Escribir (y podría haber miles de post con el mismo título)

25 03 2008

Esta semana no hubo forma humana de escribir siquiera los microrrelatos preceptivos. Ni tan siquiera he podido ver la frase correspondiente. En cualquier caso ha siddo por causas mayores y mejores. Venecia sigue siendo una maravilla en cuanto te alejas un poco de las sendas de los elefantes que conectan San Marcos con Rialto.

Supongo que a muchos se os pasaría esta reflexión sobre el escritor y la razones por las que es mucho más gratificante escribir relatos que novelas. Es un artículo de César Mallorquí, cuyo blog contiene otras muy interesantes reflexiones sobre el proceso creador en el que servidor es un novato, pero puede ver lo común del asunto. Lo vi a través de Libro de Notas, por cierto.

Muchas veces me planteo escribir sobre ese mencionado proceso y sus vicisitudes. Las trampas, los trucos y los sinsabores. Pero resulta que la cantidad de protagonistas escritores que hay en las novelas y relatos varios de esta vida es inmensa. Me gustaría que se publicase algún tipo de (imposible) estudio sobre los diferentes gremios que aparecen en las novelas publicadas y los correspondientes porcentajes. Estoy convencido de que los escritores superarían incluso a los policías. La abrumadora mayoría que preveo se vería acrecentada si incluyésemos a los protagonistas con un empleo de corte diferente pero con vocación escritora. La gracia de todo este asunto que incluye la imposibilidad de soslayar lo autobiográfico en lo que se escribe (y ni falta que hace evitarlo, estaría bueno) es que uno se pregunta si los lectores no acabaran hasta los mismísimos de ver historias sobre creadores de novelas, si no preferirían leer sobre gente a la que le gusta sentarse en un sofá con un libro en las manos. Tontería suprema, al fin y al cabo: ambos mundos están interrelacionados. Sin embargo sí que creo que es cierto que las novelas que tratan sobre los entresijos de la creación y todo lo que lo rodea, incluyendo juegos de metalenguaje o zarandajas por el estilo,. Son mucho más apreciadas por la crítica por la pura cuestión de que los que escriben sobre libros son a su vez escritores. Y que yo me fío de sus opiniones porque el tema me interesa.

Es decir, llevado al extremo, como suele ser santo de mi devoción: Supongamos que tenemos un relato sobre el bloqueo del escritor y lo que se le pasa por la cabeza. Alguien lo lee y le parece un rollo pretencioso e insoportable. Como no quiere que más gente pierda el tiempo con ese engendro decide escribir una reseña sobre el mismo por primera vez. Se bloquea y comprende lo que subyace en las miserias que plantea el relato. Publica una reseña elogiosa. Otros lectores no escritores se dejan aconsejar y se tragan el relato, que les resulta indigesto y se cagan en algún pariente del crítico novel, pero no lo comentan en público ya que el resto de revistas especializadas están en consonancia con su opinión.

Yo no entendería ese relato. Todavía hoy soy capaz de escribir de cualquier soplapollez como ha quedado demostrado. Cualquier día me hartaré de las paradojas, las circularidades y las pescadillas que se muerden la cola y puede que en ese momento me ocurra. O quizás no me canse nunca, como creo que nunca me ocurrirá con viajar o conocer gente. De todas maneras, nuca se puede decir qué le seguirá interesando a uno en el futuro. En un momento dado algo segrega algo en tu cerebro y empiezas a pensar de otra manera. La gente tiene hijos y vota a la derecha y es feliz, así que más vale no descartar nada. Excepto la música latina, por el amor de Dios.

Anuncios

Acciones

Information

17 responses

25 03 2008
Troutman

Y el ganador de esta semana, al igual que la puñetera frasecita de comienzo, son infames. Puede que sea mi anti-costumbrismo, pero prefiero mil veces cualqueira de los otros dos finalistas.

Siento que se acerca el final del concurso y aquí sigo, apretando los dientes. Soy un competidor nato, y no poder haber entrado en liza me toca las narices.

26 03 2008
Ana

Me encanta el de Carlos Sánchez y el tercero también está muy bien. Y tampoco me gusta el ganador, es el peor de los tres. El que ganó lo del alacrán me gustó mucho, pero los otros dos no me convencieron; a mí me gustaron mucho más los vuestros (Troutman y Gabriel), incluso el del alacrán-“paparachi”.

Puede ser porque escribís mejor que ellos, tenéis más imaginación o porque estoy acostumbrada a vuestro estilo, de tanto leeros por aquí … El próximo escribidlo con pseudónimo a ver qué pasa; a lo mejor si ganáis decimos “otra vez el ganador no vale para nada” :-)

“La gente vota a la derecha y es feliz”? Juasjuasjuas, espero comentarios a esto!

27 03 2008
Blackstar

Estos días estoy leyendo Martin Eden. Me gusta porque el tipo intenta escribir con todas sus fuerzas, pero las revistas y editoriales rechazan una y otra vez sus escritos, a pesar de que él sabe que tienen una luz propia que los hace distintos. El por qué los rechazan, para él, está precisamente en esa originalidad. Digamos que los editores, en aquellos tiempos, querían finales felices.

Te recomiendo un libro, que une tres de tus pasiones, que también hago mías: vivir, escribir, y viajar. El infinito viajar reúne cerca de cuarenta crónicas de viaje publicadas en el Corriere della Sera, e incluye un prefacio donde Magris contrapone dos formas de entender el viaje en nuestra cultura: la concepción clásica del viaje circular, que implica el retorno final, y la moderna, en la que el desplazamiento es rectilíneo y cuya meta no es otra que la muerte. Muerte que se intenta diferir mediante «vivir, viajar y escribir», tres facetas de una experiencia que está en el origen de una nueva forma de la literatura donde se diluyen las fronteras entre relato, ensayo y libro de viajes. Los textos abarcan un amplio espectro geográfico, empezando en España hasta China, Irán o Vietnam, y en ellos se conjura la indiferencia con una curiosidad que es afán de conocimiento. (sacado de la web de anagrama)

27 03 2008
Troutman

Muchas gracias por la recomendación. Tomo nota. Hay por ahí un concurso de relatos viajeros en el que querría participar, pero no sé si tendré tiempo. Hace tiempo que no concurso (lo cierto es que es por culpa del cambio de trabajo y la dificultad de gorronear papel y sobres impunemente al principio) y no quiero perder la costumbre.

Martin Eden es un libro muy grande. Tiene momentos un poco apolillados, pero una fuerza tremenda. El final es uno de mis preferidos de todos los tiempos.

27 03 2008
Nuala

No puedo figurarme cómo es posible que los jurados del concurso siempre escogen el relato que menos me gusta de los tres finalistas. Así, siguiendo mi criterio, no tengo ninguna oportunidad. Seguiré escribiendo pero por placer.

27 03 2008
Troutman

Es curioso porque 9 de cada 10 dentistas consultados está de acuerdo en lo del ganador equivocado. Abría que hacer un estudio sobre ello.

27 03 2008
Ana

Dracma, ya tardas en corregir! Abrá que esperar a que lo leas…

27 03 2008
Dracma

Es que no he habierto el blog hasta ahora.

27 03 2008
Troutman

Sé que es extraño ese habría, pero es el condicional de haber, no tiene nada de apertura. Que suene raro (porque es una frase incompleta que cada uno interpreta como quiere) es otra cosa. Incluso admitiría que simplemente está mal, a secas.

27 03 2008
Troutman

Y finalmente he cambiado el título aunque cambie ligeramente lo que quiero decir. Que asco ser de ciencias, por otro lado.

27 03 2008
Dracma

Mikel, el habría que habías escrito mal no era el del título, sino el de tu comentario posterior:

“Es curioso porque 9 de cada 10 dentistas consultados está de acuerdo en lo del ganador equivocado. Abría que hacer un estudio sobre ello.”

¡Por Dios, con el daño que hace a la Bista espero que te pongas rojo!

P.D. Tirón de orejotas.

27 03 2008
Troutman

Mentira!…tengo orejas pequeñas

27 03 2008
Troutman

y ahora mismo rojas, por supuesto. Me estoy tirando con saña. El resto de la oficina me está mirando con cara extrañada (o lo que últimamente se viene conociendo como WTF).

27 03 2008
Claudia 2008

Escribe más sobre Venecia, leches!

27 03 2008
Troutman

Qué impaciencia, qué vehemancia. La próxima o dos próximas entradas tratarán el asunto, pero me temo que sea más una relación de “Motivos por los cuales no hacer viajes orgainzados” que una descripción de Venecia. Pero en cualqueir caso fotos a cascoporro, porque estos cuatro días he estado cantándole a Dracma todo el santo día esta canción:
http://es.youtube.com/watch?v=EpCcelpvkps

27 03 2008
Troutman

vehemencia, que hoy no doy una

27 03 2008
Dracma

Viajes en autobus con un grupo vergonzante querrás decir, porque la organización ni la sentimos (y esa era la idea, vamos, perdernos del grupo cuanto antes). Siento ser elitista, pero ¡Menuda tropa! De todos modos ya lo contará Mikel, que no quiero destripar su entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: