Mirar. Berger. Lowry. Fasanell. Chiquito de la Calzada.

5 05 2008

La mirada. La expresión de los ojos. En millones de novelas o textos de cualquier tipo se describen las emociones a través de los ojos. Todo el conglomerado de expresiones faciales se agrupan en torno a los ojos y los hacen pilar de cualquier signo de emoción del ser humano. Alegría, extrañeza, melancolía y sombras o brillos a cada cual más poderoso. Y sin embrago yo nunca he sido capaz de ponerle forma, de visualizar, dichas emociones oculares. Si trato de imaginarme únicamente la mirada del protagonista que según el texto está expresando cierta emoción, no consigo obtener un par de ojos que digan algo. Si los aíslo, no me comunican nada. El problema es que, probablemente, aíslo demasiado y me quedo sólo con el iris. En cualquier caso, es un tema tremendamente recurrente y sobre el que nunca dejará de escribirse. En la dirección de los ojos está la mirada, acto y filtro fundamental en el ser humano y, pese a que me gustaría acabar considerándome escritor, eje fundamental de las reflexiones que me gusta compartir.

En ese sentido, mi padre me recomendó hace poco un libro de John Berger titulado Mirar. Lo estoy intercalando con la mastodóntica tarea de leer La Broma Infinita. En palabras del que escribiera su pedante contraportada:

“La mirada incisiva de John Berger inaugura nuevos modos de ver donde la mirada hacia el arte y hacia la vida se confunden combinando un exhaustivo análisis que tiende a ser ‘objetivo’, entre materialista y purovisualista. El ojo de la cámara y el ojo del artista nos hablan del significado oculto de la mirada…”.

Aún no he terminado este libro, compuesto de diversos artículos del autor, cada uno de ellos, por regla general, a propósito de la obra de determinado artista, pero creo que ya he podido hacerme una composición de lugar sobre la visión de Berger y sus teorías. El sesgo eminentemente político de las mismas me resulta desagradable y no me ayuda a comprender el por qué de que su libro Modos de ver sea considerado imprescindible en lo que se refiere a la crítica de arte. Allí donde yo esperaba encontrar, por su opaca contraportada, una reflexión sobre los significados de la fotografía, me acabo enfrentado a una visión reflexiva, y panfletaria (aunque interesante) sobre pintura. Me cuesta imaginar la razón por la que este libro le gustó a mi padre; intuyo que se debe a que incluye un artículo sobre Bacon, al cual compara con Disney, que además es de lo más potable de todo el compendio.

De todos modos, en mi supina incultura, me ha permitido conocer varios artistas extraños y primitivos, cuyo éxito, utilizando lo puramente figurativo en pleno siglo veinte, es de lo más llamativo. El pintor dominguero, sencillo como el palo de una escoba, L.S. Lowry, y el gasolinero amante de la Nueva York de los indigentes Ralph Fasanella.

El primero es un extraño caso de personalidad extremadamente sencilla, sedentaria, apegada a sus padres, solitaria y un tanto grisácea, pero entrañable, con su MacLean perpetuo incluso en verano. Aficionado del Manchester Ciy y amante de su ciudad y sus chimeneas. Esa clase de éxito que gira en torno a una especie de genialidad pura y la fascinación autocomplaciente de la sociedad moderna por los localismos. Un Chiquito de la calzada del arte, dibujando monigotes.

Fasanella es otro de esos artistas que alcanzan la cumbre fuera de las corrientes pictóricas dominantes otro de los ejemplos paradigmáticos de pintores primitivos. Hijo de inmigrantes, lucho en la Brigada Abraham Lincoln y alcanzó la fama tardíamente (la cual decayó a la par que sus reivindicaciones políticas). Imagino que habrá miles de estudios sobre la causa de su auge y caída. Yo me inclino a pensar que a la gente le gustan los colorines.

NOTA A PIE DE PÁGINA: Este ligera reflexión sobre tres artistas se fundamenta en un conocimiento menos que superficial de los mismos. Cualquier comentario o aclaración sobre los mismos, será bienvenida.

NOTA A PIE DE PÁGINA DOS: Las mencionadas reflexiones no son exiguas únicamente por desconocimiento, sino por mi innata dificultad para desarrollar un solo tema (como debería ser el de la estética de la recepción en el arte – aunque es muy probable que acabara llegando a la conclusión de que se basa únicamente en Los críticos dicen…) sin irme por las ramas o estudiarlo detenidamente, amparándome en mi falta de tiempo.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

6 05 2008
Blackstar

Mira que Berger es siempre cuidado y mimado por los críticos y no he leído nada de él.

Hablando desde el total desconocimiento de los dos pintores que citas, me quedo con Lowry y sus paisajes de fábricas. De Fasanella me tira para atrás no la sobredosis de color, sino como lo utiliza.

¿Mejora la broma infinita conforma avanza la historia? Es que las dos veces que la he empezado me he quedado en la página 20.
Yo estoy con otro libro mastodóntico de casi 800 páginas, que por cierto creo que te gustaría, “Ambigüedad”, de Elliot Perlman. Historia contada desde la perspectiva de varios personajes.

Tu señor padre me encanta, entre lo del ascensor y la vista a ARCO y ahora este libro, se merece un rango especial. Espero que se deje caer por la EXPO.

7 05 2008
Troutman

Si mejora? Pero si empieza de puta madre! La broma infinita es siempre igual y hay que tomárselo, en muchos pasajes, casi como un reto. Te diría que me apunto el título que me sugieres, pero tengo tantos libros en cola que creo que desisto.

El fenómeno del pintor primitivo que estos dos representan me resulta fascinante (aparte de que Lowry me guste por el evidente halo tebeístico que tiene y lo británico que es el cabrón), especialmente el contraste entre su perseverancia y la condescendencia de los que los valoran.

7 05 2008
Dracma

Cuando hablas de lo de la condescendnecia de los que valoran a LS Lowry te estás refiriendo a lo de llamarlo Chiquito de la calzada del arte?

Luego aportaré algo sobre los ojos y las miradas, de momento solo quiero introducir un comentario de calidad:

¿A que se debe la aparición de imagenes caleidóscopicas que adornan nuestros comentarios?¿Y por qué tengo yo que ser lila?

8 05 2008
Troutman

Efectivamente, me incluyo entre los condescendientes. Y en lo de las imágenes caleidoscópicas yo no tengo arte ni parte, de hecho no hubiese escogido esos tonos porque no combinan con el color de mis ojos.

8 05 2008
Ana

Dracma, sigues superándote con tus comentarios :-)

Troutman veces me da la impresión de que ves la lectura como “voy a joderme, voy a leer este libro”… Tomarse un libro como un reto? Retos te da la vida, yo leo para divertirme! Aunque es verdad que tú te diviertes con retos…

El libro éste que comentas sólo con ver la contraportada ya me dan ganas de no abrirlo. Creo que tengo problemas con la pedantería, y la mayoría de libros tochos pseudointelectuales pecan de pedantes… Pero bueno yo creo que es que soy de pueblo, porque me parece pedante hasta Paul Auster… Al menos Chiquito es de todo menos eso!

8 05 2008
Ana

Anda, y estos colorines tan guapos que salen al lado de nuestro nombre en los comentarios?

8 05 2008
Nuala

Me he logado sólo para no ser verde, que nadie se queje del lila, que al menos es más favorecedor…

Sobre pintores primitivos tengo una aportación que curiosamente (telepatía) estaba preparando para un post en mi blog y no quiero joderlo ahora, perdón. Próximamente en su blog amigo (en cuanto tenga tiempo para redactarlo).

Sobre leer libros como método de sadomasoquismo no sé nada. Aunque llevo la lacra de haber leído dos o tres libros de Zafón, de modo que mantengan mi anonimato en paz. Normalmente si algo no me gusta me cuesta y lo dejo. Cero capacidad de sacrificio, con la de cosas interesantes que hay por leer.

8 05 2008
Troutman

No es por sufrimiento, simplemente se trata de que hay placeres que requieren esfuerzo, a veces bastante por parte de gente con poca fuerza de voluntad como yo. Hay que diferenciar entre lecturas que tras una serie de páginas te parecen una mierda, otras que pueden ser irregulares e incluso los cláscicos, que aunque parezcan filfa siempre resulta interesante tener para poder contar con una base de opinión. Con ciertos límites.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: