Día 4. Fiesta del montador

31 10 2006

Que alguien me explique qué está haciendo el tipo este

Hoy toca hacer turismo, como buenos occidentales. Nos levantamos más o menos temprano para caer nuestro Proton, cruzar el puente que une el continente (donde está la fábrica y el hotel donde nos hospedamos) con la isla de Penang (Pulau Penang). Buscamos aparcamiento en Georgetown, capital del estado, cerca del puerto y la oficna de turismo. Hay parquímetros, pero es domingo. Al llegar a la mencionada oficina de turismo descubrimos que está cerrada. Junto a ella la gente pulula en las taquillas del ferry. Así las cosas, llegamos a la forma de visita que más me gusta: improvisación.

En Fort Cornwallis hay nativos vestidos con ropas que recrean la época en que dicho fuerte se erigió en la isla de Penang, allá por el final del siglo XVIII, como asentamiento para afianzar el comercio de especias. En lo que eran los barracones, unos diez, han instalado unos atriles con reproducciones y texto explicando la historia del lugar en inglés, y también aire acondicionado al más puro estilo malayo. Montador1 no soporta bien el frío de las salas, ni lee a gusto en inglés, por no decir que le cuesta un mundo, así que abreviamos. Fotos de rigor y a otra cosa mariposa. Junto a la taquilla hay dos gallinas paseando plácidamente y comiendo grano.

Deambulamos por el paseo marítimo de la ciudad, donde los abuelos pescan con sus nietos. Un hombre está lanzando una red rígida atada el extremo de una cuerda, evidentemente con el fin de extraer peces del agua, pero visto el aspecto del mar en esa zona, es mucho más probable que obtenga neumáticos. Sin rumbo fijo, simplemente buscando las estrellitas que indica nuestro mapa (pero sin mirarlo, simplemente de lo que me acuerdo de memoria, porque odio mirar mapas), callejeamos un rato, entre soportales y arcadas antiguas, casi sin aceras, y unas canaletas gigantes que absorven las lluvias vespertinas.

Hay revuelo junto al templo budista.

Fuera, en el patio, 3 grandes campanas crematorias y varios palos de incienso rosas ardiendo. El olor es intenso y la gente sale del templo con ojos llorosos para seguir quemando cosas en las campanas. Ya dentro, una muchedumbre quema y deposita y agitas trillones de varillas de incienso en altares, algunos parecen rezar. Un hombre rellena un recipiente que cuelga del techo con algo que parece aceite mientras recita en ininteligible chino. Hay un cartel que exhorta a los fieles a no quemar sticks de más de 20 centímetros. El ambiente es casi irrespirable por el humo, y casi salimos llorando como buenos devotos. Montador1 está alucinado y comenta que parecía un reportaje de Nacional Geographic.

Rojo

Más allá de la calle hay un mezquita, y más templos, y un museo musulmán que está cerrado por ramadán. Volvemos al coche para dirigirnos a Batu Ferringhi, la zona de playas y resorts de la isla. En toda la mañana hemos visto solo a 4 occidentales más. Ya en la playa, comemos en un chiringuito con mesas y sillas en la arena que está repleto de anglosajones. Montador1 come un sandwitch mientras yo hago lo propio con el Nasi Goreng, y ésto no tiene ningún juicio de valor incluido. Mientras, los turistas nadan, hacen parapente tirados por lanchas o se amarran a un pepino de plástico lleno de aire para ser transportados a toda velocidad sobre las olas. Solo espero que se molesten en hacer un tour organizado al resto de la isla.

Volvemos rodeando la isla, con su jungla y sus casitas pintorescas con gente pintoresca, mercados, chinos jugando al mah-jong, edificios de 40 plantas a las afuera de Georgetown embebidos en las espesura verde, y atascos. Antes, Montador1 ha tomado una rotonda por la derecha y nos hemos encontrado con 2 coches y una moto de frente. El motorista a puesto ojos de sapo escupidor.

De vuelta al hotel, la rutina: cena buffet (Montador1 descubre la carta, con su Club Sandwitch con patatas fritas), cubo de cerveza, atentados musicales filipinos, occidental del Jack Daniels acodado en la barra, moqueta y aperitivos que repiten pero ya no pruebo. Resulta que en otra sala hay dos billares. Jugamos un rato.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

1 11 2006
Ana

Qué envidia de viaje… Me parece muy interesante todo lo que cuentas y cómo lo cuentas, pero tengo dos dudas: 1) de dónde viene la obsesión por los sapos escupidores? (cuando llueve, son sapos escupidores, y cuando conducís en plan kamikaze, los que vienen enfrente tienen cara de sapos escupidores…) y 2) en vez de gripe del pollo (bird flu), no será varicela (chickenpox) lo que tenía el malayo ausente? Si no es así, asegúrate de que no te den cerveza de pollo para cenar.
Lo de “montador uno” y “montador dos” me suena un poco porno.
Dracma, me encanta lo que dijiste de vivir en un país extranjero y ganarle la partida al destino. Después de haber vivido 24 aNos en la tierra de Alonso y Leti, 2 en EEUU, 4 (hasta ahora) en Francia, y de todos estos aNos los ocho últimos en compaNía de un francés de origen chino nacido en Vietnam, creo que Ana 1, Destino 0. Nunca lo había visto así.
Mikel, cuándo venís a vernos los dos y así nos presentas?

2 11 2006
Blackstar

Qué envidia! Yo también quiero asistir a fiestas multicultis e hincharme de aperitivos y de hacer fotos.

Me encanta como suenan los nombres occidentales (Georgetown, Fort Cornwallis…) mientras imagino a todos los malayos de uñas largas y mirada aviesa. Buscando en el google imágenes para ver que pinta tiene el Nasi Goring me sale una que pinta un plato de arroz que titulan: “Nasi Goring a la MIKE”. Curioso.

Dracma tiene que estar echándote mucho de menos, a quién le va a hablar durante las pelis?? Me suena que en Barcelona comentaste que este viaje se preveía largo.

A disfrutar!

2 11 2006
Dracma

Me muero por ir a Malasia.
¿Qué juego es el mah-jong? ¿Qué es una campana crematoria? ¿Que hay que hacer para que tu empresa de hornos te contrate y te lleve a ver mundo?

Jo, Ana por lo que cuentas yo no creo que vayas 1-0 ganando al destino, es que le has dado una buena “tunda”… Y en cuanto a conocernos, nos encantaría, ya sea yendo nostros allí o viniendo vosotros aquí.

Blackstar,estoy empezando a hablar con los actores de las pelis que veo…además en ocasiones hasta me contestan. Bueno, no, en realidad no me ha hecho falta porque gracias a los pornográficos Montador 1 y 2 que le han relevado, Mikel ha vuelto a Bilbao, sólo que parece que sigue allí porque narrando es el rey del tiempo “presente”, y si no que se lo digan a la Profesora del Taller.

2 11 2006
Troutman

Efectivamente, estoy en casa, pero es que no se puede actualizar todos los días, ni escribir, con lo que las entradas van con retardo. Más o menos como el sonido de las llamadas telefónicas desde allí.

Ana, me has pillado. El tipo tenía varicela, pero éso lo supe después. En el momento pensé: “no puede ser gripe del pollo”, pero cuando escribes a veces te tomas ciertas licencias, incluso cuando hablas de temas reales. durante los primeros días, para mí, ése hombre sufría la gripe del pollo, que después averiguaraque era varicela carece de interés para vosotros, sucios lectores.

El nasi goreng es típico thailandes, un clásico arroz frito con todo, más ensalada, un par de pionchos satay y un huevo frito-escalfado sobre ello.

Tengo ganas de volver por las regiones parisienses, más ahora que vueling opera desde bilbao, pero no ha surgido. Y hace eones que no paso por allí por cuestiones laborales (que ya va siendo hora).

Respecto al resto de preguntas, me las guardo para otros comentarios, que este ya es muy largo.

2 11 2006
Ana

Segun estoy escribiendo esto y rellenando mis datos no puedo evitar pensar en Chiquito al leer lo de “URL”. Qué triste. Bueno, o no! O qué se yo! Dracma, supongo que ya te habrá contado Mikel, pero el mahjong es un juego al que juegan los chinos (y otros asiáticos, supongo) como nosotros jugamos al mus, al dominó o al parchís. Puedes jugar online aquí:
http://javaboy.free.fr/mahjong/index.htm

3 11 2006
Nuala

¡No, no juegues, es viciante a más no poder! ¡Si empiezas no podrás dejarlo! Estoy segura que los chinos llevan así siglos, pobrecillos…

13 11 2006
Thanatos

Mi madre, viajera temeraria ha sufrido en tierras hostiles una afección relacionada con el pollo.

Estando en la India durante el mes pasado fue mordisqueada por el mosquito del chickengunya. Los indios, lingüístas avezados asocian, en su inglés particular, el virus que inocula el mosquito con la familia fonética del pollo.

Realmente, y pese a la coincidencia, es una palabra suahili que quiere decir “El que va encorbado”. Sólo decirles que que el grafismo cumple la verdad, aunque claro para esos hay que “ir”, vamos, moverse…cosa que con los aterradores dolores de articulación es todo un logro.

La epidemia galopa a sus anchas por allí. Y como no mata, o no mata tanto, no se le ha dado demasiada importancia mediáitca. Pero joder, jode bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: