Un turista ejemplar

13 07 2006

Puesta de sol geométrica

Estoy en Egipto por trabajo, durante 3 días en los que en algún momento me podré escapar a hacer una visita turística. Un problema es que, cuando surge la oportunidad, tengo un fuerte dolor de garganta y la comida Egipcia empieza a tener ganas de hacerme efecto. Sin embargo, lo que más me cuesta superar es el hecho de tener que meterme en la enorme rueda del turismo descerebrado de este país, en los museos estúpidos y en el tener que pagar por todo; y, sobre todo, el hecho de ser timado de manera constante. Es decir, por un lado está la sensación de sentirse un borrego siguiendo las mismas rutas y viendo las mismas piedras que el resto de guiris que están por aquí de vacaciones, y por otro la de sentirse timado. Lo primero lo acabo solucionando fácilmente, ya que pocas posibilidades tengo para poder hacer algo diferente. En Malasia prefiero pegarme paseos por mi cuenta, buscar mis propios lugares, pero aquí no tengo el tiempo ni las ganas. y es que además, quiero ver las pirámides. Lo segundo es más complicado, pero basta con dejarse llevar. Tendré que aplicar, como otras veces, toda una serie de subterfugios mentales para no sentirme totalmente estafado, el principal de los cuales suele ser: de algo tiene que vivir esta gente.

Una vez puesto en situación, salgo del hotel donde me hospedo, el Mena House Oberoi, con una importante historia detrás que muchas veces me fascina más que el propio entorno. Disfruto cada vez que voy de mi habitación hacia el restaurante (los restaurantes), o la piscina, o la recepción, y observo las reproducciones de fotos de principios del siglo XX que hay a lo largo del interminable pasillo que tengo que recorrer. Fotos de los fundadores del hotel, en la época en la que no había nada alrededor de las pirámides, salvo este MENA House. Fotos de ingleses sonrientes tomando cócteles a la sombra de los faraónicos monumentos egipcios. Fotos de un Zeppelín sobrevolando la zona. Llego a la parada de taxis y allí me informan de que a partir de las 4 no se puede acceder a la zona de las pirámides salvo a caballo o camello. Por supuesto, pienso: Bonito sacacuartos. Pero son las 7, así que no hay más remedio.

casi soloMe acercan hasta el barrio dónde se encuentran los establos, y me presenta a mi guía, un tal Sami, que me dice que me va a dar el mejor caballo que tiene. El pobre equino es al menos 3 tallas más pequeño de lo que debería, pero al menos parece que está mejor alimentado que algunos de los pobres animales que tienen por estas calles. Vamos trotando hasta la entrada que hay en la empalizada que rodea la zona turística, pasando por entre bastante miseria, niños corriendo de un lado para otro y caballos inundándolo todo de olor a caballo. Tenía que haberme traído unas pinzas para la nariz. Una vez en el interior, vamos acercándonos a las pirámides, y cuanto más lo hacemos, más a gusto me siento, pese a que el numero de moscas alrededor de mi cabeza aumenta por momentos. Me cuenta, al pasar por delante de las tumbas justo al pie de las pirámides, que allí yacen los cuerpos de los supuestos 100.000 trabajadores que las levantaron, que fueron pasados a cuchillo para que no revelaran el secreto. ¿Cuál era el secreto?, no se lo pregunte, pero supongo que sería lo referente a su construcción, ya que mantener ocultas esas construcciones faraónicas de centenares de metros de alto resulta, a prioiri, un tanto difícil. Las entradas de las tumbas, por otra parte, están llenas de basura y escombros, como casi todas las esquinas de este país sin papeleras nii semáforos que funcionen.

Por fin llegamos a la zona junto a la pirámide de Keops. La vista con la puesta de sol ha sido magnífica. Toco unas cuantas piedras y ya puedo decir que estuve aquí. Al fondo se ve El Cairo entre la bruma. Son las 8 de la tarde y empiezan las llamadas a la oración desde las Mezquitas, que se oyen desde aquí. En ese momento, con toda la explanda para mí sólo, me alegro de haber venido. Al otro lado, en medio del desierto, seven unas tiendas muy grandes con luces. Le pregunto a Sami qué es eso y me dice que son fiestas privadas, que hay que tener mucho dinero para entraren una de ésas.

Yo quiero ir a una fiesta en el desierto.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

13 07 2006
Nuala

Me das mucha, mucha, mucha, mucha, muuuuuuuuuuuuuucha envidia cochina de la peor.

Que lo sepas.

¡Disfrútalo y cuéntalo, al menos!

13 07 2006
Blackstar

¿No te estás muriendo del calor? Imagino al menos… 50 grados?

Egipto es otra asignatura pendiente. En realidad, creo que no se me ocurre casi ningún lugar en el mundo al que no quiera ir, exceptuando quizás la República Dominicana, en plan resort o viaje de novios, que lo encuentro una horterada, aunque es posible que luego tenga cosas preciosas.

¿Y por qué es difícil escapar de los itinerarios turísticos en Egipto? ¿tiempo como dices? ¿seguridad? Seguro que algo puedes hacer.

En lo de timar tu mantra me sirve: de algo tienen que vivir, efectivamente.

No olvides si puedes tomarte un café o fumar un narguil en el Café Fishawi, conocido lugar de la la intelectualiad cariota!

Pregunta totalmente indiscreta:
¿la empresa os paga el alojamiento en este hotel? Porque como los hoteles me encantan, lo he buscado y me he quedado de piedra. Qué habitaciones, qué piscina, qué todo.

Que disfrutes!

P.D. Conforme leo el libro veo que en tu taller hay gente que escribe realmente muy bien.

13 07 2006
Dracma

Seré breve:
Un hotel con un siglo de historia y bien conservado¡¡¡¡…Que envidia¡¡¡ No puedo imaginar mejor lugar para hospedarse…¡¡¡ El hotel en el que estuve yo no tenía nada de eso (y las piramides se veían haciendo equilibrios). Una pena, porque no hay nada tan evocador como mirar fotografías antiguas de un lugar en el que estás presente…sobre todo si las fotos plasman el ambiente de la época, es decir si no están desvestidas de gente, carteles, objetos etc…Entonces siento que me puedo transportar al pasado ¿Es eso algo parecido al control mental del tiempo que estas perfecionando, con el que pretendes dominar el mundo?

De todos modos no me quejo de mi hotel. Era un complejo turistico muy curioso por donde pululaba la yet set egipcia mezclada (solo en apariencia) con hordas de turistas de todos los colores. Aquello era digno de un estudio sociológico. En la piscina las egipcias jóvenes se atrevían incluso con trajes de baño (biquini no, eso solo las guarras extranjeras), las mujeres más maduras no. Esas se bañaban envueltas en sus velos negros que no llegaban a Burka pero casi, y que cubrían hasta los cabellos dejando a la vista únicmanete la cara…y eso a 47ºC.

Y en cuanto a la necesidad de hacer “el turista” cuando vas de vacaciones tu mismo te respondes: Quieres ver las piramides. Y es que por ver lo que todos los “borregos” ven no eres un borrego. Es decir sólo lo eres si no lo quieres ver, y aun así vas por decir que lo has visto. Pero si tienes una mínima inquietud, lo lógico es que quieras ir, al menos por si acaso, porque millones y millones de personas que han estado antes que tú dicen que merece la pena…y para poder opinar, suele ser mejor haber estado, por mucho que te guste hacelo al revés (je je )
Lo que yo recrimino a los “borregos” es que se limiten a eso y que casi vayan por hacerse la foto. Hay que ver más. Siempre más. Hay que recrearse en descubrir los paisajes cultos de las ciudades, y patear, perderse, confundirse…No hay que renunciar a nada…Dios me quiero ir de vacaciones ya¡¡¡¡¡¡

13 07 2006
Dracma

Paisajes Ocultos, no cultos…que no hay que discriminar

13 07 2006
Blackstar

yo tb me quiero ir de vacaciones ya!

No ver las Pirámides sería imperdonable. Pero como dice Dracma, la palabra es patear. Aunque a mi saliendo de Europa, si fuese sola, quizás me daría un poco más de respeto meterme sola por según que zonas. Aunque una vez, una amiga contó que por ejemplo en Turquía, las mujeres extranjeras pueden andar solas por donde les plazca porque hay una seguridad tremenda en las calles. No se si es el caso de Egipto.

La madre de K. viaja sola a La India. Y la tía se recorre medio rajastán montada en el taxi de un desconocido, sin casi hablar inglés (bueno ahora sí). Ya le he dicho a K. que cualquier día le digo, ¡suegra, llevame p’alla! Seguro que hasta se defiende mejor en inglés que yo.

Sigo en mi idea de hacer un viaje sola. Lo necesito. Creo que pasaría el día observando y tomando notas, e intentando escribir, tomando cafés y recorriendo todas las librerías que pudiese, haciendo fotos. Es como un reto, ser capaz de hacerlo, quizás es que me influye demasiado el aspecto cinematográfico de un viaje así.

13 07 2006
Dracma

Que valiente la madre de K.¡ Tiene que ser una mujer muy interesante. Me encanta la gente así, decidida y aventurera…creo que aprovechan más la vida, la disfrutan más. Yo es que soy una cobarde…

En cuanto a la seguridad en Egipto, a nosotras el guía nos recomendó que no salieramos solas y que no cogiermaos un taxi que no fuera de los del hotel porque no resultaba seguro…pero no sé hasta que punto era objetivo, o se valía de una tactica para cobrar comisión. Creo que disfutaba cosa mala metiendonos miedo (con eso, y defendiendo la poligamia.) Lo primero que hizo al llegar al llegar al Templo de la Reina Hatshetsup fue hablarnos de una matanza de turistas que había tenido lugar allí hacía unos cuantos años…

13 07 2006
Troutman

Se supone que es bastante seguro, pero no puedo confirmar porque casi no he caminado por sus calles. De todas formas, dicen que lo es, y si los turistas pillan el metro tan campantes, yo también lo haré, pero será la próxima vez.

Escribo desde una cafetería de Barajas, con el segundo vuelo retrasado del día esperando. Al menos me he comido un pincho de tortilla que no parecía MUY prefabricado.

Mi guía, el tal Sami, me decía que hay que tener 2 mujeres, one for funny (sic) and other one for funny (más sic). También me dijo que cuendo terminase la jornada se iba a zurrar dos birras y un porrito, o sea que… Y uno de los ingenieros eléctricos, en un momento de impas, me pregunta si estoy casado, lo que deriva en la diferencia entre el matrimonio islámico y el católico, cuya pega es para él, obviamente, que uno no se puede divorciar a la brava.

4 11 2006
sonia

Mi novio y yo fuimos hace dos semanas a Egipto…
describes tal y como nos sentimos todos los “guiris” alli!! me he reido muchisimo con tu escrito es muy atentico!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: