Esto no es Alemania

1 06 2007

No, es el aeropuerto de Dusseldorf. habita.jpg

Me acabo de tomar un Trankimazin para los dos vuelos que se avecinan. Además espero que me ayuden a olvidarme del músculo de mi brazo derecho que tiene espasmos y de otras hipocondrías varias que me asaltan estos días. El vuelo de ayer desde París fue muy tranquilo, pero aún así lo pasé bastante mal durante la mayor parte del mismo. Últimamente solo consigo relajarme en los trayectos muy largos, cuando uno ya obvia las turbulencias y los pensamientos negativos por puro cansancio, pero con todo, la perspectiva de un viaje sigue resultándome placentera a primera vista, incluso cuando tengo que hacer un vuelo como éste gracias al que solamente he visto el hotel del aeropuerto, el aeropuerto, una empresa de recuperadores y el restaurante donde me han llevado a comer. Yo mismo sé que estaría mucho más a gusto en casa, calentito y con Mireia al lado viendo a Monk y desafinando, pero aún así sigo disfrutando de la perspectiva de estos viajes. Las posibilidades son varias:

1) Soy imbécil

2) Mi mente asocia los vuelos no con la parte negativa del mismo, sino con esa sensación de euforia que me invade al aterrizar y que me hace andar un metro por encima del resto del mundo (y escupirles con salivazos de mentira). Esa sensación que provoca que uno piense en lo maravillosa que es la vida y que se consigue de pocas maneras, una de las cuales es hacer la montaña rusa, es decir, sufriendo previamente. Me pregunto si yo me hago sufrir, aunque sea de manera inconsciente, con los vuelos y mis terrores de enfermedades imaginarias para poder disfrutar de la felicidad de salir de ellas. No quiero admitirlo porque me niego a creer en la teoría de la montaña rusa: no quiero que tengan que existir bajos para que existan los altos.

3) Me autoengaño, lo que es una especie de variación sobre el punto dos, y tiendo a pensar que las más mínimas experiencias compensan el estar fuera de casa y sufrir estos desplazamientos engorrosos (y el terror del despegue). A saber:
a) La visión de un aeropuerto desierto y frío
b) Las calles de un pueblo de Alemania
c) Una habitación de hotel con champú de propaganda de Lóreal y agua con gas a seis euros la botella.
d) Probar un desayuno-buffet con naranjas para exprimir y un surtido de fiambre y quesos que me hubiese gustado poder meter entero en la maleta
habita.jpge) Charlar con dos hermanos alemanes cincuentones dueños de una empresas de fabricación de recuperadores y con un BMW 735i cada uno sobre sus experiencias en Japón.
f) Montar en un BMW 735i (nota mental: añadir a la lista de puntos pendientes en la vida, puesto 278, “conducir un BMW 735i” detrás de hacer puenting)
g) Degustar espárragos con una especie de salsa de pesto dulce y gambas en tempura, o lo que quiera que fuera el plato que el cocinero del restaurante donde hemos comido me ha descrito en francés (no por pedantería culinaria, sino porque nadie más en el recinto sabía traducir la carta a un idioma que me fuera comprensible que no fuera ése)
h) Ver el Rhin con fábricas humeantes al fondo
i) Observar el despegue y el aterrizaje de los aviones desde la sala VIP en un día lluvioso, pensando, como siempre, en que poder presenciar un accidente es una de mis obsesiones más recurrentes.

4) Viajar significa no estar en la oficina y tener algo más de tiempo para leer y escribir, aunque luego no lo aproveche, así como alguna experiencia extra para obtener temas de escritura.

Supongo que la inmensa mayoría de pingüinos con maletín con portátil con móvil y agenda electrónica a mi alrededor no se plantean este tipo de cosas cada semana, pero probablemente, también, sean economistas, abogados o, todavía peor, ingenieros.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

1 06 2007
kar

pues durante la época en que me tocaba hacer vuelos largos jamás me planteé ningún tipo de agonía hipocondríaca pensando en turbulencias y/o atentados… eso sí, me reventaba la gente que se dedicaba a sacar el portátil y trabajar… no pueden dormir/comer/beber/pensar/escuchar música/escribir en blogs????

4 06 2007
Troutman

Hay gente que vive para trabajar, éso es un hecho. Me imagino que otros sacan el portátil porque han estado procrastinando hasta coger el vuelo y llevan la reunión sin preparar.

Mis agonías hipocondriacas son independientes de los vuelos. Lo que quería decir es que, afortunadamente para ellos (quizás), los ejecutivitos que viajan cada semana en avión no se comen tanto la cabeza como un servidor.

4 06 2007
Nuala

Humm… Trankimazin… Precisamente ayer vi un programa de esos sensacionalistas americanos sobre accidentes aéreos que me recordó a ti y en el que analizaban quiénes y por qué se convertían en supervivientes de accidentes aéreos. No siempre un accidente aéreo acaba en una gran bola de fuego sin supervivientes. En caso de que se prenda fuego en el avión sólo el humo puede matar en minutos, por tanto los que puedan alcanzar la salida con más rapidez serán supervivientes. En consecuencia siéntate siempre a menos de 7 filas de una salida de emergencia y no tomes alcohol o tranquilizantes que te impidan pensar y reaccionar con rapidez.

Estoy siendo terriblemente mala, lo sé.

Hacer puenting es bastante barato y muy muy divertido, lo recomiendo. Lo más semejante a volar que he vivido. Ahora me quedan estravagancias más caras como tirarme en paracaídas o hacer ala delta.

4 06 2007
Troutman

No te preocupes, toda la información que puedas aportar sobre accidentes aéreos yo ya la conozco de antemano. Como de mirar síntomas de enfermedades por internet, de éso también me estoy quitando.

4 06 2007
Dracma

No sé si los pingüinos lo pasarán mal o estarán ya acostumbrados, pero lo que sé es que tú y ellos no tenéis nada que ver. Incluso cuando te disfrazas como ellos para mimetizarte se te nota a la legua que no eres de los suyos, prueba de ello es que de entre los 20 o 25 ejecutivos que salieron del avión ese jueves, tú eras el único que llevaba a la vez mochilón abultado y corbata, je, je.

5 06 2007
Blackstar

Yo también tengo espasmos musculares de vez en cuando. Hace un par de años me obsesionaban y me documenté largamente en internet, vamos, suicidándome antes de tiempo como siempre. Creo que se llaman distonías, y no tienen ninguna importancia, surgen por el estrés, por falta de alguna vitamina, o porque simplemente eres propenso a ello. Si hemos llegado hasta aquí es que no es mortal. ¿Sabes qué cantidad de escritores eran hipocondríacos? algunos unos verdaderos fantoches, otros, unos genios. Ser hipocondríaco es un rasgo definitorio, al que con el tiempo hasta se le coge cariño. Yo también me estoy quitando de consultar internet, este año he mejorado mucho.

En cuanto a tu viaje, disfruta, disfruta, que todo suena enormemente agradable. Y más agradable es cuando sabes que sólo es temporal, y que luego vuelves a tu casa, y tu pareja te está esperando, y los dos tenéis tantas cosas que contaros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: