Recuerdo el concurso durante una reunión de costes

8 07 2008

El jefe tiene voz engolada y habla en inglés, con su engolado acento francés que multiplica el engolamiento general de su discurso, con el manos libres en la sala de reuniones. A mí lado un suizo resopla mientras intenta dar explicaciones con su respiración agitada, ése tipo de resoplidos nasales que uno asocia con los rinocerontes un poco avejentados. Intento escribir sobre la final del concurso de microrrelatos que tuvo lugar el Viernes.

El Jueves por la noche salgo a tomar unas cervezas por Madrid con un flamante nuevo técnico para todo del Palace de Madrid y un flamante nuevo coordinador de estudiantes extranjeros de la facultad de filosofía, o algo similar. La conversación vuela por lo de siempre, conciertos, realitis, series de televisión, fútbol, el estilismo impecable de Luis del Val, los exabruptos de la escario, las toses en antena de Carles Francino, las últimas películas de Shyamalan y Sydney Lumet, las cubiertas de Vic Chesnutt, las zonas carga y descarga de yonquis en la glorieta de Embajadores, los métodos de actuación de los adictos al pegamento, la alineación del Azkena y el sabor del faisán de lo que únicamente el flamante nuevo técnico para todo del Palace de Madrid puede, evidentemente, opinar). Previamente a la conversación y las innumerables cervezas hemos pasado por el Melo’s, uno de mis puntos pendientes de Madrid, para comer una Zapatilla: Una oda a la grasa entre dos rebanadas de pan de pueblo a la plancha que cae al estómago con la consistencia de un calcetín lleno de plomo. Mireia, que me espera en el hotel ya que ha llegado a Madrid tarde en otro avión, me ve llegar a las dos y media de la mañana apestando a tabacazo y cebada en fermentación.

Por la mañana nos juntamos con el resto de finalistas que están alojados en el hotel. Mi cabeza martillea y llevo las gafas de sol puestas, pero juro y perjuro (aquí, no en aquel momento) que no lo hago por darme aires de escritor maldito ni muc ho menos. Llegamos a la casa encendida y nos sientan en primera fila para asistir al último Hoy por Hoy de la temporada, en el que participaremos a última hora, cuando se conocerá al ganador (o ganadora, como Francino no se cansa de repetir) del concurso de Microcuentos. Pepe Blanco nos deleita con su presencia durante la primera parte del programa, en una entrevista a propósito del congreso del PSOE que quiere parecer un poco agresiva pero en la que el hombre con cara de topo llega a leer una de sus respuestas de un papel y en la que, en cuanto debe improvisar minimamente, acaba declamando una serie de lugares comunes enlazados entre sí pero ni siquiera relacionados con la pregunta (como si se tratará de un jugador senegalés ante su segunda rueda de prensa). Un verdadero político. Después de un par de cosillas y el guiñol, es nuestro turno.

Sin agua y sin Gelocatil mi resaca ha ido aumentando hasta extremos insospechados, y mientras Mireia se lo pasa pipa con el programa yo intento no caerme de la silla o deshacerme en sudor. Escucho mi biografía en 100 palabras leída por mi mismo pero no entiendo nada. Parece que lo estuviera leyendo como quien recita los ingredientes de una lata de chili con carne. Al menos, me dicen luego, cuando me toca hablar lo hago decentemente. Un logro. Gana el cuento de la hipotenusa. La chaqueta amarilla de Luis del Val es hipnótica y no descarto que haya exacerbado mi resaca.

Después, comiendo en una sidrería con el resto de finalistas, acompañantes y gente de La Escuela de escritores, ya recuperado y en mi salsa (entre chuletas y vino tinto), me lo paso estupendamente charlando y escuchando, compartiendo ideas sobre el concursos y hablando de las cosas importantes de la vida: Música, libros y películas.

Son ya las 8 de la tarde, la sala de reuniones se ha ido recalentando y aún debemos repasar tres proyectos más y la gente tiene cara de agobio. Ni siquiera tengo ganas de escribir, solamente de volver al hotel.

PS: La micro biografía que tan grácilmente salió de mi boca durante la grabación (que debería haber repetido) y que posteriormente fue emitida para toda España, el mundo y el universo conocido y desconocido (quiero saludar a Marte):

Yo era un zigoto pelirrojo y con gafas, despreocupado y pedante. En un momento dado pegué el estirón, se me cayó el libro que llevaba entre las manos y me creció una horrorosa ortodoncia. Al cabo de un rato me paseaba por la escuela de Ingeniería preguntándome qué demonios hacía allí. Cuando salí en busca de trabajo, el suelo comenzó a temblar y me convertí en una versión de Woody Allen de andar por casa. Visto esto, decidí que podía aprovecharlo para buscarme una novia más guapa y lista que yo y de paso contar historias extrañas.

Anuncios

Acciones

Information

13 responses

8 07 2008
Claudia

Creo que la sidra de la sidrería estaba pasada. A mi acompañante y a mi nos sentó fatal y el malestar duró hasta ayer por la noche…

¿Cómo pongo el maldito logo de Save Creative en mi blog?

8 07 2008
Claudia

No estoy de mal humor, eh? …

8 07 2008
Ana

Mikel, era una grabación!!??? Yo pensé que eran los nervios del directo. Qué pancho eres, podías haberlo repetido, pero pa qué… :-) Y cuándo la grabaste?

Qué pena que te hayas perdido detalles del programa, hijo, es que a nuestra edad (me encanta quitarme un aNo) hay que tener cuidado con el alcohol, que las resacas no son lo mismo… Aunque viendo lo relajao que estabas luego hablando igual te sentó bien y todo. Recuerdo cuando tenía 22 aNos y tuve que pararme a vomitar en un baNo público justo antes de ir a una entrevista para que me dieran una beca y me salió de cine (la entrevista, no el vomitar… aunque también).

Qué dices, Claudia, si la sidra nunca sienta mal! Serán las patatas bravas, mujer! Al menos ésa era la excusa que daba mi hermano cuando llegaba a casa después de haberse bebido varias botellas y una tapita … ;-)

Y qué es eso de comer en una sidrería, y comer chuletas y vino tinto? Como para no estar mal, beber sidra y después vino tinto! Si se toma sidra no hay que tomar otro alcohol más!

9 07 2008
Troutman

Por partes:

Yo no probé la sidra, ya he tenido suficientes acideces estomacales provocadas por su ingesta. No hace falta que esté en mal estado para que te deje las tripas como un estropajo usado si se mezcla con Chuleta.

Para poner el logo de Save Creative dale a VER del texto que tengas registrado. Después pincha en etiquetas, y te parecerán diferentes códigos para los diversos formatos posibles. Elige el que más te guste y pega el código al final del cuento (por ejemplo).

Lo mio se llaman huevazos. Lo grabé en la SER de Bilbao, hacía calor y quería largarme. Que conste que en aquel momento no me sonó tan mal. Lo de hablar como si tuviera una cerveza en la mano lo puedo hacer con o sin resaca, es especialidad de la casa. De hecho me encanta hablar en público.

Ana, era una sidrería VASCA, deja que hagamos con nuestra asquerosa sidra lo que queramos! Kalimotxo, por ejemplo! Estos puristas asturianos…(guño guiño)

9 07 2008
quique

Como diría Luís del Val : Holaaaaaaaaaa

La próxima nos metemos un cocido madrileño con callos y vino opaco en un antro que tengo controladísimo y pendiente de visitar.
Fuerte abrazo amigo.
Quique.

9 07 2008
Claudia

Oye, que no mezclé la sidra con el vino…Aunque sí la velocidad con el tocino. Me zampé el postre destinado al ala norte de la mesa. Metía la cuchara frente a Marzo, Febrero y creo que Abril…así sutilmente…Menudo atracón.

Conseguí pegar el logo, gracias.

10 07 2008
Blackstar

Siento que no ganases, aunque veo que al menos has disfrutado como siempre de Madrid y de la experiencia del concurso.

Kory nos dijo que te encontraste con su hermana, ¡con lo grande que es Madrid!

A mi me gusta tu autobiografía, con dos cojones.

10 07 2008
Ana

Ah bueno, si era sidra vasca entonces ya entiendo por qué te sentó mal! Vascos, a vuestros chuletones; dejadnos la sidra a los que sabemos! (guiño, guiño)

13 07 2008
kar

qué grande, compañero. No sé si me hubiera gustado estar en tu lugar. A mi ego, definitivamente sí, pero … estar en el dichoso programa de radio o tener una comida de hermandad… no, no me sentiría cómodo.

Por cierto, esa noche de jueves también andaba yo por los madriles. Ale, saludetes. Y enhorabuena a pesar de no campeonar, claro.

14 07 2008
thanatos

Enhorabuena por la experiencia. Considero un logro descomunal poder haber llegado a una final donde la prueba era una biografía personal. No por lo limitado del espacio, ya que a mi me hubiera sobrado todo lo restante a tres puntos correlativos.

14 07 2008
Nuala

¡Enhorabuena!

Sí, y digo bien. Aunque no hayas ganado el concurso has ganado otras cosas, y ya es razón para alegrarse.

A mí también me gusta mucho la autobiografía.

15 07 2008
Troutman

Muchas gracias a todos. En pleno acto egocéntrico intenté escuchar la grabación del programa en la web de la SER hace unos días, pero mi parte está desaparecida! Tongo, boicot, Francino malandrino!

16 07 2008
Ana

No me seas paranoico, sí que estás.

Yo la escuché una vez entera y luego cuando quise ir directamente a la parte donde hablabas tú para enseNárselo a Bob no pude; como tu dices, era como si hubiera desaparecido, pero no, si lo escuchas todo está ahí… Pero lo de dar para adelante y para atrás no funciona bien, a veces ponía la flecha hacia el final, donde se supone que estabas tú y salía la voz de Claudia, o el otro cantando… Un poco raro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: