Fotocopia

16 05 2008

Navegando por la red, que viene a ser el equivalente a ayer haciendo zapping (doble cursiva) de hace cinco años, me encontré con este artículo de Eduardo Galeano, uno de esos escritores comprometidos socialmente que me generan muchas reticencias previas. El por qué me leí el texto completo se debe a dos causas típicas:

1) Y la más importante. Se cruzó en mi repaso por las entradas sin leer del Google Reader (que últimamente nunca bajan de 200) en el peciso instante en que me entraron ganas de ir al baño en el trabajo.
2) Me encanta despotricar contra este tipo de mensajes tan terriblemente manidos y darles unas cuantas vueltas, incluyendo el plantearme la razón de que me generen un rechazo a priori.

En cierto modo debo decir que me decepcionó en su inmensa mayoría. Siempre había considerado a Galeano (aunque bien es cierto que únicamente de oídas) un escritor brillante. Por otra parte, deducir a partir de un miserable artículo que es un fraude resulta excesivo incluso para mí, pero la concatenación de lugares comunes y argumentos que cualquier antiglobalización con un graduado escolar podría recitar utilizando exactamente las mismas palabras me ha sorprendido para mal. Lo que se espera de un personaje del calibre de Galeano es una elaboración de las ideas más trabajada, más sutil: Ni siquiera dar una visión ligeramente diferente a lo habitual, o matizada.

Valoro muchísimo que cuando alguien escribe sobre un tema tan manoseado como puede ser éste (es decir, la vileza del consumismo exacerbado de occidente y el daño que está provocando en el mundo) lo haga al menos con una cierta lejanía de esa homogeneidad rampante que tanto señala con el dedo. Si la sensación al leer un artículo es la misma que al abrir la cesta de la ropa sucia hay algo que no funciona por más que las ideas que se intentan transmitir puedan ser provechosas, bienintencionadas e incluso ese adjetivo absolutamente inasible en lo que se refiere a las opiniones como es verdaderas. En cualquier caso, diseccionando el mencionado texto (el Imperio del consumo, un epígrafe equivalente a otras veleidades como “El imperio del monopolio” o “El imperialismo yanqui”) me acabo encontrando con un desglose de ideas que necesito listar (porque mayoritariamente me enervan):

1) El consumismo es una cultura vacía (en oposición al no consumismo, que supongo incluye una cierta idea de lograr la felicidad a través de otros medios)
2) El sistema, ese malvado ente, encabezado por las corporaciones USA, fomenta dicho consumismo para alimentarse.
3) La uniformidad (en todos los ámbitos) resulta más rentable que la diversidad
4) Por medio de la uniformidad y la publicidad se ha extendido el mencionado consumismo hasta a los más pobres.
5) La sociedad se urbaniza sin sentido

Y el corolario es (y cito):

Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos?

De los puntos arriba expuestos, el cuatro es preocupante y admito su certeza, pero nunca la manera en la que se llega a esa conclusión. El pensamiento por el cuál el mundo esta gobernado por un número reducido de PERSONAS que lo manejan de modo artero en su propio beneficio en contraposición a un pueblo lelo pero bienintencionado e inocente siempre me cabrea. Si trocáramos las posiciones de ambos grupos el resultado sería el mismo. La inevitabilidad de la situación actual reside a mi modo de ver en el ser humano y en su insatisfacción eterna. Es posible que intente desarrollar esta idea en una entrada subsiguiente si alguien no se ha quedado dormido. Aportaciones eruditas también son bienvenidas. E insultos.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

19 05 2008
Dracma

“Pilipoias”

19 05 2008
Troutman

Te veo inspirada. Será que es lunes

19 05 2008
Dracma

Pensaba que ibas a decir algo así como que no esperabas de mi aportación más erudita que esa.

19 05 2008
Ana

#)$)@*#$$%$%

Uséase, mierda! Acababa de escribir un peazo de comentario y me dio “error en la página” al intentar meterlo…

Resumo:
– Dracma, eres una gran erudita, o sea, una erudota.
– Me encanta Galeano y “El libro de los abrazos” es uno de mis libros preferidos.
– Frivolidad que tengo gana de repetir: Siempre se habla mucho de lo que copiamos de los americanos. Y yo me pregunto, por qué no copiamos las “doggy bags” en los restaurantes? Por qué nos da verguenza pedir lo que dejamos en el plato si total el restaurante lo va a tirar (o eso espero) y nosotros podemos comerlo al día siguiente? Yo no soy anti-yanqui, hay muchas cosas de ellos que respeto y valoro (y muchas otras que critico, claro), pero parece que se exporta lo peor de cada país.
– Leí estos dos artículos (el tuyo y el de Galeano) mientras cenaba (cuando estoy sola pongo el plato delante del ordi, me hace compaNía…) y creo que necesito leerlos con más detenimiento. Me interesa mucho el tema éste del consumismo, imperialismo yanqui, etc. Así que cuando tenga más tiempo intentaré meter un comentario en condiciones.

Y entiendo a los que estéis diciendo “menos mal que le dio error en página”, porque qué peazo de comentario mi resumen, eh ?

20 05 2008
Nuala

Por más gilipolladas y lugares comunes que se citen con lenguaje de adolescente antiglobalizador yo sigo viendo cosas “verdaderas” (me salen sarpullidos, me salen sarpullidos…) en todo ello. Y cuanto más lees sobre el tema (sobre cualquier tema, de hecho) más cabreos te pillas. Las opciones son o bien no saber nada y vivir feliz en tu ignorancia o hacer lo que puedas, desde tu insignificancia, para cambiar lo que puedas. Comprar y comer productos frescos que no hayan viajado más que yo y huir lo máximo que puedo de alimentos pre- elaborados, evitar grandes corporaciones en la medida de lo posible, reciclar todo lo que puedo, disminuir mis niveles de vano consumismo insensato (aunque siempre han estado bastante bajos), gastar el mínimo de agua, electricidad o gas…

Ilusa que es una, vamos.

20 05 2008
Troutman

Por supuesto. Hay cosas verdaderas, pero es el discurso en sí el que me jode. Estoy de acuerdo, y estoy de su lado, pero necesito que se me cuente de una manera un poquito menos manida. Luego sigo.

20 05 2008
Nuala

No Logo es tu respuesta, entonces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: