Mi pequeña bobinadora

14 04 2007

interruptor-1.jpg

Nunca escribo sobre mi trabajo, o al menos no exclusivamente, pero cuando se va a una puesta en marcha, casi todo pasa por el trabajo. Y más trabajo. Lo peor de todo es la sensación de que cualquier cosa puede salir mal.
7:10 Me levanto como todos los días y miro el correo y si Mireia aún está despierta al otro lado del mundo.
7:25 Me doy una ducha, y aunque ayer me hubiese frotado y refrotado, aún sale porquería negra de mi cuerpo. Me seco y las toallas ya no son tan blancas. Me sueno y saco chapapote.
7:40 Hago la mochila, me pongo la ropa de trabajo, el chaleco cargado los guantes, las herramientas, las llaves del coche, la tarjeta de la habitación, papel y boli y la cartera con un enorme fajo de billetes Malazos cuyo valor en euros no supera los 100. En la boca, el ticket del desayuno. Abro la puerta de la habitación y cojo el Star, periódico en inglés que dejan en colgado del pomo todas las mañanas (a los huéspedes chinos, les dejan un periódico escrito en chino).
7:45 Dejo la mochila y el periódico para guardar una mesa y recopilo el desayuno siempre en el mismo orden:
a) Un vaso de zumo de naranja (artificial) y otro de lo que haya: piña, mango, guava… (igual de artificial)
b) Café aguado, frutas tropicales (sandía, piña y mango, y un melón extraño), y al pasar por la zona de zumos me hecho leche fría
c) Zona de salados: imprescindible coger dim sum o algo picante.
Mientras desayuno, leo “La niña del pelo raro” sin saber muy bien cómo sujetarlo sin que se me cierre.
7:59 Salgo del restaurante (Rooftop Café) por la pasarela que lo une con el edificio del hotel. Hoy, para variar, la tormenta está cayendo de mañana. Se ven atascos.
interruptor-2.jpg8:00 Mis compañeros de viaje, todos de otra compañía, me están esperando con cierta cara de resaca y gafas de sol, junto a nuestros dos alquilados Proton Wira con el mismo color caqui deslavazado, tan chino. Llevan pantalones con bandas reflectantes. Su jefe los tiene bastante controlados, pero ellos le torean cómo quieren, y meten todas las horas que son capaces, porque a diferencia de un servidor, les pagan las horas extras. Así que el Domingo tocará trabajar. Este jefe, cuando comenté durante una comida en Zamudio que acudía a un taller de escritura, se rió con ganas. Le resultaba extraño que un ingeniero pudiera pensar en otras cosas que no fuera su trabajo (salvo quizás las mujeres y el fútbol), más que nada porque el no podía. Y dijo: Yo sería incapaz, ¿qué cuentos iba yo a escribir, “Mi pequeña bobinadora”?. Me gustó el título.
8:05 Efectivamente, hay atasco en la entrada del puente. Seguimos el estilo de conducir Malayo y no nos preocupamos si nos dejan sitio o no para cambiar de carril. Lo hacemos. Y dónde caben 2 seguro que caben tres. Cruzamos el enorme charco que se forma en medio de la carretera cada vez que hay tormenta (que es lo mismo que decir: si llueve) y que tarda al menos 2 días en desaparecer, si es que no hay otra tormenta.
8:13 Aunque vamos por el otro carril, y pese a no verlo, al pasar por la zona, pienso en el perro con la cabeza aplastada.
8:18 Entramos en fábrica, saludando al portero como si lo conociésemos de toda la vida. Esquivamos los baches hasta encontrar aparcamiento. Las piernas pesan al salir. Otro día de trabajo.
8:20 Mr. Sim me está esperando junto al horno. Se ha caído otro trozo de bóveda.

Anuncios

Acciones

Information

12 responses

14 04 2007
Nuala

La cabeza de perro descomponiéndose cada vez parece más una especie de advertencia, un símbolo emocional de lo mal que pareces llevar tu curro últimamente. Y es un símbolo hermoso, melancólico, significativo y enormemente revelador. Un triste marcador vital y temporal.

¡Ánimos y un abrazo enorme desde muy lejos!

18 04 2007
Thanatos

Me encantan los relatos en forma de dietario, el saber como desarrolla una persona cada una de las horas del día me produce mucha atracción. Supongo que es puro morbo.

También me gustan mucho las fotos mecánicas, son del hornillo que estás montando?

18 04 2007
Troutman

La idea era relatar un día entero. Casi uno cualquiera, porque son bastante repetitivos. Pero se ve que me enrrollo. De todas maneras, me da pie para continuar.

Las fotos son de la zona del panel hidraúlico del horno antiguo que estamos modificando allí. Todo está viejo y lleno de mugre, grasa y polvo de acero, cuando no directamente azufre (usaban, y aún seguirán utilizando esporádicamente, fuel-oil como combustible, y éso es la mayor guarrada que uno puede echarse a la cara). Tengo que sacar más, porque es un entorno muy fotogénico.

Y tampoco estoy tan mal, simplemente exagero un poco, pero sí es cierto que esta parte de mi trabajo, que no es REALMENTE parte de él sino que tengo que cumplirla por falta de personal en mi empresa, resulta un poco asfixiante.

Pero es divertido, y permite conducir por los arcenes anegados cuando hay atascos con las tormentas.

18 04 2007
Dracma

“Mi pequeña bobinadora” es un título muy original e incluye la palabra prohibida “pequeña”, esa que según ha constatado nuestra Profesora del Taller se cuela en todos los relatos, aun cuando no es necesario emplearla, véase: vivían en una pequeña casa, guardaba una pequeña caja, era su pequeño secreto, o se pasaba el día hablando con su pequeña bobinadora…

El final del texto me encanta, aunque te compadezco, pero ya sabes que poco…

Otra cosa, a raíz de la respuesta de Ana en el anterior comentario en el que decía que se imaginaba a un malayo diciéndole a Mikel que como habían bautizado los españoles con un nombre tan bonito un objeto tan feo como una faja me surge la siguiente cuestión/paranoia:
¿creéis que las cosas contaminan con su significado el sonido de sus nombres y que no hay sonidos bellos o hermosos sino asociaciones de agrado y desagrado, o que es al revés y que las cosas bellas se les asignaron nombres de sonidos placenteros y a las cosas desagradables nombres de sonidos feos?

19 04 2007
Nuala

Quizá un poco de ello sí que hay pero la verdad es que hay palabras que de por sí, por el tipo de sonido, son feas: hemorroides, cuajada, pimpollo, …

Otras son bonitas como nausea, fascinante, turbina, lágrima, lirio, amante…

Y la hay de las que molan porque son raras: jalapeño, por ejemplo, me fascina. Y es que suena así como brusca…

Creo que con esto de las palabras era Thanatos que tenía derias particulares…

19 04 2007
Ana

Qué pregunta tan guapa, Dracma. Pues Nuala, qué quieres que te diga, a mí la palabra ¨naúsea¨ me da náuseas, yo creo que en este caso el significado contamina al significante… En cuanto a la palabra ¨hemorroides¨, me parece muy simpática, probablemente porque nunca me han hecho sufrir… No veo mucha diferencia de sonido entre esa palabra y ¨orquídea¨, no sé… Así que probablemente la respuesta a la pregunta de Dracma sea que depende de la persona. En francés, ¨con¨ significa gilipollas, así que un francés cuando nos oye decir ” con el presidente¨, por ejemplo, pues se partirá… Como el ¨puto, putas, putare¨ del latín.

Me parece muy guapo que una de las primeras cosas que haces es ver si Mireia está todavía despierta. Qué guapo ye querese!

Y qué gusto estar de vacaciones en Asturias y poder usar un teclao con la ÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑ , coÑo! Hablando de coño, no sé a vosotros, pero a mí ésta me parece una palabra un tanto ambigua, cuando dices ¨Coño, cuánto tiempo!¨ me parece muy guapa, pero en otros contextos me suena muy vulgar y me molesta…

20 04 2007
Dracma

A mi, Hemorroide me parece un bonito nombre de Señora, Afrodita y Hécuba también, luego están Lorelai y Tiffany y Soraya, que quedan bien con todo, sobre todo con minifaldas muy, muy minis conjuntadas con escotes de vértigo y un novio que se llame “el Isra”, mucha clase, oyes.
Ranúnculo es la que yo no acabo de ver como nombre de flor…pero tampooc Rapunzel o Whisteria…esta última en infusión tiene que ser muy relajante…
Bueno, ya me voy, antes de que me apedreeis, pero antes os pido un minuto de silencio por los nombres perdidos:
A mi me quisieron llamar Ruth lo cual hubiera sido casi “palindromático”: Ruth Torralba Erruz, ejem yo hubiera preferido Alba Torralba, en consonante tipo “princesa de fresa”…
Mi hermano pequeño tenía unos cuatro años quería llamarse “maiquelnait” como el del coche fantástico (espero que nunca lea esto o me repudiará)

¿Veís lo que pasa cuando una madruga demasiado? Que noooo¡¡¡¡ Que lo mío es congénito¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

20 04 2007
Nuala

De pequeña cada día llegaba del colegio queriéndome cambiar el nombre. Tuve una época de obsesión con Rocío. Luego con Margarita y más tarde con Yolanda.

Y mira que mis padres me buscaron uno corto, que nadie pudiera recortar con diminutivos y que no sonara mal con los apellidos, muy considerados ellos. Les doy las gracias por ello.

Ahora Sandra me parece bonito, aunque al oírlo siempre tengo la extraña sensación de parecerme ajeno a mí, es una sensación rarísima que no sé si todo el mundo experimenta con su propio nombre.

21 04 2007
Troutman

Dracma, deja de acaparar la atención en MI blog! (gruñido).

Respecto a: ¿creéis que las cosas contaminan con su significado el sonido de sus nombres y que no hay sonidos bellos o hermosos sino asociaciones de agrado y desagrado, o que es al revés y que las cosas bellas se les asignaron nombres de sonidos placenteros y a las cosas desagradables nombres de sonidos feos?

Estoy convencido de que siempre es causa de la primera premisa. Una palabra es agradable o desaradable en función de la asociación mental que hagamos y hayamos hecho. Si el hombre de cro-magnon, o quienquiera que sea el homínido que empezó a asociar sonidos con objetos y acciones, tenía que asociar palabras desagradables con cosas desagradables, tigre se diría diarrea. Si el alemán nos parece marcial a la mayoría y dulce y aterciopèlado a Dracma, por algo será.

22 04 2007
Dracma

Siento haberte eclipsado, cielín, pero si brillaras más eso no te pasaría…

El nombre de Sandra me gusta, y más aun si lo comparo con el de Yolanda o Margarita, desde luego.

Nunca me he sentido ajena a mi nombre. Mi nombre es parte de mi, y me resulta imposible imaginarme con otro nombre que no sea el que tengo. Nunca había oído que a nadie le sucediera lo que dices con su propio nombre, en cambio, sí que he oído que hay a gente que tiene a veces la sensación de que lo que sucede en su vida no le ocurre a si mismo, que es como si estuviera contemplándolo desde fuera. He tratado mil veces de entender que significa, que comporta el sentirse extraño a uno mismo, pero no soy capaz de hacerme una mínima idea..

19 08 2008
Gaston

El nombre correcto es Eurocalcografica s.a.

6 07 2010
Julian

ASi que gaston conoces a Eurocalcografica S.A. ,si los conoces decile que son unos tranfugas y corruptos.sino mira en http://chorrosbonaerenses.blogspot.com/2008/06/pezcadillo-de-plata-no-es-wiskal-es.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: