Señores en montoneras

7 02 2008

Seguimos viaje hacia nuestro hotel de Ranchi. la ciudad es tremendamente extensa. Casuchas medio derruidas crean un manto más o menos homogéneo del que sobresalen algunos edificios de nueva construcción, de un contraste brutal. Los perros, los portadores de fardos, los niños con cartera y las vacas reciben el mismo tratamiento por parte del coger, claxon desde una distancia prudencial y cambio de rumbo en el último instante para pasar a unos milímetros. En el hotel, al que aún no se le ha caído ninguna de sus tres cuatro estrellas, las cortinas siguen teniendo mayor espesor de mugre que de cortina. Me echo una cabezada y navego un rato. No tengo ganas de cenar, pero cuando Asis me llama no puedo negarme a probar nuevamente la comida local. El pescado no merece la pena y el arroz estilo Hyderabad tiene, como suele ser sorprendentemente habitual en algunos platos, trozos enteros de clavo que termino apartando para no inundar el plato de sabor a Barón Dandy. Mañana toca levantarse a las 6 de la mañana de nuevo. Lo cierto es que empiezo a estar un tanto saturado de madrugones y sólo me anima pensar en la siestaza que me voy a pegar al llegar a casa, agarrado al brazo de Mireia mientras lee (o juega al Paper Mario).

Despierto. Mi planning de hoy es el siguiente:
8:00 salida del vuelo Ranchi-Bombay con escala en Patna
12:05 llegada a Mumbay (Bombay)
13:00 llegada al hotel
14:00 comer
15:00 pequeña siesta
16:00 coger un taxi en el hotel que me lleve al centro para dar una vuelta sacar unas fotos
20:00 volver al hotel. Escribir y sestear
23.30 ir al aeropuerto y picar algo en la sala VIP
02:40 Salida hacia París
07:35 Llegada a Charles de Gaulle
09:45 Salida hacia Bilbao
13.35 Aterrizaje en Loiu
15:50 Siesta. Brazo de Mireia.

El vuelo sale con dos horas de retraso. El avión es un CRJ 200 infame, bastante destartalado. Huele a meados y entra un frio helador por las piernas en el asiento en el que estoy sentado que solamente me lleva a la mente palabras como descompresión o oxigen masks, en lugar de prestar atención al libro que tengo entre las manos. Al aterrizar en Patna me cambio de sitio.
Después, simplemente sigo cumpliendo mi organigrama, reduciendo el tiempo de visita al centro de Bombay y evitando la siesta. Los pocos occidentales que se dejan ver en el centro son ancianos anglosajones o perroflautas globales. A la entrada del aeropuerto se ha formado un circo de coches y pitidos. El atasco es completo, así que me bajo y voy andando hasta la entrada de la terminal. Junto a las paredes hay multitud de indigentes adormecidos que ni siquiera piden limosna. En cuanto llego a la puerta y veo la cola me pongo en modo refunfuñador. Me considero una persona paciente, pero no sé por qué en los aeropuertos saco mi vena más típicamente quejita cañí y me cago en lo más barrido por cualquier nimiedad. La cola para el scanner de equipaje es indescriptible, india. La sala VIP está abarrotada, pero al menos puedo beber un poquito de vino francés y escribir una entrada antes de que se me acabe la batería del portátil. El francés que tengo sentado frente a mí mientras escribo me recuerda a un David Cronemberg cuerdo. Ya en vuelo duermo y me trago The Nanny Diaries, que es mucho más infumable de lo que incluso podría parecer en principio.

Al llegar a Charles de Gaulle me espera un transbordo largísimo entre las terminales 2E y 2D. Justo cuando estoy llegando a la entrada de esta última veo que hay aglomeración de gente al fondo, así que en lugar de avanzar sobre la cinta mecánica lo hago por un lateral a ver qué pasa. Unos militares cortan el paso. Estupendo, a algún despistado se le ha olvidado una maleta y se la van a volar por los aires. Han colocado una cinta roja cortando el paso con tan pocas luces que está justo donde termina la cinta mecánica, que sigue funcionando. Esto provoca que la gente que se ha montado en ella un centenar de metros más atrás, desde donde no se ve qué ocurre, se encuentre con un tapón al final de la cinta, con la consiguiente montonera. Los del ejército, con sus ametralladoras en ristre, pasan. La gente se queja o se descojona. Unas chavalas se dedican a sacar fotos con el móvil cada vez que un grupo de desgraciado termina atrapado al final del carrusel. En un momento dado, llegan a la vez diez personas y dos carritos con maletas y dos niñas montadas encima. El fin del mundo. La gente salta intentando no caer en el barullo pero no puede evitar formar una pelota humana. Yo, que continúo en modo gruñón, me cago en todo lo cagable (en español en el original) y me pregunto si nadie piensa parar la puta cinta. Se deshace el tapón y al cabo de un rato el mecanismo se para y la gente aplaude. Más minutos y se oye una deflagración no muy fuerte. Los calzoncillos del despistado en vuelo libre, imagino. Unos minutos después abren la terminal y llego a mi puerta de embarque. Hora de regresar a casa.

Anuncios

Acciones

Information

14 responses

7 02 2008
Dracma

Lo que no te imaginas es que cuando empiezas a dormitar me escabullo de tu abrazo de “Pisoni”, libero mi brazo y puedo pasar de página los libros, agitar el mando de la wii, alcanzar mi lata de coca cola…es una sensación similar a la que se siente después de recuperarse de una gripe demoledora.

Te voy a tener que comprar una de esas almohadas japonesas que tienen forma anatómica y que se ponen en la cama en vertical para tener la sensación de que se abraza a otro ser humano. O si no una muñeca hinchable, (¡pero ojo, una que sea más fea que yo!). ¡Algo para que mientras duermes me dejes vivir, y jugar a la wii. Digo leer…leer.

7 02 2008
Troutman

Lee cariño, lee, las instrucciones de la Wii. O de la Thermomix.

7 02 2008
Dracma

No si ya, ya sé que dormir es mucho más productivo.

7 02 2008
Dracma

Además, al menos a mi se me nota que leo, a ti, en cambio, por más que insistas en demostrar que te has leído “las Benévolas” lo único que se te nota que “hechas cabezadas”.

7 02 2008
Troutman

Ya está corregido. Pero bueno, a hacer raíces cuadradas te gano. Rebota rebota y en tu culo explota!

7 02 2008
Nuala

¡Cuánto amor!

7 02 2008
Dracma

Es que nuestros padres de pequeños nos aplicaron el método Estivill…

7 02 2008
Ana

Sehr gut, Dracma!

Un poco de solidaridad femenina: Troutman, seguro que en las instrucciones de la thermomix (ya te vale!) dicen que tiene un cable “larguísimo”, a lo mejor te sirve para saber que no es “largísimo” (el transbordo). Dracma juega a la wii porque eso ya se lo sabe, así que tiene tiempo para todo lo demás. Y lo de las raíces cuadradas, nadie se reirá de nosotras porque no sepamos la raíz de cuadrada de lo que sea (yo sólo me sé la de 121 y de ahí p’abajo), al menos en este “foro literario” :-)

Me hace mucha gracía lo de la aventura en el Charles de Gaulle, buena anécdota y muy bien contado.

“entra un frio helador por las piernas en el asiento en el que estoy sentado que solamente me lleva a la mente palabras como descompresión o oxigen masks”: Lo dicho, imaginativo.

8 02 2008
Gabriel de Biurrun

Hola otra vez.
Me dijeron una vez que saber contar historias no es lo mismo que saber escribir historias. De momento se te dan bien las dos cosas (peloteo repelente).
Como siempre, llego tarde a casi todo, así que me he puesto al día con entradas antiguas y he leído tu relato de Polonia y el campo de concentración, la crítica de la apología…
El mío era:
No sé si os pasa, pero yo nunca logro evitar que los restos de ceniza manchen la madera del mueble del comedor.
Y no me digáis que no la veis porque no sois vosotros los que limpiáis. Yo tampoco limpio. Limpia la criada. La misma que limpia vuestros muebles. Sé que no es ella la que deja la ceniza allí, porque es de confianza y porque vigilo.
Pero cada día hay ceniza.
Las ventanas siempre están cerradas, como las vuestras. El olor se hace insoportable cuando las abro.
A veces la ceniza baila como movida por corrientes de aire. Parece agruparse y formar círculos de gente que danza. Luego forman filas y entran al horno.
Ya estoy harto de Auschwitz.

8 02 2008
Troutman

Curioso. Seguro que hay por hay más microescritores que usaron la ceniza del comienzo en el mismo sentido. Sería interesante leerlos.

Gracias por el peloteo. Después de haber sido vapuleado en los comentarios de esta entrada por algunas mujeres pérfidas y desalmadas era necesario que escribiese alguien con sentido común.

8 02 2008
Troutman

Por si acaso añado, que nunca se sabe, GUIÑO GUIÑO

8 02 2008
Ana

Por que hablas de Dracma en plural?

GuiNo, guiNo!

10 02 2008
kar

igual es mayestático… o revelación de una personalidad poliédrica

10 02 2008
gregorio

hola,te invito a mi modesto blog de directorio y votaciones http://www.tedoymivoto.com
acércate y participa con el tuyo dejándolo en el libro de visitas,te conocerán un poco mas
soy un particular en esta aventura,no una empresa,asi que voy de blog en blog escogiendo los mejores,pero si esto te parece spam,te pido perdón y disculpas
cuando me visites ,puedes ver algo de publi,eso valora mi trabajo y relaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: