Señores (y señoras) en disturbios callejeros: the mob rules

29 01 2008

Me levanto con dos tomates. Me ducho y los tomates siguen ahí. Necesito dormir y no sé cuándo. Llego al aeropuerto en la mitad del tiempo habitual. Por la calle hay cuatro coches y algún que otro hombre seco y enjuto como los regalices de palo con cuatro harapos andando hacia no se sabe dónde o transportando cachivaches. En el control de seguridad hoy no me dejan pasar la botella de agua.

Llegamos a Ranchi, allí nos recoge nuestro conductor, un indio muy bajito, regordete (el bigote se da por descontado), con una chaquetilla a cuadros un mantón rojo enrollado alrededor de las orejas. Llueve y hace fresco. Subimos a un todoterreno cuyos asientos están cubiertos por toallas rojas. Me siento atrás, en el medio. No tengo reposacabezas. Aparentemente nos esperan dos horas de trayecto hasta Patratu, lugar donde se van a instalar la acería: Un pueblo en medio de la nada donde JSPL ha comprado un laminador en estado lamentable y un montón de terreno aprovechando la riqueza minera de la zona. Antes de partir dejamos las maletas en el hotel, cuyo cartel asegura que tiene cuatro estrellas aunque todo huele a anís, las cortinas están a punto de descolgarse por el peso de la mugre y las colchas tienen pinta de haber vivido más que Bukowski. Salimos hacia nuestro destino, cruzando la ciudad, llena de casuchas de hormigón a medio derruir en las que están instaladas tiendas de alimentación, de móviles, de tele por cable, de viajes organizados. La carretera tiene color tierra. Hay basura y bloques de piedra de antiguos muros apilados por doquier. El día tristón hace que todo parezca mucho más decadente aún. Pese a los baches y la falta de apoyo, mi falta de sueño me vence y me quedo traspuesto con el cuello a noventa grados.

De repente paramos en la cuneta, junto a unas casas, y me despierto. Asis, que está en el asiento delantero habla con el chófer, que parece preocupado. En la carretera se ha formado un tapón de autobuses y gente que deambula. Pregunto que qué ocurre y el francés me responde que parece que hay un “riot” en esa parte de la carretera. No entiendo qué quiere decir. Salimos del vehículo y el conductor, sin quitarse si mantón rojo de la cabeza, conversa con un hombre que sonríe y masca un palo. En la carretera cada vez empieza a juntarse más gente, que mira hacia un punto indefinido más adelante. Me da la impresión de que un hombre está cruzando troncos en medo de la vía. El chófer pone cara seria y nos indica que subamos al todoterreno. A base claxon conseguimos salir del tapón que se está formando y de alguna manera cogemos lo que creo que es el camino a Patratu, aunque no estoy seguro. El conductor habla con Asis en hindi y le hace un gesto como de gatillo y disparos. En ese momento empiezo a pensar en los reporteros de guerra. Pregunto una vez más qué ocurre, aunque el francés parece perfectamente tranquilo. Asis me dice que parece ser que han asesinado a cuatro personas y se ha montado un tumulto. No da ola impresión que quiera contarme nada más. En la charla que mantienen él y el hombre de la toalla roja distingo la palabra “muslim”.

Continuamos el trayecto, cada vez por carreteras en peores condiciones hasta que llegamos a un puerto lleno de curvas de herradura, socavones y piedras sueltas en la calzada Nos cruzamos con 3 automóviles en todo el camino, cuatro casas (más bien chabolas) mal contadas y algún que otro hombre transportando fardos en su bici. Yo no sé ni dónde meterme. Todo el mundo está en silencio aunque el francés parece absolutamente ajeno a todo: se ha puesto el iPod y puedo escuchar que está oyendo algún tipo de conferencia o show en podcast. De vez en cuando se descojona de la risa. Debería aliviarme, pero no consigo quitarme el nerviosismo de encima. Finalmente veo que llegamos a Patratu. Pasamos una verja con un par de militares y me siento más seguro. Recorremos un par de kilómetros por lo que debe de ser el futuro emplazamiento de la planta. Es una extensión de campos enorme con colinas y un lago. Frente a éste hay unos edificios y nos paramos delante.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

29 01 2008
Nuala

Esta entrada es fabulosa y escalofriante. Quiero más como esta. Y la primera foto, a pesar de ser tan pequeña, me encanta, es de las mejores que te he visto.

Dale, que se puede.

29 01 2008
Ana

Sí que mola, sí. La entrada y las fotos.

No es por darte ánimos, pero todavía te queda el viaje de vuelta, no?

Y es el corrector de word que te cambia la palabra “chófer” por “coger”?

29 01 2008
Troutman

Sí, me lo cambiba el corrector de Word. De hecho el último párrafo era un desbarajuste de errores y ya lo he corregido.

29 01 2008
Troutman

Joder, cambiaba, cambiaba

29 01 2008
Dracma

¡Que va, Ana! Aunqe narra en presente, y se hace el interesante (por eso no te responde a la pregunta), ya ha hecho el viaje de vuelta, incluso el del avión que también tuvo su aquel. Está en casita, sano y salvo durmiendo como un ceporrillo a todas horas, aprovechando la excusa del jetlag.

29 01 2008
claudia

“Antes de partir dejamos las maletas en el hotel, cuyo cartel asegura que tiene cuatro estrellas aunque todo huele a anís, las cortinas están a punto de descolgarse por el peso de la mugre y las colchas tienen pinta de haber vivido más que Bukowski. Salimos hacia nuestro destino, cruzando la ciudad, llena de casuchas de hormigón a medio derruir en las que están instaladas tiendas de alimentación, de móviles, de tele por cable, de viajes organizados. La carretera tiene color tierra”.

Siento copiarte esta parrafada pero es que me ha parecido genial. Dice más que las fotografías. Luego, ha aumentado, hasta altas cotas, la tensión de la crónica pero ya no voy a hacer más copy paste. Me pierden las crónicas de viajes, y más si están vistas con unos ojos tan agudos. Pareces periodista (en el buen sentido. En el sentido Kapuckinski).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: