Las Benévolas: Ese ladrillo (y V)

15 01 2008

GIGA

Ya para finalizar la historia acompaña a Max Aue, Thomas y su chofer intentando retornar a Berlín atravesando las líneas enemigas en medio del caos y el salvajismo. Aquí todo está desbocado y los niveles de escatología y depravación rozan el paroxismo, incluyendo un batallón de niños desahuciados y completamente majaras. Pese a lo excesivo de todo el asunto, este viaje de regreso resulta altamente estimulante, un Apocalipse Now en la Segunda Guerra Mundial, hipervitaminado, corto.

Sin embargo, una vez todos llegan a un Berlín semiderruído y caótico, la trama se le va completamente de las manos al autor. Los niveles de falta de verosimilitud del asunto llegan a rozar lo esperpéntico de manera no intencionada (o si lo es, desde luego no lo parece), y los destinos de todos los personajes se resuelven de un plumazo y en algún caso sin venir a cuento. Aue se queda de pie en el zoo diciendo que Las Benévolas le han alcanzado, rodeado de muerte y destrucción, y el lector se pregunta si esas Euménides son un apretón de sus flojos esfínteres (creo que pocos personajes principales de una novela han sufrido de tanto problema intestinal como éste – ¿Tendrá problemas de estreñimiento Jonathan Littell? ¿Lo habrá solucionado al ver los anuncios de Coronado ahora que vive en España?) porque no hay bicho viviente que lo comprenda.

Y luego están el glosario y la tabla de graduaciones, que sirven para volver a mirarlos y reírse de su utilidad.

En definitiva, nos encontramos ante un señor libro, absolutamente excesivo en todos los sentidos, parido como un niño sin huesos tras siete días sin acudir al baño, desagradable y amorfo. Algunos gustan de observar y analizar sus excrementos tras habérselos quitado de encima. Lo que a servidor le llama la atención es que tanta y tanta gente lo haya degustado. No es un libro fácil de leer, y lo único que lo entronca con la toda la caterva de Best-Sellers actuales es su tamaño. Soy capaz de aventurar que establecerá un récord en el ratio de libros comprados y no acabados en este país. Adorno de estanterías.

Y con todo esto, es un libro que es necesario leer. Pese a todos sus defectos, a su absoluta irregularidad, merece la pena darle una oportunidad y navegar entre la podredumbre y la burocracia. Una vez superadas las primeras trescientas páginas se puede llegar a leer con fruición, atados por nuestra mala conciencia y nuestra avidez de morbo. El tiempo dirá si se convierte en un clásico de nuestro tiempo, pero tiene muchas papeletas, la menor de las cuales no es el éxito de ventas. Yo me permito el lujo de haber sido de los que le han arreado unos buenos palos por si acaso, aunque nadie se acordará de mí entonces.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

15 01 2008
Dracma

“Pentalogía las Benévolas: Ese ladrillo”: esos ladrillos.

Lo digo por tocarte un poco las narices, sana costumbre que no deseo perder.

15 01 2008
Ana

Sigo diciendo que echo de menos las perlas que te lanzaba Dracma, así que lo intentaré yo, con el permiso de “la maestra”:

“Algunos gustan de observar y analizar sus excrementos tras habérselos quitado de encima. ” Y no es lo que estás haciendo tú con este excremento de libro? Un ladrillo lleno de escatologías, incesto, palabras en alemán y letra pequeNa, escrito por un pedante? Yo creo que para ti esto fue como subir el Everest, estás orgulloso de ti mismo por haberlo leído, y para los que no te crean, aquí están estas cuatro entradas. O a lo mejor es como cuando te compras unos zapatos que te hacen daNo al pie, que cuando te los quitas te sientes tan bien que casi estás contento de habértelos puesto, por lo bien que te sientes después… Un poco como el síndrome de Estocolmo…

Y me da por pensar que así se sentía el tal Littell después de haberse documentado durante 5 aNos; luego lo “escupió” todo en ese libro y se quedó tan a gusto.

Será un clásico, probablemente, como aquel de la Gioconda (madre, no recuerdo cómo se llamaba, increíble…) que tampoco leí.

Lo de que merece la pena ser leído, es una idea discutible, porque creo que de TODOS los libros se puede sacar algo. Otra cosa es que guste o no, que te apetezca leerlo o no. Yo hace tiempo que intento leer “La elegancia del erizo”, que tuvo éxito aquí (http://www.casadellibro.com/fichas/fichabiblio/0,,2900001203629,00.html?codigo=2900001203629) pero no acabo de pasar las dos primeras páginas, aunque sé que én otro momento me gustará; tiene pinta de gustarme. Hay otros que pasan los meses y sigo sin poder leer más de dos páginas, pero con éste será diferente, o eso me parece.
Y este fin de semana me compré “Juntos, nada más” http://www.ciao.es/Juntos_nada_mas_Anna_Gavalda__494267 , de Anna Gavalda, que me encanta todo lo que leí de ella, y ya lo estoy acabando, llego tarde a todas partes por culpa de este libro!

“Les Bienveillantes” lo doy por leído, gracias Troutman :-)

15 01 2008
Troutman

No has leído el comentario ácido de Dracma porque mi blog, que es muy listo, lo había catalogado como SPAM. Con muy buen criterio, pero como sé que si la desautorizo dormiré en el sofá, ahí está.

Sí, me siento orgulloso de haberlo leído, pero hay cosas mil veces peores y mil veces más farragosas en el mundo de la literatura que siguen esperándome. Insisto, en este caso cuestan las 300 primeras páginas, pero luego se lee del tirón y la escritura es relativamente amena.

15 01 2008
Ana

Pues tiene narices, que cuesten las 300 primeras páginas… Con 300 páginas muchos harían 3 libros interesantes!!!!!!!!!!!!!

Dracma, eres inimitable!

18 01 2008
duluth_boy

Troutman. Buen trabajo. A conciencia.
Discrepo, eso si, en varios puntos. Aúnque, es posible que simplemente veamos el libro de otro modo. No quiero dármelas de pedante ni de listillo. Sobre el tema del nazismo y la II guerra mundial me he documentado bastante (tampoco soy muy erudito) y creo que el libro no es farragoso en ningún momento. En verosimilitud, la verdad, es que le doy muy , muy buena nota. Quizás (en eso tienes razón), el tema de rangos y cuerpos militares y policiales, si sea para muy iniciados (el glosario es bastante superficial), pero el resto del libro, se puede leer sin ningún conocimiento previo de batallas o campañas. Littel, a mi entender, es bastante minucioso en su descrpción de lo que es la guerra en cada momento del libro.
En resumen. Obra densa (muy densa) e intensa. Gran trabajo con los personajes, ofreciendo un catálogo muy completo de personalidades del nazismo, desde los militares, hasta los políticos fanáticos, pasando por tipos como Aue, que hacen su trabajo, porque es su trabajo.
A nivel literario, muy bien. A nivel histórico, estupendo. Recomendable, al nivel incluso de ciertos libros de historia.
Por cierto, a mi me gusta, la estructura del libro. EL que casi no haya puntos y aparte y que el texto aparezca como un gran bloque en cada página, me parece muy acorde a la sensación que (creo) pretende transmitir el libro. Sequedad, aspereza, asepsia e incomodidad.

Dejando a un lado acuerdos o discrepancias, enhorabuena por la crítica. Muy trabajada y razonada.

18 01 2008
Troutman

Muchas gracias. Respecto a lo de si se hace farragoso o no, es estéril discutir porque es una cuestión bastante subjetiva. Desde luego, y desde mi desconocimiento de las profundidades del tema, parece absolutamente fidedigno en la descripción histórica. Saludos.

27 01 2008
Ferran Mir

Es un libro imprescindible. Las referencias a un buen número de autores (literatos y filósofos) clásicos de la literatura europea lo hacen algo denso. Pero quien ha dicho que la (buena) literatura ha de ser fácil?

2 04 2008
Pablo

Me parece que Littel mostro con crudeza las dos caras de Nazismo que aún hoy seducen,
Por un lado están el órden, la cultura, la obediencia, la obsecuencia, la eficiencia, la presencia, la fuerza, la raza, la pureza y el idealismo. Por otro, la crueldad, la corrupción, la inescrupulosidad, la morbosidad, la promiscuidad, la ambición y un par más típicas de la raza humana que los llevaron finalmente al Untergang. No es literatura popular, a mi me ha gustado mucho. Me resulto interesante dada la rigurosidad histórica, poder ver a través de Internet, las caras y biografías de los personajes e imágenes reales de los distintos escenarios por los que transita Max.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: