Tanto que escribir, mucho más que leer

28 06 2007

Sé que he dejado un hueco en mi ritmo de entradas, pero viajar a Londres siempre es una buena razón. Os informo de que sigue allí, sigue estupenda y el concierto en Hyde Park estuvo muy bien si exceptuamos las hordas de gente (todos parecían más guarros que yo) y la impertinente lluvia, que solamente respetó a Aerosmith. Rose Hill Drive siguen siendo demoledores aunque toquen en una carpa infame, sin pruebas de sonido y formando una pelota de ruido cochambrosa.

Vamos al asunto. Primero una cadena de enlaces. Blackstar escribió hace unos días a propósito de sus dudas sobre la edición de textos con gastos compartidos, y Nuala colgó el enlace a un hilo de un foro en el que se tocaba una idea, sacada de este otro blog, que me parece extremadamente interesante y, además, desasosegante. La idea en cuestión es que hoy hay más escritores con talento que capacidad del público para reconocerlos a todos. Viene a ser la misma inquietud que la propia Blackstar ha presentado en alguna ocasión: yo mismo difícilmente leería mi un libro hipotéticamente escrito por mí, es decir, un autor desconocido, español y contemporáneo (exceptuando el caso de que tuviera una carambola estilo Zafón). Si existen tal cantidad de libros antiguos de escritores maravillosos, una verdadera barbaridad de ellos, de los cuales el número que nos queda por descubrir es insultantemente grande, ¿qué coño nos puede hacer inclinarnos por ponernos a leer algo publicado en una editorial de medio pelo? Resulta un tanto frustrante pensarlo, aunque supongo que si los libros se imprimen y la gente gasta su dinero es porque resulta rentable.

Un punto más que se une a la imposibilidad de ser originalidad, a la falta de tiempo y a la falta de constancia en la bola de presidiario de mi yo juntaletras. En cualquier caso, cada vez que veo la sección de novedades de la librería me pregunto por qué razón debería alguien gastar su dinero en esos libros expuestos de manera horizontal teniendo las mayores y más contrastadas maravillas un poco más adentro, apiladas por colores y tres veces más baratas. En un momento de enajenación mental se me ocurre que un día pudiese llega la prohibición de publicar cualquier nueva novela hasta que no exista alguien que ya se haya leído las anteriores. Es evidente que la evolución de la sociedad necesita nuevos libros que se adapten a ella, pero con ese maremagno (el cabrón de corrector ortográfico de Word, cargado por Bill Gates, me ha cambiado maremágnum) de obras de los últimos cuarenta años creo que iríamos servidos de nuevas líneas de letras exceptuando las instrucciones de los ordenadores, el libro para hacer la declaración de la renta y los prospectos de los ansiolíticos. También puede haber algún gobierno loco que solamente permita la publicación de textos aquellos autores que ya estén muertos. Para economizar papel.

Todos escribimos para ser leídos, a ser posible por una gran cantidad de gente o al menos los suficientes para vivir de ello (una utopía), o al menos por alguno que no sea familia directa ni amigo del alma y que desinteresadamente alabe nuestra obra, pero resulta muy difícil cuando ahora mismo existe tal cantidad de información al alcance de todos. Es necesario llamar la atención enseñando el culo, supongo. Aunque, en cualquier caso, ver las historias de uno mismo impresas es reconfortante siempre, y es un primer paso.

Yo no pienso rendirme nunca. No me importaría un premio a escritor revelación con 70 años.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

29 06 2007
kar

a mi tampoco me importaría ese premio…. me gustría y todo, fíjate

3 07 2007
Motorenajenado

“La idea en cuestión es que hoy hay más escritores con talento que capacidad del público para reconocerlos a todos.”

Después de leer la entrada un par de veces sigo sin entender el significado de esta frase así que he decidido suspender la indignación que naturalmente me produce a la espera de una aclaración.

Yo había decidido consagrar, no sé muy bien porqué, el verano a la lectura de escritores contemporáneos de todas las latitudes pero incluyendo España en el conjunto “todas las latitudes”. Cincuenta páginas de una novelucha elegida al azar, avalada por una gran cantidad de elogios en la contraportada, en la sección de novedades de la única biblioteca pública de mi ciudad que aún me permite llevarme libros a casa me han disuadido, quién sabe si para siempre, de mi noble propósito.

“La idea en cuestión es que hoy hay más escritores con talento que capacidad del público para reconocerlos a todos.”

Como esta frase signifique lo que parece tendré que reafirmarme en la creencia de que en la jerarquía de la indignidad humana sólo los actores logran estar un grado por debajo de los escritores.

4 07 2007
Troutman

Esa frase no es mía, y mi planteamiento es la duda sobre si puede ser cierta, en el sentido de que actualmente haya más escritores con talento con acceso a ser publicados que en cualquier otro momento de la historia. La relación con la cantidad de lectores (vista como el ratio libros/lectores) puede que no haya aumentado, pero uno a veces tiene la sensación de que la masa (conjunto) de lectores se mantiene constante y que el conjunto de escritores y juntaletras con ínfulas y posibilidad de publicar su obra, que está incluido en el primer conjunto, aumenta. Tengo mis dudas, pero solamente quería plasmar mi dudas al respecto sobre las que cualquier opinión es bienvenida.

4 07 2007
Dracma

Yo creo que más que tener dudas tienes la necesidad de plantear preguntas “polémicas”.

Todo escritor es un ávido lector al mismo tiempo, y sin embargo no todos los lectores quieren escribir.

Quizá la proporción de escritores que publican haya crecido pero el número de lectores también ha crecido. Dicen que cada vez se lee menos, pero no sé hasta que punto puede ser eso cierto. POru

quizá lo que si que sucede es que ahora todo el mundo tiende a leer lo mismo, y

4 07 2007
Dracma

No sé cómo ha pasado… he dejado a medio escribir el comentario he tratado de minimizar la pantalla para hacer otra cosa, y sin querer, demostrando una vez más ser “Miss Technology”, lo he enviado. Lo peor es que hasta ahora no me había dado cuenta. Había pensado que había cerrado sin querer la ventana y mi comentario se había perdido…

En cualquier caso, lo que me faltaba por decir:

1) No estoy segura de que cada vez se lea menos, lo cierto es que no lo sé pero la lógica me dice que no habría de ser así, porque desde luego el acceso a la cultura y a los libros es infinitamente mayor ahora que en el pasado, pues hace menos de 10o años sólo los privilegiados sabían leer y podían comprar libros.

2) Puede ser que un obstáculo para que un autor novel se haga hueco en las librerias el hecho de que ahora casi todo el mundo lea lo mismo, pero no sé si esto no sucedía también en el pasado ni en que medida.

Así que sólo sé que no sé nada, excepto que Mikel, el nuevo Hamlet, tiene dos opiniones para todo.

10 07 2007
Blackstar

Interesantísima entrada que no me había dado tiempo a leer!

La gente, tras aprobar la oposición y pasar a ser el dinero un mal más pequeño, me dice que adelante, que me tire a la piscina. Pero no lo veo nada claro.
El otro día hice una pequeña encuesta en un ámbito reducido, que confirmo mis sospechas (de algo que yo misma hago). Les pregunté, ante dos títulos desconocidos de dos autores desconocidos, uno español y el otro pongamos norteamericano (dejémosle en anglosajón) por cual se decantarían a la hora de comprarlo. Sospecha confirmada: el extranjero. Quizá es pq inconscientemente pensamos que si una editorial se ha molestado en publicar algo que viene de fuera y alguien lo ha traducido, es porque vale. En mi caso además es pq hay pocos escritores españoles contemporáneos que últimamente me hayan sobrecogido, si exceptuamos a Eduardo Lago. Pero lo mío ya es cuestión de prejuicios y se sale del tema.

En todo caso, y no son palabras de amiga, el que vale vale, y tú lo vales, yo sí compraría un libro tuyo, porque tengo la mala costumbre de leer las primeras páginas.

18 07 2007
Fura

Desde mi más absoluta imparcialidad tan solo decir que soy una lectora voraz de todo lo que me emociona o me sorprende o simplemente me atraye y ese es sin duda el motivo por el cual, desde mi rincon, espero cada historia tuya para leerla. Leo libros constantemente, principalmente de autores contemporaneos, sin orden ni linea definida, cualquier libro del que oigo hablar, por la radio, en el periodico, donde sea, es objeto de mi deseo, intento aprender pero siento que no lo consigo. Me impresionan vuestras conversaciones sobre grandes escritores o grandes libros como “Metafísica de los Tubos” pero lo que me emociona es un pequeño relato de amor en Saint Michel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: