Hola Medardo (Contextualiza a Oscar: parte 3)

4 03 2007

Hola Medardo. Veo que no estás en casa, así que te dejo un mensaje. Espero que lo aprecies, ya sabes que odio hablar con las máquinas, así que ten en cuenta el esfuerzo que me supone. En fin, resulta que ayer estaba en la oficina acabando las portadas de unos libros, ya sabes, de esos horribles para menopaúsicas. Completamente agobiado. Intentando encontrar el número exacto de flores que debía meter en las portadas. Al final, ya sabes que esas portadas sean bien floridas. Total, que me estaba agobiando soberanamente y decidí bajar a la calle a inhalar un poco de humos de mis amados compañeros a los que les gusta asfaltarse los pulmones. A soportar un poco de su charleta de ascensor, soberanamente tediosa, pretendiendo ser lo que no son. En fin, no sé por qué demonios bajé, imagínate lo agobiado que debía estar para soportar a esos plastas con una chimenea en la cabeza. También es cierto que últimamente me siento un poco asqueado con la gente, pero, al final, es importante llevarse bien con la gen…

Hola otra vez, Medardo. Se ha cortado. Vaya mierda de buzón de voz que tienes. Como te iba contando, decidí bajar para airearme un poco y charlar un rato con mis compañeros para que no me consideren un misántropo, ya sabes. Aunque, al final, dudo de que nadie en mi trabajo conozca el significado de esa palabra. Total, que iba bajando las escaleras desde el octavo piso, y al pasar por el cuarto me empezó a pitar el oído. Seguí bajando, más agobiado aún. Al llegar al tercer piso me fijé en el cartel del rellano. Ponía CUARTO. Me resultó extraño, pero seguí descendiendo porque, al final, uno no sabe dónde se encuentra realmente al bajar tantos pisos. Total, que seguí mi camino hacia la calle, y cuando pasé por el rellano del piso siguiente, volvía a mirar el cartel. Ponía CUARTO. Soberanamente alucinante. Encima, me seguía pitando el oído, cada vez más. Decidí seguir bajando a toda prisa y empecé a notar que me mareaba, y con el pitido, y el susto que me pegué al volver a pasar por delante del cartel de CUARTO, que ya creía que estaba en el día de la marmota, al final, me desmayé. Sí, como una nenaza. En fin, sé que es un topicazo, pero pasaron por delant…

Mierda de contestador. Te decía: Sé que es un topicazo pero me pasaron todas las imágenes de mi vida por delante. Y cuando digo todas es todas. Alucinante. Sí algún día puedes desmayarte, te lo recomiendo. Es broma. Pero me imagino que te preguntas por qué demonios te estoy llamando, cuando hace siglos que no me pongo en contacto contigo. Incluso pensarás que en la universidad no te hacía ni caso. Vale, en eso estás en lo cierto, no me interesabas lo más mínimo, pero, al final, uno tiene que confesarse. Resulta que, allí tumbado, en el eterno cuarto piso del demonio, vi mi parto, vi la cara de mi padre cuando llevaba bigote, el triciclo que me fabricaron, los putos bocatas de mortadela, los ventanales del colegio con los adornos navideños, en fin, todo ese rollo caleidoscópico. Y vi a cada una de mis novias. Estaban Irene, estaba Marta…todas las mujeres con las que me he acostado. También todas las mujeres de las que me he enamorado alguna vez, incluyendo a la panadera, y éstas si que hacen que la lista sea extremadamente larga. Y bueno, también estaba Matilde, ya sabes, tu novia de la época. En fin, por si no lo entiendes…

Tiene gracia, seguro que te has quedado en ascuas. Te lo explico: no se lo he contado a nadie antes, pero me tiré a tu novia de la universidad cuando estaba saliendo contigo. Ya no me acordaba, pero al rememorar toda mi triste historia la he vuelto a ver, Al final, creo que lo había olvidado porque Matilde no era gran cosa, aunque sí es cierto que era una golfa. En fin, que te hizo un favor dejándote por aquel monitor de gimnasio engominado. Te lo digo con el corazón en la mano Medardo. Total, que sólo quería contártelo. Al final hay que decir las cosas a la cara, ser sincero, aunque duela. Así que aquí estoy, contándotelo. Resulta que, al final, cuando recobré el conocimiento, estaba en el primer piso, pero desde luego fue algo muy extraño. En fin, Medardo, debes saber además que mañana me voy. Que emigro. Estoy soberanamente harto de toda esta gente, de las portadas para menopaúsicas, del olor a pegamento, del aire acondicionado, del chopped, de los paraguas que dan la vuelta con el viento, del olor a sobaco, de los gordos desnudos en las duchas del gimnasio y de las llamadas telefónicas de confesión. Y estoy especialmente harto de enamorarme y partirme la crisma constantemente. Así que me largo. Espero que no te casaras realmente con Matil…

Un último consejo: si escuchas este mensaje el primero, borra los 4 anteriores, pero si no es así, si eres tan cabrón de escucharlos de todas maneras, hazlo de atrás hacia delante. Adiós, Medardo.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

5 03 2007
Dracma

Dos cosas:

1 Hilarante, Mortimer.

2 Nunca podrás agraceder lo suficientemente a C la revelación de la existencia del nombre “Medardo”.

5 03 2007
Dracma

Un muy deficiente para mi por “lo suficientemente”. Esta claro que a la frase le sobra tanta mente como a mi me falta.

Me flagelaré cien veces.

5 03 2007
Nuala

Un momento… ¿Qué le ha pasado a Oscar?

El otro día, en la cola de lo del permiso de conducir lo veía más apocado, más poca cosa, un tío incapaz de este discurso telefónico. Y no tan misántropo, aunque sí un poco amargado, pero el tipo de amargado resignado que cae bien, no este capullo de ahora.

¿Qué le ha pasado? ¿Ha sido por su encuentro con la mujer/ niña de la diadema o es que fui yo que me lo imaginé diferente?

7 03 2007
Ana

Y yo pensando que Oscar era virgen! A mi me paso lo que a Nuala. Pero tambien ahi esta lo interesante de conocer el pasado de la gente, que te lo imaginabas de una manera y cuando lo conoces resulta que es de otra… Y eso debe de ser lo interesante del ejercicio que os propusieron en el taller.

Nunca juzgues a nadie sin haber caminado una milla en sus zapatos…

Troutman, si alguna vez publicas un libro, tienes que publicar abajo los comentarios de Dracma con sus autocorrecciones (que se sale del puente, la mente que le falta…) porque tambien son hilarantes. Es verdad que lo del nombre de Medardo le da un punto a la historia; no suena igual “Hola Medardo” que “Hola Josemari”…

9 03 2007
Troutman

Siento na haber respondido antes, pero esta semana estaba en Polonia y no he sacado un momento para conectarme a internet, aunque parezca mentira.

Oscar no es un el clásico personaje apocado y entrañable, unb empolloncete enamoradizo, que puede parecer. Qu e recuerde un amor platónico de juventud no significa que lo sea, y las razones que tiene para hacerlo son las guían su vida. La verdad. en todo caso, hayq eu comprender al pobre Oscar, porque cuando hace esta llamada está un poco alterado, a punto de huir de todo.

12 03 2007
Dracma

Gracias Ana, eres un público pero que muy muy agradecido. Y como veo que aprecias mi humor chiquitico-moranquil en próximos comentarios prometo deleitarte hablando sobre “Bulgaridades”: esas entrañables constumbres del pueblo Búlgaro.

22 03 2008
medardo

hola soy medardo y vivio en colombia barramquilla ok

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: