El instante

22 03 2007

picadilly.jpg

Cázalo. Atrapa el momento de escribir. Que no te pille unos instantes antes de dormir. O en un restaurante rodeado de chinos. O en el baño. En una habitación de Mövenpick Hotel de El Cairo con el aire acondicionado en posición caliente, la televisión sin sonido mostrando, por ejemplo, un capítulo de Stargate (puedo escuchar a Richard Dean Anderson hablando en alemán aunque no lo escucho), mientras suena Built to spill. El entorno adecuado con las sensaciones adecuadas: una mezcla de soledad, melancolía y mala hostia (vía envidia). Una de esas preguntas de las crisis de los treinta que rezan: ¿Qué hostias estoy haciendo con mi vida?. Justo cuando todo es casi perfecto excepto porque sigo siendo ingeniero y cada vez lo paso peor en los despegues. La mala hostia se acrecienta porque no consigo encontrar una superficie donde el ratón puede funcionar sin pegar saltos espacio-temporales por la pantalla del portátil.

Chinos: Los chinos no existen. Nadie los entiende, y no parecen tener vida. Un chino siempre está ahí, impertérrito, en su trabajo, escupiendo, fumando y rascándose la oreja con la uña del dedo meñique. A veces parece que no tienen más vida que ésa y que no les importa. Cuando te das la vuelta estoy seguro de que desaparecen. Son la luz de la nevera del mundo. Por cierto, he comenzado a estudiar su idioma: quiero aprender a comunicarme con la bombilla de la nevera. La pena es que tengo que cortar mi curso por medio para poner en marcha otra instalación en Malasia que me tendrá más de un mes ocupado.

Egipcios: No han cambiado desde que estuve por aquí la última vez. Siguen con la frente negra y raspada de rezar. Yo sigo con mis paranoias en cuanto hay muchos en los aviones y se ponen a hablar entre ellos muy seriamente, o se van al baño, o cogen el cuchillo metálico que Iberia sirve con sus cenas (un cinco raspado en la escala de cenas individuales de plástico de aerolínea), o duermen con la cabeza apoyada en el asiento de delante mientras me pregunto si la meca estará en esa dirección. Al cabo de un (buen) rato, indefectiblemente, después de llamarme gilipollas repetidas veces a mi mismo (mentalmente) por tener a todos controlados visualmente por si intentan asaltar la cabina, me relajo y me doy cuenta de que son padres de familia que se están riendo con sus hijos pequeños. Es terrible, y encima me hace sentir culpable.

Nothomb: He decidido llevar una de sus novelas en cada viaje. Es siempre sencillo y tan estimulante para leer. No necesitas una gran concentración. Un extracto de “El sabotaje amoroso”:

Pequeña lección de gramática.
Es correcto decir: “Aprendí a leer en Bulgaria”, o: “Concedí con Eulalie en Brasil.” Pero sería incorrecto decir: “Aprendí a leer en China”, o: “Coincidí con Eulalie en China.” Hay que decir: “Fue en China donde aprendía a leer”, o: “Fue en Pekín donde coincidí con Eulalie.”
Nada resulta menos inocente que la sintaxis.
En esta caso, es obvio que el galicismo no puede introducir nada anodino.
Así, no se puede decir: “Fue en 1974 cuando me soné los mocos”, o:”Fue en Pekín donde me até los cordones de los zapatos.” Por lo menos, hay que añadir: “por primera vez”, de otro modo, el enunciado cojea,
Consecuencia sorprendente: si los relatos chinos contienen acciones tan extraordinarias, es, sobre todo, por cuestiones gramaticales.
Y cuando la sintaxis roza la mitología, el especialista en estilística se pone muy contento.
Y cuando uno ha satisfecho las exigencias del especialista en estilística, puede arriesgarse a escribir los siguiente: “Fue en China donde descubrí la libertad.”

Hay otro fragmento en ese libro con el que me siento casi tan identificado como con Shenzhen, pero lo escribiré otro día, que esto se alarga. Y me siguen llamando la atención esas reglas de la literatura que dicen que el punto se coloca antes de finalizar las comillas y después de los guiones.

Treinta: Una entrada aparte

Ontología y tautología: Algún día conseguiré saber qué significan sin tener que consultar wikipedia una vez más.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

24 03 2007
Ana

No me fastidies, Troutman, primero fue el ratoncito Pérez, luego los Reyes Magos y ahora me dices que los chinos no existen! Mi vida es una gran mentira!

Cuál de los dialectos del chino estás aprendiendo? Mandarín, supongo, no? Yo tengo nociones muy básicas pero la verdad que es una lengua muy interesante. No hablo casi nada pero me quedé con algunas cosas que me parecen interesantes. Usan la misma palabra para decir”ser” y para decir “sí”, porque si algo es o existe, quiere decir que sí… Y también la misma palabra para “sol” y “día”, porque un día depende del sol… Y para decir por ejemplo, “estás ocupado?” dicen: “ocupado, no ocupado?” (mang pu mang?). Pa que nos complicamos tanto nosotros!

Y en escritura también es muy curioso: el símbolo del sol combinado al de la luna forman el símbolo utilizado para la luz. El del hombre y el del árbol juntos forman el símbolo para el reposo (un hombre apoyado en un árbol)… El apellido de Bob es “Lam”, que quiere decir bosque en cantonés, y el símbolo son dos árboles.

Y ya me vale, pa cuatro palabras que sé, vaya partido que les saco, eh?

Lo de que para leer a Nothomb no se necesita concentración, serás tú, porque yo tuve que leer lo que escribiste ahí tres veces! Y eso que me recuerda a mi tesis! Aunque a lo mejor lo dices con ironía y yo no lo pillaba…

Y cómo llevas leer las cosas traducidas? Porque yo cada vez lo llevo peor, sobre todo si es una lengua que conozco. Si está traducido del polaco, por ejemplo, no me planteo nada, pero si es del francés, no puedo evitar pensar en la estructura del original y mirar a ver si está bien traducido – aunque ésto es para escribir otro artículo, qué es estar bien traducido?

25 03 2007
Dracma

Jo, Ana, de repente me han entrado ganas de aprender a escribir chino…

Desde que ha empezado a estudiarlo el Sr. Mikelio, le vengo diciendo que me enseñe a hablar, pero no hay forma …Sólo me dice “Ni hao”, y según me ha confesado no es un saludo apropiado, porque me conoce y “Ni hao” es para desconocidos. Cuando le pregunté qué saludo era apropiado para mi me dijo que había muchos, que según le había dicho la profesora había que preguntar algo interesándose por la persona como: “¿vas al trabajo?” (bueno, después de leer tu cometario imagino que la forma gramatical es algo como: (¿trabajo, o no trabajo?), pero no ha llegado a ese nivel, así que todavía no me puede saludar como es debido, de todos modos:

a) esto no es fidedigno porque la profesora de Mikel viene de la República Popular Imaginaria y tan sólo chapurrea el castellano así que quizá no la entendió bien…
b) sin saber papa de chino yo diría que el modo de saludarme a las 21:45 no es preguntarme si voy a trabajar…a no ser que me quiera insultar y me tienda mientras pregunta de unas botas de tacón de aguja hasta los muslos…

Por cierto, me has dejado con la intriga, Ana, de que trata tu tesis?

Mikel, me encanta el extracto de “El sabotaje Amoroso” que has elegido, en concreto la frase “Nada resulta menos inocente que la sintaxis” me parece sublime, porque el cómo modifica el qué. Me río del crítico del mundo que osó decir que los libros de Amelié Nothomb eran superficiales como las charletas de peluquería…grrrrrrrrrrrrr

26 03 2007
Blackstar

Ay tu blog me ha borrado el comentario!
Espero que estés disfrutando del viaje y que el aire acondicionado marque “aire caliente” pero sea sólo eso, una cuestión de semántica, y que arroje aire frío.
Ánimo con el chino. Mi hermano está intentando aprender árabe y dice que es dificílisimo, estoy segura de que el chino lo es todavía más.
Este último mes he tenido que vérmelas con la ontología, la web semántica, el internet 3.0 y la inteligencia artificial aplicada a los lenguajes documentales, así que me admira que te interesen cosas como la propia ontología y la tautología. Yo ahora sólo tengo ganas de ver espartanos en braguero de cuero, necesito actividades que disipen el cansancio de mis maltrechas neuronas. Fijo que a la Nothomb se le regeneran aunque ya pase de los 25.
Un abrazo

1 04 2007
kar

joer, ya me cuesta aprender francés (y eso hablando castellano y catalán), ni te cuento con el chino, que se me antoja tan cercano como el élfico…

2 04 2007
Troutman

Siento no haber respondido, pero llevo desde que volví de Egipto en Malasia, y estos días han sido exageradamente ajetreados, con lo que no tengo tiempo ni para mirar el correo. Ahora que parece que todo vuelve a un ritmo normal, espero sacar momentos para internet, pero va detrás de muchas otras cosas. Aún así, va delante del libro de Chino que me traje con la inútil intención de seguir estudiando: como llevarse el Vacaciones Santillana.

Mañana intentaré actualizar con un relato escrito previamente, por no tener el blog muerto, más que nada.

Saludos Penangiles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: