La llamada de la naturaleza

22 01 2007

Todo el mundo tenía uno. Algunas personas decían que hace siglos había que concebirlos, signifique lo que signifique semejante palabra. Odio a las personas que utilizan unas tan largas y rebuscadas. Yo me apaño con mis mil palabras. Básicamente con cuánto cuesta, dame dos de todo, tengo hambre y dónde está el baño me manejo estupendamente. O sea que serían trece palabras. Para qué más. Aunque ahora no paro de oír y utilizar una decimocuarta: Niño.

Todo el mundo parecía querer uno. Eran lo más de lo más, por lo que me contaban mis amigos. Yo nunca les vi nada especial, pero cuando mi compañero de piso Fred adquirió uno nuevecito no pude resistirme. Me acerqué a la oficina de niños (y niñas) a domicilio y encargué uno. ¿Cuánto cuesta? Un ojo de la cara. Me dijeron que llegaría el encargo en nueve meses. Una barbaridad. No sé qué demonios necesitan para tardar tanto en fabricarlo. Debido al disgusto tuve que comprarme, de vuelta a casa, un par de zapatos nuevos.

Todo el mundo tenía ya uno. Conforme avanzaban los días me iba poniendo más nervioso. Veía a Fred jugar con el suyo y notaba como si me doliera el estómago. Le consulté a un amigo y me dijo que podía ser envidia. No conocía la palabra. Pero el caso es que hasta me mareaba del disgusto; necesitaba el mío. Volvía a mirar una y otra vez el resguardo de treinta páginas de la solicitud con todos los datos:

Raza: Asiática
Color de ojos: Negro
Llantos por hora: 3

Muy buenas prestaciones, me aseguraron.

Un buen día , cuando ya se había cumplido el plazo y me disponía a reclamar, apareció un mensajero en la puerta de casa con el paquete. Firmé el recibo y corrí hasta mi habitación con aquella caja con una cigüeña dibujada. Abrí el paquete ansioso. El disgusto fue mayúsculo. Tuve que devolverlo porque era defectuoso. Sus orejas medían más de una pulgada. Me van a oír los de la oficina del consumidor.

Anuncios

Acciones

Information

9 responses

23 01 2007
Dracma

Plas, plas, plas, plas (aplausos) Me encanta este texto. Es chu chu chuli. No he podido quitarme una sonrisa de la boca mientras lo leía, y eso que ya lo había oído en le taller. Tienes que presentarlo a algún concurso de microcuentos.
P.s. Gran frase la de “dame dos de todo”.

24 01 2007
Blackstar

Además hacer cuentos o textos tan cortitos es difícil, al menos para mi. Porque tienes que tener pensado principio, final, todo, y en tan pocas líneas…

Me gusta el detalle de las orejas porque me despista: una pulgada son dos centímetros y medio. Serían muy grandes para un bebé, o es que en un futuro evolucionado ya no habrá ni orejas de soplillo ni gente con orejas grandes?

24 01 2007
Dracma

A mi me hubiera gustado más una versión “pseudoracista”: En lugar de “sus orejas medían …” yo pondría algo como “Era demasiado amarillo”

24 01 2007
Dracma

O directamente “era demasiado chino”

25 01 2007
Troutman

Creo que, con permiso de Mireia, utilizaré lo de que era demasiado amarillo. Me encanta.

Sobre escribir microrelatos, creo que es lo más sencillo del mundo. Al fin y al cabo se limita a exponer una idea única. Quizás sea también mi manera de entender la literatura o que soy muy vago…

25 01 2007
Nuala

Juraría que ayer dejé un comentario aquí…

Decía que es brillante y con fuerza, justo como me hubiese gustado escribirlo a mí misma. También me parecen sumamente fáciles y aptos para mi gandulez. Pero una cosa es que sean fáciles y otra es saber hacerlo bien…

29 01 2007
Ana

A mí también me gusta, la forma y el fondo. Creo que lo voy a imprimir y pegar en una de mis paredes para cuando la gente me saque lo de “que se te va a pasar el arroz” (ya veréis, en cuanto cumple una los treinta la gente es una pesada con eso!). Es que además a mí sí que me puede salir demasiado amarillo! ;-)

Una pijada muy grande, pero que no pude evitar fijarme: Las palabras del principio, no son doce en vez de trece? O cuentas el “y”?

30 01 2007
Troutman

Tienes razón, son 12 las que están en cursiva. Supongo que al escribirlo en a mano conté también el “y”, pero cuando lo revise (básicamente para poner: era demasiado amarillo) lo cambiaré. Gracias!

31 01 2007
Dracma

“Es que además a mí sí que me puede salir demasiado amarillo! ;-)” Ja, ja, ja. Pues fuera de coña (y que conste que ni tu madre ni tu abuela me han pagado para que te convenza), pero de la mezcla blanco+amarillo nacen siempre niños preciosos. Lo tengo comprobado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: