BIO

1 10 2007

20:05 BILBAO JKK 6528 32 ESTIMADO 20:45

Se retrasa el vuelo de vuelta a casa: No me extraña. Sentado en una barra que está de cara a las pistas, con una lata de cerveza Estrella Damm (1.90 €) y las gafas de sol puestas (8€, ray-Ban de imitación) para no ver moscas volantes en mi retina, observo los despegues.

Un MD-87 de Alitalia con pinta de viejo (como suele ser habitual) levanta el vuelo (lo que afortunadamente también es habitual). Su cola deja un ligero rastro de humo. Ya he observado en otros casos que es normal, pero lo sigo con la mirada inclinándome sobre la barra para poder seguir su trayectoria, la cual me tapa una inoportuna columna a mi derecha. Gira hacia el mar y va desapareciendo, todo normal.
A mi izquierda un hombre joven con la cabeza rapada, barba espesa, gafas de pasta de diseño, escuchando su iPod y vistiendo un traje a mil rayas, habla por el móvil. Tiene voz profunda. Me ha mirado raro cuando me he reclinado para segir el vuelo del avión de Alitalia.

Un A-320 de Iberia llega a velocidad de rotación a la altura de la pista donde todos los aviones lo hacen. Vira a la izquierda donde todos los aviones lo hacen (junto a mi querida columna). Un rollazo.
Se ha marchado el trajeado de las gafas. Ahora hay, en su lugar, una señora que aparenta cincuenta años comiendo un bollo (precio desconocido) con una Heineken (2.55 €), leyendo el periódico. El dulce mezclado con cerveza debería provocarle una explosión en las papilas gustativas, pero no, su cabeza sigue en su sitio. Me gustaría gritarle: ¡La cerveza con una tortilla de patatas señora!, pero nunca he hecho ese tipo de cosas y tampoco tengo la seguridad de estar en posesión de la verdad absoluta sobre las cervezas, las tortillas y la bollería industrial, aunque me voy acercando.

Un MD-88 de Iberia levanta el vuelo. También sale humo oscuro de sus reactores (si te fijas), así que sí, es normal en estos modelos.
Detrás de mí, a la derecha, hay sentados cuatro ingleses con acento muy británico vistiendo trajes. Uno de ellos lleva camisa a cuadros y se parece a Clive Owen con sobrepeso y rojo de ira. Pero lógicamente lo que está es rojo de cerveza, como alguno de sus compañeros de mesa. No comen tortilla de patatas. Le oigo decir que va a dejar la cerveza, y entre risotadas, suyas y de los otros tres, se pide otra. Seguro que tiene miedo a volar.

Creo que ha aterrizado el avión que viene de Bilbao 8el mismo que me llevará allí). No hay ninguno en la pista de despegue. El de León saldrá, según el panel, a las 20:15. No sabía que hubiera un aeropuerto en León.

Un A-310 de Spanair (y sé que es un A-310 porque es el único modelo de Airbus que opera esta compañía, creo) levanta el vuelo y sube y sube. Hay un momento después del despegue en el que el avión siempre me parece que pierde velocidad y está a punto de perder altura de forma incontrolada. Desear ver un accidente en vivo es morboso.
Detrás, a mi izquierda, una pareja se toma sendas cervezas. Él pesa más de ciento veinte kilos y no puedo sacarme la palabra rubicundo de la cabeza para intentar describirlo. Ella no debe de llegar a los cincuenta kilos. Cuando follen se tiene que sentir como si cabalgara sobre una ballena con pelo. Ella se parece a Kyle Minogue y es bastante guapa. Él es el asesino de Jennifer 8.
Veo mi reflejo contra la chapa de aluminio del expositor de bebidas. Madre mía. Bonitas gafas.
Han cambiado la puerta de embarque de mi vuelo a Bilbao. Ahora es la 39.
Un avión cuya compañía ni modelo puedo identificar despega y no se estrella. Sin novedad.
A mi lado se sienta un hombre de algo más de mediana edad con camisa a cuadros y una coca-cola zero en la mano. Pesará sus buenos cien kilos y huele a crema hidratante. Está rojo. Tanto que me da calor. Tiene papada. Rasgos redondeados. Cara de aficionado a los sudokus. Le miro y me devuelve la mirada. Me está poniendo nervioso. Quizás yo a él también. Saca una revista. Se me acaba la bebida, así que creo que es el momento de ir hacia mi puerta de embarque.
Antes espero un momento.
Un momento más.
Oigo a laguien detrás de mí decir: Me estás dando calor con la americana puesta. Ahora yo también tengo calor.

Un Boeing 737 totalmente pintado de rojo se eleva por detrás de la nueva terminal en construcción. Se eleva. Gira. Sube. Sube. Sube, por lo que más quieras.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

1 10 2007
Ana

Encima de hipocondríaco, masoca… Y te pones a mirar aterrizajes y despegues cada vez que esperas por el embarque?

Ideas alternativas:

– Meterse en el dutyfree, apuntar los precios y compararlos con los del Carrefour. Será que yo nunca compro perfumes ni alcohol que no sea vino, sidra o cerveza, pero a mí no me parecen tan baratos los precios del duty-free…

– Ir a comer al Macdonald’s del aeropuerto, sentarse al lado de una familia con niNos insoportables y berreantes, y así desear que llegue la hora del embarque y estar dentro del avión antes que estar ahí…

– Sentarse en la barra de espaldas a los aviones que despegan y aterrizan y mirar a la gente que los mira. Así podrás reirte de los que tienen cara de miedo, y los que parecen tranquilos a lo mejor te darán más confianza… Aunque conociéndote, lo que te pueda hacer pensar otra gente te daría para otro artículo sobre la hipocondria…

Y tengo una pregunta: qué hace un hipocondríaco como tú con gafas de imitación a ocho euros? Con lo malas que son para los ojos!

1 10 2007
Ana

P.D.: Aunque la verdad la tercera opción ya la desarrollaste un poco en este artículo (con una estructura: avión-acojone que me produce-voy a mirar pa otro lao a ver si se me quita-describo a las personas-vuelta a mirar a los aviones), pero quiero decir, sin mirar a los aviones en ningún momento, y concentrándote sólo en las personas. Inténtalo para la próxima y escríbenos otro artículo tan bueno como éste.
La próxima vez puedo prometer y prometo releer mis comentarios antes de meterlos para no meter dos seguidos como hago siempre :-S

1 10 2007
Troutman

No te preocupes, siempre se agradecen los comentarios dobles. Como si son triples! Éso de meterse en el DutyFree se me da bien, pero ya ponerme a apuntar precios como hace mi madre en los Carreful y Eroskis, mejor no. Comer no comí en el MacDonlads, pero sí en el típico buffet en el que me clavaron los clavos de Cristo y con óxido por un trozo de pizza y una cerveza. Creo que fueron 11 €. Total, que en Japón más barato. Cuando me pasa un niño de ésos al lado,siempre grito (y dracma puede dar fe) una de estas dos cosas:

1) Herodes!!!!!!!
o
2)Use condoms!!!!

1 10 2007
Ana

Ya van dos sugerencias que hago que son cosas que hace tu madre (lo de los precios y el chinchín)… Que vale que soy mayor que tú, pero un aNo nada más!
Lo de use condoms me recuerda al anuncio aquel: http://www.youtube.com/watch?v=HUlxHhwHXP0

Y lo de Herodes… no es de coNa, pero es lo que dice mi madre!

1 10 2007
Troutman

Es que viene DIRECTAMENTE de ese anuncio. El hecho de que el tipo sea pelirrojo es un detalle adicional del que no me acordaba. Así que ya sabéis, chavalería, usad condones!

2 10 2007
Dracma

Ejem, ejem.
No me gusta tu actitud, ¿así cómo van a nacer Lorelai, “Quevin Cosner” y Tiffany-Topacio?

Una pregunta, por qué tiene tanto miedo el protagonista a que no despegue un avión en el que no va montado ¿es altruismo, o que de algún modo insospechado se le puede venir encima? ¿O es que va montado y yo no me he enterado?

2 10 2007
Ana

No me hables de “Kevins” que si te dijera yo todos los que tengo en clase… Y también a Brenda, varias Kelly y Stevens y Dylans ya ni te cuento; sólo me falta un Brandon, que nunca tuve hasta ahora… El mejor, “Brayan” (sic).

Creo que el protagonista no tiene miedo a que despegue un avión en el que no va montado, sino casicasi ganas… porque es un morboso. Y cuando va dentro del avión, sí que tiene miedo. Y como es ingeniero, se dirá que si uno de los aviones que ve tiene un accidente, la probabilidad de que el suyo la tenga será menor… No?

3 10 2007
Troutman

Ana, has clavado mis pensamientos, digo, los pensamientos del protagonista. Sí, la sensación asquerosamente morbosa de que si contemplo un accidente de aviación con mis propios ojos nunca me sucederá a mí me suele rondar la cabeza en los aeropuertos.

Dracma, cariño, sabes que si es niña la llamaremos Yeni, y si es MACHO Jesucristo, o Chiquitodelacalzada, o Prosenecki…esta claro que tengo muchas ideas si es niño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: