No es país para viejos: El retorno de los reyes

11 02 2008

Se han escrito, y se seguirán escribiendo, muchas líneas sobre la última película de los Coen, casi todas elogiosas, haciendo referencia a un supuesto retorno a sus orígenes tras sus dos últimos filmes sosos y fallidos. Lo cierto es que hubiese preferido llegar virgen al estreno, pero soy incapaz de no leer la información si está disponible, y un aluvión de alabanzas suele conducir a una apreciación peor de las películas. Las expectativas. De todos modos no sé si es el caso, porque “No es país para viejos” necesita una revisión a toda costa, en especial para intentar esclarecer las razones que les han llevado a filmar semejante final. Últimamente acabo encontrado rematadamente más interesante las obras que no comprendo del todo que las que simplemente me gustan.

La cinta dura dos horas, y durante los primeros noventa minutos se nos cuenta la historia de una persecución, la de Chigurh (el personaje de Bardem, con su horripilante y tenebroso corte de pelo) en busca de Llewellyn Moss (el vaquero interpretado por Josh Brolin) y el maletín con pilas de dinero que se ha encontrado en los restos de una masacre de transacción de droga. Esta primera parte está rodada de una manera pausada, milimétrica, con un montaje absolutamente modélico y un buen puñado de escenas electrizantes. Personalmente, me quedo con el tempo de la secuencia de Moss huyendo del perro. Después, los Coen se descuelgan con unos minutos finales extraños que pillan a absolutamente todo el mundo a contrarié, que sin embargo le dejan a uno con la sensación de haber presenciado algo único. En cierta manera, el mismo hormigueo que se me quedó con la conclusión de “El hombre que nunca estuvo allí”. La misma necesidad de revisionado, que sin embargo nunca completé. De todos modos, y pese a ello, creo que la cinta tiene dos carencias importantes, dos cuestiones que pesan en su contra a la hora de hacerla redonda.

1) La música

No hay. Entiendo que ésto es una cuestión muy personal. Tiendo a no sentir, a quedarme completamente frío cuando una película carece de banda sonora. En el caso que nos ocupa comprendo que su ausencia es una cuestión muy meditada y perfectamente acorde con el tono que requiere la película, pero bajo mi punto de vista, sólo en la primera parte. El laconismo le sienta bien, pero los minutos finales se acaban convirtiendo en una pesada losa que parece no moverse a ningún lado. Tener a Carter Burwell muerto de asco en los créditos finales me parece de juzgado de guardia, y me hubiese encantado un poquito de turbulencia sonora en, pongamos, el travelling sobre las marcas de las botas del primer policía muerto. Insisto, es muy probable que sea cosa mía.

2) El anticlímax

Mi mayor pega no se refiera al final, que provoca que la audiencia de la sala acaba saliendo del cine con cara de absoluto WTF al estilo de lo que ha ocurrido otras veces con, por ejemplo, “La pianista”. Ni las partes que quedan sin contar, como el destino del personaje de Chigurh. De hecho hay una serie de elipsis magistrales en esa parte del relato (Bardem mirándose las suelas de las botas al salir de la casa, Bardem preguntando “¿Puedes verme?). Sin embargo lo Coen se arriesgan a entrar en los pantanosos mundos de el coitus interruptus cinematográfico: El anticlímax. Y hay que estar absolutamente seguro de las razones que le llevan a uno a esta postura para poder dormir tranquilo. El resultado final es que personalmente me ha acabado pareciendo una decisión más cercana a la equivocación de ser fiel al texto de, por ejemplo “El señor de los anillos: El retorno del Rey” que el desvarío de “Inteligencia artificial”. No he leído el libro de Cormac McCarthy en el que está basada la cinta (por lo que dicen, de una manera extremadamente fiel), pero me decanto por pensar que la fidelidad puede haber jugado una mala pasada la obra en este caso. Cualquier cosa se puede justificar, y un sopapo al género más que ninguna, pero yo necesitaba más amargor.

Lo dicho, pendiente de una segunda oportunidad, se trata de una película magnífica, altamente recomendable, pero extrañamente coja.

P.S. I: Nunca está de más recomendar la última novela del señor McCarthy: La Carretera. Cualquier cosa que diga sobra.
P.S. II: Una pequeña recolección de críticas: Precríticas, La Butaca y Las horas perdidas. El enlace a la página oficial de la película. Una disección del final, ojo con los espoilers.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

12 02 2008
Montaigne

Al hilo del título del post (aprovecha el sarcasmo como quieras), se acaba de confirmar que vienen Judas y Kiss a Bilbao. Prepara las pinturas de guerra y unas cuantas claras de huevo para afinar la voz.
De paso: no he visto la peli, aunque en contra de la mayoría de las opiniones al respecto, me gustó bastante “Crueldad intolerable”, una especie de “screwball” (con perdón) entretenida. No soy objetivo con los Coen. Tampoco con McCarthy, por cierto; leería suyo hasta un libro de cocina hawaiana.Veremos.

12 02 2008
Troutman

Hombre, crueldad intolerable no es mala película en absoluto, pero es indigna para los Coen. De hecho está bastante bien hasta el speech final de Clooney, empalagoso y alargado, que lo jode todo. Yo aún estoy empezando con McCarthy, pero La Carretera me dejó muy tocado. Ahora tocará Meridiano de Sangre.

12 02 2008
claudia

Este finde voy a verla. Los Coen son inmensos. Fargo me encantó. Y Oh Brother y el Gran Lewoski. Estreno “casa”, pero no me gusta. Acepto opiniones sobre diseño, cabecera, mejoras, luz halógena, calefacción central? Gracias.

13 02 2008
Gabriel

Me alegra coincidir en gustos con la gente que entiende.
El Gran Lebowski y Barton Fink. No soy de analizar, pero me las quedo para siempre. Y Fargo.
Cuando tenga tiempo un día de éstos me compraré el DVD, porque para entonces ya habrá edición especial remasterizada y con entrevistas.
Bienvenida a tu propia casa nueva, Claudia. Igual te encuentras con que la vieja es como la de Sabina de hace unos años: llena de gente aunque tú no estés.
Un saludo.

13 02 2008
Troutman

Yo soy de Muerte Entre las Flores, probablemente mi película favorita de todos los tiempos. Uno de los guiones más complejos, mejor hilados y con más recovecos de la historia del cine junto con esa puesta en escena perfecta, elaborada, elegante…vale, ya paro.

Claudia, ahora me paso y te doy mi opinión.

13 02 2008
claudia

Si, Troutman y Gabriel, da gusto con gente que entiende y tiene un gusto refinado. (Para los entendidos, claro)

Gracias por visitar mi nueva casita. Tienes razón, sigo con Blogspot porque desconozco que otras constructoras hay. (La tuya, seguro). El caso es que no podía hacer cambios en el anterior y el diseño era de parvulario, la verdad.

Este está más coqueto. Me agrada veros por ahí de vez en cuando. Un besote.

17 02 2008
claudia 2008

GRANDE GRANDE ESTA PELICULA. Qué buena! Qué malo malísimo Bardem pelo Tazón, grande la fotografía. Escenas memorables: Sheriff entrando en la escena del crimen, sombra de Chiburg acechando; Inicio de la peli: Brolin cazando; persecución en el río grande; pi pi pi pi Bardem se acerca a la puerta del motel; Cruce de la frontera a lo gore.

No hay música, sin embargo si se percibe un hilo musical durante toda la peli.
Oí de todo al salir del cine, varias personas se fueron a la mitad de la proyección. Unos dijeron que el final era una mierda. Otros que Bardem no cambia de registro (olé, eso es lo bueno)…Yo me quedo con mi héroe (anto heroe) y con el mensaje final. Dinero envenenado, mata. Ahora, Pozos de Ambición.
Saluditos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: