La pregunta va al final

23 11 2006

He cambiado salir a correr por una bolsa de Doritos, otra de Pasarratos y un buen puñado de patatas. Escribir en este teclado se hace muy difícil, ya que, al margen de la suciedad que acumula y que no tengo tiempo de limpiar (es un decir), y que hace que los dedos se queden un poco pegados (en realidad no, pero es por darle un poco de tono insalubre al texto), la barra espaciadora no funciona bien. Supongo que antes de arreglarla, o de limpiar el propio teclado, lo acabaré sustituyendo. Es algo muy mío. De hecho creo que una de las razones para cambiar la pantalla del ordenador por la plana de 19 pulgadas desde la que ahora os contemplo fue que estaba muy sucia.

La secuencia de acontecimientos que lleva al fallo de la barra espaciadora comienza en la nueva costumbre que adquirido de comer frente a mi ordenador, viendo alguna serie bajada de Internet. Continúa con un poco de cuscús cayendo sobre el teclado y termina con la barra espaciadora fuera de sus sitio para limpiar el estropicio. Como suele ser habitual en otros ámbitos de la vida, al devolverla a su lugar original, ya no volvió a ser la misma. Hoy me ha pasado lo mismo con el paraguas. He calibrado la sensación que causaría entre los delineantes si al llegar a mi despacho, mojado por culpa del fallo de paraguas de marras, me hubiese puesto a golpearlo contra la puerta, la mesa o cualquier otro lugar que no se pueda considerar mobiliario de oficina.

Lo curioso es que yo venía aquí, a esta cuartilla cibernética, a escribir sobre el miedo y la teoría de la evolución, pero visto que ya he rellenado la mitad de lo que suelo rellenar, casi mejor lo voy a dejar para otro día. Retomemos entonces el tema que ayer nos llevó a Mireia y a mí una hora de debate inconcluso. Inconcluso, en parte, por mis capacidades mermadas por las cuatro cervezas anteriores en ayunas que trastocaron un tanto mi cerebro. El ayuno era voluntario pero relativo, ya que la comida del mediodía aun merodeaba mi garganta. La paella de embutido alicantino repite, y por más que intenté acelerar su curso por mi tracto intestinal a base de bicicleta y sudor, el ajo es muy reticente a dejarse llevar. De todos modos creo que la pesadez de sobremesa fue común entre todos los que acudimos a ese restaurante (de una cadena de restaurantes mediterráneos especializados en paellas que está lleno día sí, día también).

Retomemos, decía, la cuestión del debate nocturno de ayer. Mi intención con esta entrada era, en primer lugar, hablar sobre el miedo y Darwin; en segundo, ya que no tenía espacio suficiente para el primer objetivo, mencionar el tema del debate nocturno de ayer y sestear lo suficiente para llegar al final de la hoja sin haber mencionado cuál era ese tema, pero dado que el día de ayer no fue los suficientemente interesante (salvo por las cervezas pre-concierto de Cracker y la renuncia, mi espantada, posterior al concierto de Don Caballero, propiciada por la modorra y el calor del hogar ajeno), me he visto obligado a continuar divagando durante al menos tres líneas. Y ahora que llega el final, y sin necesidad de mencionar nada sobre el taller de escritura del Lunes, del hecho de que al mismo acudamos Mireia y servidor y aun no sepan que salimos juntos, de los vaivenes del trabajo, o del nuevo proyecto en Polonia, ya puedo exponer la pregunta:

Si alguien considera que su objetivo vital es A pero es consciente y asume que en realidad va a ser B; en ese futuro en el que ya se supone que se ha logrado el objetivo vital, ¿puede la persona que comparta su vida con ese alguien el modo de vida B sentirse frustrada al saberlo? Es decir, sentir que la persona con la que comparte su vida en realidad quería A y ahora todo es un segundo plato. Que conste que mi objetivo vital es C, no seáis listillos.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

24 11 2006
Dracma

Yo estaba allí y no tengo clara la pregunta. Quizá porque de su lectura concluyo que ayer no estabamos debatiendo sobre lo mismo, pero es que Mikel, te estabas durmiendo literalmente, construías frases como esta: “si uno cree que va a lograr su sueño entonces… es mejor que te bajes la temporada con el e-mule, que es más rápido…”

24 11 2006
Troutman

Frase que, por otro lado, tiene la misma claridad en la construcción que lo que pongo en el blog. Que realmente habláramos de éso o de algo parecido, me es indiferente. De todas maneras, últimamente me hago difícil de entender, leche. Voy a re-redactar la pregunta.

25 11 2006
total_13

(esto lo escribi hace ds noches, pero como Bitacorae fallaba, la guardé, soy asi de previsor).

________

Joder Mikel, que bueno que al final no fuerais a Don Caballero, no me lo puedo creer. Acabo de poner un post para llamarte sinvergüenza en público. En fin, como siempre un placer veros y encantado de conocer a Mireia, a la que aprovecho para saludar ya que seguro que lee esto.

Supongo que ya que estoy aqui debería contestar a tu pregunta, pero no estoy en horas de discurrir, (bueno nunca suelo estarlo mucho pero ahora menos). En principio diría que no, si el segundo está feliz siendo B, que más le da que otro tipo aspirara a otra cosa distinta (y supongo que mejor). Aunque a saber a que te refieres, y si el objetivo A es más o menos factible. No doy para mucho más.

Abrazos

_____________

y ahora que has reformulado la pregunta con eso de compartir vida, parece que te refieres a relaciones de pareja, en ese caso B si que se podria mosquear de que A qusiera en realidad estar con ¿D?

Sigo sin dar para mucho, más abrazos

26 11 2006
Blackstar

Yo al principio he pensado que A era “vivir de escribir libros” y B “ser un ingeniero que se dedica a vender, instalar o controlar hornos”. Pero ahora creo que te refieres a lo sentimental. Creo que yo si fuese B si que me sentiría algo frustrada.

Me encanta comer delante del ordenador.

es curioso que saques el tema del futuro, justo la entrada de mi blog que estoy escribiendo habla de ello. Un abrazo

27 11 2006
Dracma

Saludos Sr Total a usted también, el placer fue mio. Añado además que me llena de odgullo y satisfacción que nos recuerde a todos la sinvergonzonería de Don Troutman, en el foro y en este blog, de modo que su deserción infame forme parte de muestra memoria histórica y no se repita en el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: