Me gusta el humo

18 12 2007

Hasta este final de año me he permitido la licencia de fumar de tanto en cuando. Es decir, durante juergas y fiestas de guardar. Una vez termine, se acabó. Pero no es de ésto de lo que trata la entrada, sino de la continuación de lo apuntado en la anterior, ésto es, mis razones últimas para convertirme en el caballero andante de esa dama indefensa, contrahecha y con mal olor corporal (y gafas de pasta) que es el arte contemporáneo.

En mi caso, intento ir más allá, navegar en las profundidades de mis motores, sobrepasando los límites del gusto estético e intelectual, para localizar mi fe en la venta de humo que es el arte en nuestra época. Entendiendo arte, por otro lado, y acotando drásticamente el término, como aquello que es susceptible de ser expuesto en un museo de arte contemporáneo. De un tiempo a esta parte he descubierto que disfruto muchísimo más una visita al Pompidou que al museo D’Orsay, que en los años de mi adolescencia física podría asegurar que era mi preferido. De hecho, en estos momentos el impresionismo llega a resultarme en cierto modo aburrido, quizás por la sobreexposición. Sin embargo las creaciones de mitad del siglo pasado en adelante siempre captan mi atención, básicamente porque uno ha de llegar más allá del simple gusto, de la pura impresión instantánea, de los intestinos. Uno debe pensar sobre la obra, conocer las intenciones (o las no intenciones), las referencias, las relaciones, y determinar si cada obra y cada autor son uno estafa (o a uno se lo parecen, que casi es lo mismo) o bien pura maestría del intelecto. En cualquiera de los casos, tanto si se ríen de uno a la cara (o lo intentan), como si se toman tan en serio a ellos mismos que resulta patético (o lo intentan), como si resultan sublimes, no puedes quedarte indiferente. Siempre hay algo oculto. La cuerda floja del humo. Pero aún así, por mucho que ésto sirva para apuntalar mis convicciones, sé que existe otra razón última para que no quiera dar un paso atrás en la defensa del arte contemporáneo: me siento capaz de vender humo.
Nunca expondré en la bienal de Venecia, ni mis cuadros se podrán comprar en una galería de arte. Ni siquiera llegaré a pintar uno en mi vida, pero no será porque mis habilidades para plasmar la realidad sean mejores o peores. Basta con que tenga una pseudo-realidad intelectual que presentar al mundo de una manera que no es ni tan siquiera necesario que sea original. Basta con a la que la gente ya se le haya olvidado que ya ha sido presentada anteriormente para poder triunfar.

Las posibilidades de que ésto ocurra son ínfimas, pero necesito que ese mundo exista. El mundo en el que puedes codearte con la crème de la crème en un ático de Nueva York siendo una estafa. Es necesario que sigamos sufragando a una manada de visionarios, posers, filósofos, magos, hedonistas, descerebrados, esquizofrénicos, sociópatas y vagos para que sigan diciendo una y otra vez lo mismo. Revolviendo el fango, porque cualquiera puede hacerlo y por eso mismo yo también podría hacerlo, podría llegar a ser famoso sin recurrir a un Gran Hermano y envuelto en un halo de sofisticación e intelectualidad. Solo con que me tocase la lotería.

Y aunque ahora alguien pueda apuntar el sacrificio, la perseverancia y la maestría que son necesarios para llegar a ello, yo me niego a creerlo en todos los casos. Es más, si ese alguien perteneciera al mundillo, sería un idiota al intentar convencerme, porque si lo lograra perdería un infatigable y fiel defensor, y no creo que queden muchos.

Anuncios

Acciones

Information

9 responses

19 12 2007
Marinero en Marte

mejor, no dejes de fumar….

19 12 2007
Troutman

Un enlace a un artículo bastante a colación del tema y de la mujer que lloraba con Rothko:

http://librodenotas.com/elmundogirasobreunejepodrido/12732/yo-visite-el-museo-guggenheim-y-sobrevivi

20 12 2007
Blackstar

También quiero que sigan existiendo los vendedores de humo, qué aburrido sería todo si no!

Un párrafo que me ha hecho reflexionar:

“El arte tiene un papel específico que desempeñar en el espectáculo. En cuanto deja de responder a necesidad real alguna, la producción sólo puede ser justificada en términos puramente estéticos. La obra de arte -el producto completamente gratuito cuya coherencia es puramente formal- proporciona en la actualidad la ideología de la pura contemplación más potente posible. Como tal es la mercancía por excelencia. Una vida carente de todo sentido aparte de la contemplación de su propia suspensión en el vacío halla su expresión en el gadget: un producto permanentemente anticuado cuyo único interés y utilidad residen en su abstracta ingenuidad técnico- artística y en el estatus que confiere a aquellos que consumen su última reedición. A medida que pierda cualquier otra razón de ser, la producción en su conjunto se volverá cada vez más ‘artística’. […]

Buenísimo el enlace a “yo visité el Museo del Guggenheim…”

20 12 2007
Troutman

Estoy un poco tonto: de dónde sale ese párrafo?

Vamos, detractores del humo, adalides de la verdad, salvadores de la estética y la ética, dónde coño estáis!!!

20 12 2007
Blackstar

Es que me he explicado mal, el párrafo es un fragmento de un libro, por lo visto, capital para esto del valor del arte moderno:
La revolución del arte moderno y el moderno arte de la revolución, editado por Editorial Pepitas de Calabaza (aunque no suene serio el nombre, he tenido en la mano muchos libritos suyos en la librería La Central en Barcelona y son serios) Recoge un grupo de análisis, aportaciones etc de la llamada Sección inglesa de la Internacional situacionista, sección de la que debo documentarme pq hasta hace poco no la conocía, y uno de cuyos máximos exponentes creo que fue Guy Debord.

Sería un libro “H” para Repronto?

20 12 2007
Ana, la patán entraNable

“Y ya para finalizar, va y aparece el patán entrañable. Ese desgraciado al que uno no sabe si partirle una ceja o darle un abrazo. Es ese personaje pacífico al que el mundo le parece razonablemente bien y por el que siente un razonable interés. Es el tío que va de sala en sala con las manos en los bolsillos y la mirada perdida de un lado a otro. Le parece bonito esto de los cuadros. No entiende un carajo, pero no será él el que diga que no es una cosa curiosa para echar la tarde mientras viene el autocar a recogerles.”

Eso es lo que no me gusta de los gafa-pasta-amantes-del-arte-moderno-porque-la-chusma-no-lo-entiende. El tío me parece un pedante, entiendo que se critique a los que se ponen a hablar por el móvil o gritar en un museo porque no procede, lo mismo que no procede en una biblioteca, pero esto del “patán entraNable” me toca las narices. El escritor va de dios, no lo soporto! Casi prefiero a un Joshua, que al menos no juzga ni se cree superior… Si no le molesta, que le deje tranquilo!

Y no estoy de acuerdo: lo que describe del Guggenheim es lo mismo que pasa en el Louvre o en el Prado; cuánta gente viene a París un puente y hace lo de siempre: torre Eiffel, Louvre, Orsay, ahora el del Quai Branly, claro (eso para los que están enterados de que existe y todo y así no hacen como la chusma que va al Louvre…) o al Pompidou, que también es más fashion… Si total, son todos iguales, chusma o chusma fashion… Yo creo que dejé de visitar museos más por la chusma fashion que por la chusma en sí…

20 12 2007
Troutman

Ana, no te me soliviantes. Si te lees algún artículo más del tipo éste verás que su estilo es ése, ir de soplapollas con aires de superioridad. De enfant terrible. De Reverte ciego de Diazepam. No sé hasta qué punto el hombre es así o es su personaje, pero cualqueira de los dos se merece una somanta hostias. La cuestión es que logra su objetivo, te revuelve las entrañas y te pone de mala leche. Y genera debate. Por éso he colocado el enlace.

20 12 2007
Ana, la patán entraNable

Ya sabía yo que te iba la marcha, por eso me puse del lado oscuro :-)

Y también porque echo de menos los comentarios de la otra mitad de Pimpinela, aquí falta un poco de pimienta!

21 12 2007
Nuala

¡Ay, si te lee Roger…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: