Deambular es un placer

22 11 2007

Esto es una excusa para ir metiendo fotos de París. Sería más barato, hablando en términos de desgaste de dedo y de neuronas, colgarlas todas en Flickr, pero no sería ni de lejos tan satisfactorio para el ego. La sensación de deber cumplido que queda una vez aprietas el botón “Publicar” de WordPress solo es equiparable a la de terminar correctamente un ejercicio de Análisis Numérico o al sacar el último tronquito del aserradero (*). Por tanto, relatemos en qué consistió mi deambular de Domingo por las calles de la capital francesa antes de crear un par de entradas, una sobre amigos y restaurantes caribeños y otra sobre trabajo y deficiencias físicas.

Como los guionistas de Estados Unidos, en Francia seguían de huelga los trabajadores de transportes públicos, tengo entendido que por que el gobierno quería atrasar su edad de jubilación, lo que convirtió las calles dentro de la ciudad en un caos y el nuevo sistema de alquiler de bicicletas (parecido al de Barcelona), en todo un éxito. De todas maneras, cuando veía pasar a alguien montado en su montura de aluminio con los cero grados de media que podía hacer aquel día, solo podía pensar en agujas lacerantes en la cara. Uno que es muy sensible y que los parisinos deben ser de cerca de Bilbao, porque no solían llevar mucha cara de sufrimiento. Mi primera idea era acercarme al Centro Pompidou, como suelo hacer en cada visita a esta ciudad, y es que pocas cosas hay tan divertidas como ver un museo de arte contemporáneo. Sin embargo, entre el frío polar, el dinero que ya me había dejado el día precedente en otros museos y, sobre todo, el no contar con mi no-rubia para compartir comentarios (o incluso una audioguía si se pusiera melosa) sobre las obras, decidí dedicarme a la lectura en cafés y la búsqueda de un restaurante Tailandés.

El primer objetivo era fácil de cumplir, y prácticamente me ventilé La Despedida de Kundera entre cafés crème de los de a 3 euros la unidad. El segundo no parecía tan difícil, pero no contaba con que era Domingo y muchísimos locales estaban cerrados. Después de más de una hora paseando con los piés hechos carámbanos, tuve que rendirme a la evidencia y conformarme con uno de ésos chinos rápidos que tanto proliferan por allí. Ni siquiera tengo la coartada de haber sacado provecho a las vueltas y revueltas que di buscando con las fotos que pude sacar: El día era gris y la zona nunca ha sido para tirar cohetes. Unos niños me asaltaron pidiendo la firma para algo que no supe comprender y les dije que era no era de allí y que lo sentía, con lo que me quedé con esa sensación de estupidez que suele serme habitual cuando por París alguien me aborda por la calle hablando en francés, cosa que es más habitual de lo que puede parecer. Aunque sé que con un poco de esfuerzo podría comprenderles, siempre lo acabo esquivando, y luego me arrepiento.

Fui al aeropuerto con tiempo de sobra y estar tranquilamente sentado en la sala VIP tomando una cerveza y un Beaujolais Nouveau que, para variar, no estaba muy allá, mientras ojeaba las novedades de mis blogs favoritos habituales (sí, ésos que están a la izquierda).

Debo confesarlo, estuve en el Starbucks y me comí, para más INRI, un muffin. Pero me dieron un dedal de crème brulé de prueba.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

22 11 2007
Thanatos

Diablos ¿ Los vascos no son afrancesados como nosotros los catalanes?

Deberíamos un día debatir la naturaleza de esta moda de las bicicletas urbanas. Sin duda es más ecológico, más sano y sobre todo más barato que los medios motorizados. Pero ello no es un descubrimiento de hace cinco años, de hecho hace 15 años de paseo por Friburgo casi había más bicis que coches.

¿El uso de las bicicletas a gran escala en importantes ciudades europeas es consciencia práctica, ecológica o simplemente moda?

22 11 2007
Troutman

Más bien no; si hubiese que definirlos con algo acabada en -ado (como acabado), yo diría asilvestrado. En cualquier caso yo sí lo soy. Sobre el uso de la bici, supongo que más que ecologismo o moda, que también, es una cuestión de evitar atascos.

He metido un par de enlaces que había olvidado y he puesto Barcelona con mayúscula, por si acaso.

22 11 2007
Ana

Yo no encuentro el segundo asterisco (supongo que el asterisco de “aserradero” debería de llevarnos a otro o (*) es un emoticón que no conozco? )
En cuanto a los restaurantes tailandeses (que, no os engaNéis, son chinos los que los tienen, como la mayoría de los restaurantes japoneses…) hay que ir al barrio chino, en el distrito 13, que además los domingos no cierran ni supermercados ni nada allí.
Yo también creo que lo de las bicis es sobre todo por motivos prácticos. También es una cuestión de cultura. En Holanda o Alemania, donde son muy prácticos ellos (no hay más que ver los peinados de las mujeres mayores, nada de permanentes ni cosas de esas, a lo natural) es de lo más normal. Pero una cosa que me chocó mucho fue en Italia, cuando fui a visitar a un amigo a Ferrara (al norte) y me encontré a seNoras como las nuestras, con permanentes, faldas, y zapatos de seNora, en bici todas panchas yendo al mercado. Parecía una parodia de peli de Almodóvar. Y lleno de bicis por todas partes, como si estuviéramos en Amsterdam.
Barato, ecológico y práctico. Quién da más! Desde aquí lanzo una llamada al ayuntamiento de Beauvais y al del Berrón para que hagan carriles bici y podamos “bicicletear” con toda seguridad! Que yo no cojo la bici por miedo, con la circulación que hay y sin carril bici, cualquiera se pone! Que a mí si hay que definirme con algo acabado en “-ada” es “acojonada”…

23 11 2007
Dracma

Ñam ñam nam creme brulé.
Sigo pensando que se dice una muffin y no un muffin, porque una muffin no es sino UNA magdalena gigante.
Ana, por fin nos hemos comido las patatas purpúreas, no me las imaginaba así, imaginaba que iban a ser como un boniato por dentro pero en vez de naranja fluorescente, en violeta, pero era moteadas, como si tuvieran muchísimas pecas de color violeta, aunque casi mejor, poruqe a mi los boniatos me parece que tiene pinta de ser comida radioactiva. Estaban muy ricas ñam, ñam, ñam (nos las comimos fritas).
Por cierto, una curiosidad, me han dicho que este tipo de patatas también abunda en Bolivia.

Cualquiera que lea esta entrada y no me conozca se imaginará que los comentarios que hago sobre las obras de arte son reveladores, y tendrá razón pero sólo en parte, poruqe en realidad mis comentarios suelen ser reveladores, pero de mi incultura general.

23 11 2007
Ana

Yo estaba presente cuando tuvisteis la “muffindiscusión” por teléfono y para mí es masculino… Y no sólo para mí:
“un muffin” : 46.200 entradas en google
“una muffin”: 295

Yo francamente creo que a Dracma le da vidilla llevar la contraria… :-)

Las patatas ésas son de la variedad “Vitelotte”. Por si os interesa, lo digo…

23 11 2007
Troutman

No se comieron mucho la cabeza a la hora de poner nombre a la variedad de patata.

Ya que el asterisco no aparece, decir que se me olvidó poner la anotación a pie de páginas. En ella se leía:

(*) ¿Realmente queréis saberlo?

23 11 2007
Dracma

¡Que va, ese es Mikel¡
Yo lo digo convencida, porque me parece incoherente cambiar el género porque sí. Es como decir “unas jeans” o “una lap top” o “unas shorts” o “una sandwich”, o un “t-shirt”, o “unos flip-flops” para mi no tiene sentido que se use un género distinto al propio del castellano, teniendo en cuenta en que en inglés las cosas, son neutras, como los bebés, la lejía y Suiza.

Pienso crear una plataforma para la defensa del derecho de las muffins a ser femeninas, y es más, abogaré por que que las que se sientan mujeres tengan derecho a cambiar de sexo, eso si previo informe psicológico. Por cierto, propondré que la seguridad social sufrague gastos.

26 11 2007
Nuala

Digo sí a las biciletas y no a los carriles bici, que son un peligro para la integridad de ciclistas y peatones.

A mí también me daba miedo meterme entre el tráfico barcelonés hasta que lo probé y me di cuenta lo que ahorraba en metro y lo saludable que es bicecletear por el mundo. También noté que los carriles bici están mal hechos y la mayoría de las veces es hasta más seguro ir por el carril de manera correcta y respetando las señales. Eso sí los del Bicing de Barcelona son un peligro como ciclistas, la mayoría van más inseguros que Mikel en un biplano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: