Karaoke

26 01 2006

Miércoles (cont.)

Al llegar, nos recoge nuestro agente en Malasia, el Señor Lau. Hoy no llueve, porque parece ser que estamos saliendo de la estación de lluvias. La temperatura sigue alrededor de 30ºC y la humedad por encima del chupicientos por cien. El día que tenga un proyecto en Rusia voy a sufrir.

En Malasia también conducen por la izquierda. Tenemos la primera reunión comercial por la mañana. Yo no abro la boca. Somos carísimos, vaya novedad. Nos llevan a comer al típico tugurio chino, pero en Malasia: una terraza abierta, con sillas y mesas de plástico, en medio de las cuales dejan un barreño con agua caliente y la vajilla (también de plástico) dentro. Hay un cartel con el mensaje

NO SPITTING

Traducido al chino y al malayo, y con una señal de un perfil soltando un esputo, tachado. Creo que no aparece en el código de circulación. No hay palillos, aquí se come con tenedor y cuchara, que hace las veces de cuchillo. Nos acabamos la comida, luego es evidente que esto es un restaurante chino pero NO estamos en China.

Por la tarde comienza la reunión técnica y se lía parda a cuenta de la fabricación del panel de gas. El dijo, ella dijo, tu dijiste, nosotros dijimos. Como tenemos pendiente la firma de la remodelación de otro de los hornos de este cliente, nos bajamos los pantalones. Metafóricamente, por supuesto, aún no conocemos las costumbres malayas.

Para las 6 regresamos al hotel (Sheraton, 4 veces más barato que el Holiday Inn de Singapur y, dicho sea de paso, el Hilton de Barquisimeto) y, casi sin respiro, nos llevan al Spa del Hotel Northam para una sesión de masaje. Del políticamente correcto.

Una china me lava los pies con sal gorda mientras bebo té de jengibre, me masajea con una toalla encima, me pisa repetidas veces, metiendo el dedo pulgar de sus pies por entre todos y cada uno de mis espacios intercostales, me masajea el culo con fruicción. Primera sesión de control de erección. Me hace crujir todas las articulaciones y trabaja un rato conmigo boca-arriba, de tal manera que hubiese podido observar sus movimientos si no hubiese tenido los ojos cerrados. Segunda sesión de control de erección en el momento en el que se dedica a manosear mi zona inguinal. Sesión fallida. En esos momentos también pienso en que debo tener medio testículo fuera de la toalla, cuando no se escapa entero.

Imanol decide no ducharse para mantener el olor a clavo, jazmín y más jengibre que nos han dejado los aceites en el cuerpo, y tiene razón.

Cenamos en otro restaurante chino al aire libre, junto a la playa. Después vamos a tomar una copa al pub SOHO, donde coexisten una espectacular variedad de etnias. Exactamente la cantidad porcentual de malayos, chinos e hindúes que componen la sociedad Penangiense, condimentada con una cierta cantidad de australianos, americanos y británicos. Y nosotros. Solamente una cerveza, que mañana es un día importante y hay que intentar cerrar negociaciones.

A la salida, discutimos sobre una cuestión vital. Tomar la última o no. Como habitualmente, gana el sí. Como, también, Pablo e Imanol tienen ganas de cachondeíto, le comentan a Mr. Lau , al que ya conocen de viajes anteriores, que quieren ir a algún local Hot & Spicy. Se ríen. Pero solamente una copa, que mañana es un día importante y hay que intentar cerrar negociaciones.

3 manzanas más abajo hay un hotel. En el primer piso, nos abren una puerta a un pasillo muy enmoquetado con multitud de reservados. Entramos en uno. Aire acondicionado con el termostato en posición Siberia, un sofá corrido, una mesa, un aparato de TV y dos micrófonos inalámbricos. Pedimos nuestras copas a un par de camareros y nos las traen. El ron con cola es pésimo. Entra en la habitación una señora muy pequeñita y muy tiesa, con cara de mala persona y de mala leche, vestida de smoking y nos da la mano. Se va. Vuelve al cabo de unos instantes seguida de 11 chicas, todas ellas chinas, en minifalda. Se sitúan 7 a su izquierda y 3 a su derecha. Sonrien y miran, principalmente al suelo. Las de la izquierda son de tipo A (nos traducen) y las de la derecha de clase B. Con las A se puede hacer todo lo que se quiera (no preguntar) y con las B no se puede hacer lo que se quiera. Las B deben ser putas Becarias. Resulta que cada uno (nos traducen) debe escoger la suya.

A la cabeza me viene:

Encerrona

O bien

¡Dios mío, Charlie sácame de aquí!

Tener que elegir es una barbaridad, me siento en un mercado de carne. Amables, mis acompañantes me ceden el honor de ser el primero en elegir. Jugamos a pasarnos la pelota un rato. Elige por mí, no elige tú, no que elija Mr. Lau, no…etc. Mr. Lau comenta que no nos demoremos, que la madam se impacienta. Ciertamente tiene mirada aviesa. Finalmente, algún alma caritativa decide encasquetarme una pequeñita vestida de azul con cara de saberse todas. Clase A, para más señas. Imanol y Pablo, perros viejos, enganchan clase B.

La situación es tremendamente absurda. El amigo de Mr. Lau que nos acompaña canta con sentimiento. La acompañante de Imanol, que, al contrario que la mía, parece no haber roto un plato en su vida, también se apunta a gritarle al micrófono. Mientras, mi amiga de azul intenta darme conversación en inglés. Ese inglés chino que no hay demonio que lo comprenda.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

27 01 2006
Blackstar

Tremendo documento. Todo, absolutamente todo, el restaurante con el barreño (vi algo parecido hace años en un tugurete en Praga), el cartel de no a los esputos, las erecciones provocadas por la masajista china (estaba buena o eso era secundario?), el club con la madam y las chicas… (como Thanatos viaje un día a Malasia ya no lo veo más). Y para colmo nos dejas en lo mejor. ¿Qué hiciste con la chinita del vestido azul? ¿le enseñaste las propiedades de los metales con temperaturas superiores a 500º? ¿le dijiste que en tu tierra el pelo rojo es sinónimo de poderío viril? ¿de qué se habla con alguien en esa situación, del tiempo que hace en Bilbao? Es más, ¿se habla en esas situaciones?

Más te vale seguir contándonos a la vuelta, hay que ver como te haces el interesante dejándonos en la mitad…

Un abrazo

30 01 2006
Troutman

En esas situaciones se intenta uno comunicar en inglés, lo cual resulta complicado por culpa de el volumen de las canciones, el pésimo acento de las prostitutas (y de los chinos en general) y los esfuerzos por apartar las manos de tu acompañante del paquete. Conste que no corto la historia ahí por darle tensión (el final tampoco es nada del otro mundo), sino porque realmente lo colgué a toda prisa.

1 02 2006
Nuala

Juraría que colgué un comentario aquí…
¡Madredelamorhermoso! ¡Tengo alzheimer! ¡Dios, el alcohol destruye neuronas!

2 02 2006
Troutman

Es la mierda de página que aloja mi blog. Tiene cojones, hoy de repente ya ni siquiera muestra que existan comentarios en esta entrada. Qué mal, qué mal.

2 02 2006
Nuala

Sigue apareciendo “0 comentarios”, es curioso…
A mí me pasó una vez y, como no me avisa de los nuevos comentarios colgados, no los vi hasta pasado mucho tiempo.

Otra cosa que me ocurre a veces es que los nuevos comentarios no se cargan bien.

Ah, y ya la bomba es que pongo en el Google “Buhardilla Nuala” y antes que la url de mi blog sale el de Blackstar, el perfil de Riff y no sé cuántas cosas más…

2 02 2006
Mescalito

Tio, menudos viajes te pegas aunque se por trabajo. Creo que no te lo he dicho antes asi que lo hago ahora, me gusta como escribes. Aunque no te ponga comentarios lo comento con totalin. Un colega que estubo en tailandia me dijo que no se habia dado tantos masajes en la vida, seran cosa buena.
Bueno, a ver si hay algun concierto por el gran bilbao , que tenemos una juerga pendiente. Si no intenta cruzar esa frontera natural que es el ebro y vente para la comarca de los hobbits, seras bien recibido pero sin masajes ni chicas con vestido azul.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: