respaldos de los asientos delanteros (por favor, coja un folleto), Imanol me explica que el 95% de las viviendas de Singapur son de protección oficial. Las carreteras son anchas, rectas, perfectas, rodeadas de vegetación cuidadosamente exuberante y edificios de nueva arquitectura asiática de más de 20 alturas.

Volamos a Penang con Singapur Airlines, que desde ya es mi compañía aérea favorita.

Pero no voy a explicar ahora por qué. Ahora toca dormir.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

18 01 2006
Nuala

Me sabe a poco, córcholis.
No nos cuentas cosas escabrosas.
¡Bienvenido!

18 01 2006
Troutman

Es un diario un poco light. Cómo te gusta la carnaza. Qué coño haces despierta a esas horas de la noche, a dormir coño!

18 01 2006
Blackstar

Cómo me gustaría ver ese ambiente que se me antoja un punto hortera. La madre de K. está enamorada de Thailandia, va muy a menudo por trabajo.

Lo que no me imaginaba es que fuese tan caro. 144 euros por noche!

Sigues sin fumar, bien.

¿Qué es un txoko? ¿un apartamento, una casa de montaña? Cuando mi primo Joseba hablaba a veces con sus amigos yo siempre pensaba que no podían ser los pulpitos.

18 01 2006
Troutman

No sé cuál es la definición en castellano. Es el recinto con cocina y mesas corridas donde los grupos de amigos se reune para comer y beber. Antiguamente vedado a mujeres. Mucha historia tiene el concepto txoko.

Aquí la gente no se hace una casa sin tener un txoko en el garaje.

Por cierto, la profesora del taller no tiene ni idea de comics. Lo dijo como un comentario sin más, en el sentido de que cada uno tiene su estilo. Ni bueno ni malo. Yo siempre busco situaciones relativamente extremas y posteriormente intento matizarlas. Darles un cierto contenido.

18 01 2006
Blackstar

Aquí lo que la gente se hace es una bodega en el sótano de la casa, con cocina, mesa larga, bancos o cadieras y chimenea. pero no está vedado a mujeres. Me interesa mucho el porqué la sociedad vasca tradicionalmente ha sido tan masculina (sociedades gastronómicas, los txocos estos y demás). ¿Alguna razón en concreto?

18 01 2006
Troutman

a ver, los txokos ya no están vedados a mujeres y las sociedades, prácticamente tampoco. La razón de que ésto fuese así? La desconozco, en muchos aspectos la cultura vasca me es ajena. Total, que el txoko es exáctamente igual que la bodega que la gente se haga en el resto de España, pero con otro nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: