Historias

16 05 2006

1)

El azul es un color agradable, que le sosiega. El rojo te altera la mente y te vuelve agresivo.

Un padre con túnica pasea por el campo con un niño regordete cogido de la mana. El niño está nervioso porque siempre ha sido extremadamente activo. Un manojo de ataques de furia y carreras descontroladas, de las que nadie descubrirá nunca la razón. A un lado del camino, un pájaro lace muerto y el padre, sin darse cuenta, lo pisa y lo aplasta. Sus ojillos se le salen de las órbitas y la sangre se extiende por la tierra. El niño, que no ha parado de asestar patadas en la espinilla de su progenitor, de repente se paraliza y mira al pajarillo. Se acerca y, suavemente, lo toca con la punta de su dedo, en cuclillas. Toca la sangre y comienza a sonreír. Se embadurna la cara y salta de alegría, se carcajea. Su padre se lo lleva aterrorizado, mientras Nerón se queda dormido en sus brazos con la sangre secándose en su cara.
Es la primera vez que ha visto un color azulado en su corta vida. Un color que no es rosado, ni carmín, ni granate, que no le pone frenético y no lo vuelve loco. Un color que le produce placer. Sólo la sangre y el fuego son azules para Nerón, y nadie le comprende. Imagina vivir toda tu vida en rojo.

2)

Mira las llanuras desde lo alto de una colina. Sobre su caballo, Atila observa una extensa superficie de arenisca y piedra, jalonada de cuerpos muertos y cuerpos en retirada. Su ejército bebe y canta justo tras él. Sonríe con la victoria.
La noche anterior, en la tienda, estaba temblando de miedo. Acababa de verse a si mismo en sueño agonizante, empalado en el portón de entrada de un villorrio. Se había visto retorciéndose en su lecho de muerte rodeado de buitres que lo despellejan. Se había visto pisoteado por una manada de Elefantes, sin saber lo que era un Elefante. Estaba sudando y sólo quería salir de allí, volver a casa y abrazar a cualquier mujer que le dijera que todo iba a pasar, que no moriría nunca. Salió de su tienda y se acercó a su caballo. Othar lo miró y relinchó.
– Estoy aterrorizado, Othar. Llévame a casa – Le dijo.
– ¿Por qué demonios tienes miedo? – Le respondió el caballo.
– Tengo miedo a morir.
– No puedes tener miedo, porque tú no morirás nunca. ¿No te lo he dicho millones de veces? Atila, tú eres Dios. Eres inmortal.
– ¿Cómo puedes saberlo? Sólo eres mi caballo
– Demonios. ¿Alguna vez te has muerto?
– No.
– Entonces qué te hace suponer qué te morirás nunca.
– Tienes razón, siempre tienes razón, Othar.
– Demonios, estoy harto de repetírtelo- y el caballo agitaba la cabeza con condescendencia – ve a por un soldado que me traiga agua y un poco de alfalfa. Luego manda que lo decapiten delante de mí. Tengo que mojar mis cascos en sangre para estar listo para la batalla.
– De acuerdo.

Durmió como un bendito y mató a sus enemigos. Los despedazaba mientras charlaba con Othar. Y en lo alto de la colina, le toca la grupa y Othar se sonríe, pensando en el próximo baño de muerte.

3)

Andy está mirando por la ventana, de noche, en el patio interior, mientras fuma con el brazo izquierdo encogido sosteniendo el cigarrillo y el derecho agarrando el codo del izquierdo. Mirando hacia arriba. No se ven las estrellas, pero debe haberlas. Es una de esas noches de verano en la que el viento sopla cálido y él siente que todo es perfecto. Ése instante en que llega la euforia sin ningún motivo salvo porque estás solo, hace calor y el aire refresca tu cara. Andy mira hacia arriba y escucha a la vecina del piso superior discutiendo como una posesa. Ahora es música para sus oídos. Discuten y discuten y él le da una calada a su cigarrillo. El humo le sabe a maná. Los vecinos comienzan a lanzarse objetos y una caja de Brillo (llena) vuela por la ventana, pasa por delante de Andy y se estrella en medio del patio. Es preciosa.

4)

Sentado en su silla, Cristóbal escribe en su cuaderno marrón con una pluma desgastada. Encogido sobre sí mismo, a escasos centímetros del papel, con una letra minúscula y apretada, pero limpia. Y sin dejar márgenes. Escribe lo que le acaba de ocurrir. Estaba durmiendo y ha sentido que salía de su cuerpo y se veía a sí mismo desde fuera. Ha empezado a flotar, ha salido por la ventana y la ha cerrado tras de sí. Volaba y volaba, sobre los campos y las ciudades, y más campos. La costa y el mar. Se ha quedado dormido y se ha vuelto a despertar sobrevolando el mar. Al cabo de un rato ha vuelto a ver la costa, llena de árboles frondosos y pájaros extraños. Ha descendido y observado todo con asombro. Ha escuchado un ruido y tras unos arbustos ha salido una mujer desnuda, grácil y muy morena. Su pelo era negro como la falta de color, pero también brillaba, y sus ojos atravesaban a Colón. Lo atravesaban porque no lo veían y porque su mirada es como una serpiente bailando. Sonríe. Está jugando. Alguien la ha reclamado a lo lejos y ella se ha vuelto y se ha marchado. ¡Pocahontas!, gritaban. Cristóbal se ha enamorado. Entonces, algo lo ha absorbido desde su lecho y ha vuelto repentinamente a su cuerpo.
Ahora pone por escrito sus recuerdos para no olvidarlos. Nota la sensación que le manda viajar hacia el Oeste. Viajar hacia el Oeste. Al fin lo logrará, pero no conseguirá encontrarla porque no se acuerda, entre otras cosas, de que también tenía que viajar en el tiempo.

Anuncios

Acciones

Information

10 responses

17 05 2006
Claraboya

Para no hacerlo muy largo, y dado que voy a tener doble oportunidad de comentarlo me limito a hablarte del primero que además es el que me realmente emociona. No obstante, te avanzo que los otros también me han gustado mucho, se ve que le has cogido el gusto a este tipo de descripciones. De todos modos, echo en falta una de un personaje de la envergadura histórica de Chiquito de la calzada.
Texto 1.
Es curioso, porque no había entrado aquí cuando te he comentado lo del texto de Nerón. No sé si has llegado a cambiar algo, pero si es así no importa porque es igualmente preciso, digo..precioso.
Se te ha colado alguna que otra errata (ej al pincipio cambias de persona y no concuerda, pero se ve que son por escribir rápido. En cualquier caso es GENIAL, genial en mayusculas y en tamaño de letra 32. Muy inspirado. La idea es magnífica y además, cada palabra está justo donde tiene que estar. Creo que supera al texto del callejon y las cuerdas, aunque no estoy segura, porque la tía baldosín dejó el listón muy alto.

17 05 2006
Troutman

He repasado un poco el texto, porque había alguna que otra errata. No he pòdido evitar hacer pequeñas modificaciones. No se puede decir empalado en una empalizada. Cuando Muro se decida a escribir, lo colgaré en el otro lado. En el reverso tenebroso.

Sin embargo, el cambio de persna en las dos primeras lineas es premeditado. Debe entroncar con la apelación directa al lector de la última frase. Eso, sí, no sé si funciona bie. Estoy dispuesto a cambiarlo. Si hay erratas, me las digan plis.

17 05 2006
Nuala

A mí también me ha parecido una errata lo del cambio de persona en el texto sobre Nerón. También es el que más me ha gustado junto al de Atila. Lo de verlo todo rojo me llega. Y es perfecto en todos los sentidos.

Me ha gustado este ejercicio, permíteme que te lo copie con más personajes.

Respóndeme al privado de Riff, joer, que tengo a mi amiga esperando.

17 05 2006
Troutman

Coño, quer nunca me entero de los privados de Riff. Usa el correo, que los PM de Riff son una tortura. El texto 3 y el 4 son más flojos, lo veo. Debería cambiarles el orden.

17 05 2006
Claraboya

Si, pero es que en las dos primeras lineas oscilas entre segunda y tercera.
Le sosiega y te altera. Las dos me parecen válidas. En segunda como dices casa con el final y es lo que pensaba que querías poner, pero dudaba.

Para mi el final en segunda funciona muy bien, pero creo que es subjetivo.

17 05 2006
Claraboya

Al fin puedo entrar.

Supongo que no has entendido nada de mi comentario anterior, y no te culpo. Me he expresado muy mal.

Quería decir que o pones “te sosiega y te altera”, o pones “le sosiega y le altera”, que ambas opciones son válidas, pero que la mezcla de personas dentro de esas dos primeras líneas no cuadra, porque siempre será interpretado como una errata debido al paralelismo de ambas frases. De hecho, de tu respuesta, deduzco que efectivamente, había una errata que era “le sosiega”.

En cambio, el inicio y el cierre en segunda persona, en contraposición con la tercera del resto del texto, si me gusta y funciona porque apela a la atención del lector y le acerca al relato, pero creo que eso es subjetivo.

17 05 2006
Blackstar

Hola! Poquito puedo aportar yo porque Claraboya es una crítica excelente que además domina la parte técnica, y con una gran intuición.

Me gustan muchísimo el 1 y el 2. Rezuman crueldad, contraponiendose totalmente al 3 y al 4, que también son desasosegantes, pero tienen referentes al amor, pro ejemplo, y los personajes parecen no sufrir, sueñan, están tranquilos. El segundo texto es genial, el diálogo con el caballo es perfecto.
Demonios, estoy harto de repetírtelo- y el caballo agitaba la cabeza con condescendencia – ve a por un soldado que me traiga agua y un poco de alfalfa. Luego manda que lo decapiten delante de mí. Tengo que mojar mis cascos en sangre para estar listo para la batalla.” Tremendo. No se si los personajes venían dados, ni en que consistía exactamente el ejercicio, aunque lo intuyo.

El detalle de que hagas de testimonio futuro a modo de oráculo diciendo que la sangre y el fuego, ese fuego decisivo son azules para Nerón, me parece otro gran acierto.

Chico, vas por muy buen camino, qué gustazo leerlo de verdad.

Un abrazo

18 05 2006
Claraboya

Más que una crítica excelente soy una ignorante osada y temeraria, un poco pedante(Troutman te podría contar mis problemas a la hora de corregir a alguien en una frase impersonal).

De todos modos, me he atrevido a ponerle a Troutman todo aquello porque los del Taller hemos convenido que vamos a ser más críticos con los textos, porque al final es el modo más efectivo para mejorar.

En cualquier caso, por dios, por todos los santos y por favor, no digas que puedes aportar poquito. Tu comentario es estupendisísimo, como me consta que Troutman refrendará, y además, lo más importante: está razonado, y eso es lo que verdaderamente resulta útil a quién escribe, que es de lo que se trata.

18 05 2006
Troutman

Ya que lo medio preguntas, lo explico. El ejercicio consistía en hacer una descripción de un personaje (uno histórico y uno que no lo fuera) de una manera concentrada y basándonos en un instante y una acción concreta que lo definiera. Nerón disfrutando con la sangre del pájaro, en el primer caso. La noche siguiente les busqué unos compañeros famosos para hacerlo un poco más largo y lo colgué tal cual salió, y como era de noche la crueldad se va convirtiendo en levedad y sopor según se acercan las 12 y media de la noche y me voy a la cama dejando a Colón en Sudamérica, desubicado, buscando a Pocahontas.

Insisto en que no hace falta decir lo de , tengo poco que aportar o son cosas mías (sí, yo también lo hago). Nos conocemos, y necesito vuestras críticas más despiadadas o más mables, que ambas me gustan.

24 05 2006
pituso

Me quedo absolutily con el de Atila.Tiene plastica y es original,un gran experimento y mucha inspiración.Los demas me quedan completamente eclipsados.Me creo al Atila cagado de miedo.Nunca al tio en paz consigo mismo mientras caen cosas de arriba,no hacia falta exagerar tanto,le da la euforia del atardecer y punto.Por lo menos situaria la pelea mas lejos o algo y no tendria miedo a que fuera aburrido…hablar de esos momentos es ya un buen hallazgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: