Adivina Firenze

9 04 2008

Nos quedaba Florencia, que al lado de Venecia se marchitó de manera lamentable. La extraordinaria luz de los atardeceres despejados se tornó en lluviosas y grises nubes, aportando un dramatismo necesario a los monumentos grandiosos y mil veces visitados de la ciudad; quitándoles, aunque solo sea ligeramente, la pátina de parque temático que los las masas persiguiendo guías con banderitas-paraguas multicolores en mano le aportan en época vacacional. El problema es que también le añade una gran incomodidad.

Juro no volver a repetir nunca algo como: “La extraordinaria luz de los atardeceres despejados se tornó en lluviosas y grises nubes”.

Lo cierto es que Florencia es cuna del renacimiento y que a Stendahl le subió la bilirrubina en la Santa Cruz, pero personalmente no me mata. Puedo disfrutar el arte renacentista en dosis limitadas, pero siempre que no requiera realizar esfuerzos tales como horas de cola a la intemperie (y en invierno) y aglomeraciones. Yo, desgraciadamente, no soy capaz de ponerme a llorar viendo cuadros de Tiziano; podría llegar a emocionarme de manera aislada, en una exposición un poco menos masiva, con los condicionantes adecuados: En plan parque temático del arte renacentista acabo saturándome y generando una distancia emocional que en términos menos pedantes se llama aburrimiento (mortal). Con lo cual, si obviamos los museos de esta ciudad, nos queda un centro histórico extraordinario pero dentro de un entorno urbanístico normal. Pero vamos, que seguro que la culpa fue de la lluvia.

De lo que acabé disfrutando como un enano fue de las cenas. Es probable que al no ser un buen conocedor de las especialidades toscanas viera mi juicio alterado por la novedad, pero estuvimos realmente a gusto en los dos restaurantes que pisamos. Sí, me dolían los pies y casi estábamos haciendo tiempo ambas tardes a la espera de que abriesen las cocinas a las siete de la tarde, y había hambre, pero ambos locales, en la vía Guelfa, nos parecieron estupendos. Especialmente Il tozzo…di pane. Un local de ésos que se dicen acogedores, con mesas pequeñas, cálido, con camareros atentos y Jazz sonando durante toda la velada (lo que es también, parece, especialidad de la casa). Por si a alguien le interesa, creo recordar que pedimos:

Ensalada Tozzo di pane (Insalata, pomodori secchi, pecorino, sedano, finocchio e mozzarella)
Peperoncini ripieni, salame piccante e pecorino (y joder, sí que picaba)
Gli spaghetti allo scoglio (de esto no estoy seguro, era el plato de Dracma)
La tagliata di manzo con rucola e grana (un plato de alubias, con rúcula y carne que me resultó delicioso – es decir, estaba cojonudo)
Y de postre una tarta de chocolate casera que remató la jugada.

En un momento dado, no me acuerdo muy bien cuándo, le comenté a Dracma (1) que lo que más me fastidiaba de tener que dejar unas ciudades como ésas era saber que me quedaban tantos platos por probar y tantos vinos por beber. Nos llevamos en las atiborradas maletas unos salamis, botellas de vino y pasta, pero no es lo mismo.

————————————————————————

1) Siendo justos, no se lo comenté directamente, sino que usé al sistema adivina. Solo lo utilizo con aquellos que mejor me conocen. Un sistema que saca de quicio a cualquiera con el que lo ponga en práctica y que consiste en hacer una pregunta sobre uno mismo y cuando el interlocutor te pregunta por la respuesta tu le pides que adivine y esperas hasta que acierte.

Ejemplo práctico:
Insufrible Maik: ¿Sabes qué es lo que más me jode de irme de aquí?
Paciente Dracma: No sé
Insufrible Maik: Adivina
Etc
Hasta que adivina.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

10 04 2008
Nuala

Apunto el restaurante para cuando, en breve, visitemos Florencia (alojamiento gratuito en casa de mi amiga). He oído maravillas del filete fiorentino y no voy a perdérmelo.

11 04 2008
Troutman

Pues la segunda noche creo que probamos el filete fiorentino (había ganas de carnaza). Era básicamente chuleta a la brasa (con sal normal y un poco de pimienta). Delicioso, aunque no sé hasta qué punto representativo.

13 04 2008
Nuala

Bueno, de pasta ya nos hartaremos, supongo. Nuestra enviada especial, encargada de hacer la avanzadilla e irnos indicando qué cosas debemos probar nos ha traído orzo que se cocina en sopas y como pasta o arroz y que no es otra cosa que cebada.

16 04 2008
Ana

Pues a mí Florencia me gusta mucho, y la galería de la Academia merece la pena aunque sólo sea por verle el culo al David de Miguel Angel… Pero bueno, yo los museos siempre los dejo para una segunda visita, los mejores museos son los bares :-) Y yo también comí muy bien en Florencia, en cualquier bar se come bien, qué rico estaba todo… Tiene que tener su encanto bajo la lluvia; yo sólo la vi con sol, lo que se agradece porque es una cosa que aquí no se ve mucho…

Dracma tiene el cielo ganao, entre el juego del Adivina y el habernos dejao pasar a su casa no estando tú … Confirmo que el salchichón italiano que trajísteis está muy rico :-)

17 04 2008
Dracma

No he probado el oxigeno todavía, de hecho ya se me había olvidado, pero en cuanto lo haga te informaré del resultado.

Casi os retuve en contra de vuestra voluntad, je, je,je, la proxima vez, a ver si os podemos dar de cenar en condiciones. Aunque no sé, quizá me arrepienta de mis palabras, que como comáis tanto como bebéis nos dejaréis sin despensa, ¡¡¡¡¡¡¡¡una cerveza para tres¡¡¡¡¡¡¡¡ ¡Hay que ser borracho!

22 04 2008
Elisabetta

Yo tambien echare un ojo al restaurante que recomiendas, que aun no conozco demasiados aqui…

saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: