Tinaja (Aplausos)

24 07 2008

a) Nuevamente en Barcelona. Otra vez escribiendo en los descansos interminables de las reuniones de costes. Tener que desplazarse hasta aquí, con el madrugón correspondiente, para quince minutos de exposición puede parecer una pérdida de tiempo (y supongo que para los turcos, que también tienen que desplazarse hasta aquí, lo será sin duda), pero son los gajes del oficio, que dicen, y en mi caso resulta siempre una buena manera de romper con la rutina de trabajo e incluso tener la oportunidad de escribir una entrada sobre alguna idiotez. Pese a que hoy haya tocado examen (pasado sin dificultades, por otra parte, gracias a que lo que venía a defender era muy facilito) y a que durante otra de las exposiciones el jefazo me haya llamado la atención por hablar con otro compañero (espero al menos no haberme puesto demasiado rojo).

El sábado pasado estuvimos de boda, y aunque la comida estuvo muy bien y nos lo pasamos estupendamente, solo tengo palabras para la misa. No hubo nada fuera de lo normal, al contrario que en la anterior en la que el cura era tan campechano que solo le faltó pedir la ola al respetable, pero al final uno tiene mucho tiempo para reflexionar durante los interminables cuarenta y cinco minutos que dura la ceremonia en los que nunca soy capaz de estarme quieto (bostezo, cruzo las piernas, las descruzo, me rasco la oreja, cruzo los brazos, los descruzo, me rasco la nariz, me miro los zapatos, me estiro, me muerdo una uña, me encojo y me ajusto la corbata, así hasta el infinito). No había mucha gente, pero resultó chocante que nadie cantó a la vez que el cura, ni prácticamente respondía cuando toca (ni siquiera el famoso y nunca bien ponderado “…y con tu espíritu” que da el pistoletazo de salida y el único que recuerdo), ni fue a comulgar (tres personas). Supongo que la gente sabría cuando levantarse gracias a algún gesto del cura, un guiño o señales con banderitas. Si yo fuera él me hubiese sentido tan frustrado como un grupo de rock ante una sala vacía. Lo curioso es que todo el mundo se da la mano, incluso entre varias filas de bancos de separación, y eso me lleva a pensar que si éste es el ritual más exitoso de las misas de hoy en día la iglesia debería pensar en sustituir las oraciones por algún tipo de juego-concurso-pregunta-respuesta. En un momento dado, al final de la misa, los novios dirigieron unas palabras de agradecimiento a los asistentes y le gente se puso a aplaudir, ante lo que nos preguntamos si está permitido chocar las palmas dentro de una iglesia.

¿Se puede aplaudir dentro del templo?

b) Ya en el avión de vuelta me estoy terminando “Los detectives salvajes” de Bolaño. Justo cuando me quedan veinte páginas para finalizarlo, y probablemente gracias a estar todavía bajo los efectos de las tres cervezas que me he bebido durante la larga espera en el aeropuerto, me doy cuenta de que he estado leyendo el nombre de uno de los personajes como Cesárea Tinarejo en lugar de Cesárea Tinajero, que es realmente como está escrito. Esto ya me ha pasado unas cuentas veces antes, pero no tras seiscientas páginas, al menos que yo sepa. Y como suele ser habitual, prefiero la sonoridad de Tinarejo.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

25 07 2008
Osane

Como fui yo quien planteó la reflexión-discusión “¿se puede o no aplaudir en las Iglesias?” y como me siento un poco culpable de haber, en cierto modo, “frustrado” el natural júbilo de Mireia (la culpa, por cierto, tema fascinante), asumo mi parte de responsabilidad e investigo un poquito. Resulta que los libros litúrgicos reconocen que hay ciertos momentos durante la celebración que piden una respuesta entusiasta por parte de la asamblea (llamada “aclamación”) y que incluso un Salmo (el Salmo 46) comienza “Pueblos todos, batan palmas, aclamen a Dios con gritos de júbilo”. Parece ser que el aplauso puede utilizarse en las Iglesias “como una aclamación de júbilo y de alabanza en el momento ritual apropiado”, “como una expresión ritual de nuestro asentimiento” o “como una aclamación no verbal, corporal, dentro de la acción litúrgica”, es decir, que es lícito aplaudir cuando se utiliza el aplauso como una respuesta de alabanza, pero no en ningún otro caso. Que aplaudir cuando los novios (o mejor dicho, solo la novia) agarran el micrófono para agradecer a los invitados su presencia sea una respuesta de alabanza es, cuanto menos, discutible. Sobre todo en una boda y después de un par de copas. ¿O no?

25 07 2008
Dracma

1º “y como me siento un poco culpable de haber, en cierto modo, “frustrado” el natural júbilo de Mireia,”

Ya tenías que contar que fui yo quién empezó a aplaudir, ¿no? Además, todos me siguieron, y aplaudieron conmigo, soy una lider nata. Yo aplaudía la celebración del amor, Dios es amor, ergo es lícito aplaudir, porque aplaudía a Dios, adiós.

P.S. Tu móvil ha muerto.

25 07 2008
Osane

Touché

25 07 2008
Osane

Aunque quizá me rendí demasiado pronto… Supongo que aún podríamos discutir si es amor. No Dios, sino lo que los novios tienen, o proclaman públicamente tener (una boda es una manifestación pública de pretendido amor, sin duda).

26 07 2008
claudia

Lo mejor de las bodas, son los menús. Qué gracia lo de leer Cesarea Tijanero en vez de Tinajero. Yo tb lo estoy acabando, plas, plas,plas novelón, y me resulta absolutamente apasionante cómo Bolaño nos retrata a más de 30 personajes sin hacernos un lío. Este tío si que es Dios. Feliz verano a los dos. Y bonitas fotos, como siempre.

27 07 2008
kar

“a que durante otra de las exposiciones el jefazo me haya llamado la atención por hablar con otro compañero (espero al menos no haberme puesto demasiado rojo).”

en esos momentos uno vuelve mentalmente a ese aula de 5º de EGB, verdad? Y ese toque de atención avegüenza más que miles de broncas por asuntos más graves, ya ves.

30 07 2008
Troutman

efectivamente, en medio milisegundo me vi en la escuela pública San Martín otra vez. Y menos mal que estaba hablando de trabajo (y encima de lo que se estaba exponiendo), que si llegamos a estar comentando la etapa del tour directamente nos echa a la calle.

Claudia, puede que sea intencionado, pero has escrito

Tijanero

pero yo leía

Tinarejo

(cuando era

Tinajero)

FELIZ VERANO A TODOS!!!

25 08 2008
Ana

Qué gracia, a nadie parece chocarle que Troutman haya leído “Tinajero” por fin bien tras haber tomado varias cervezas, y estando sobrio lo leía mal… A ver si va a ser que tú eres “normal” sólo gracias al alcohol… Porque si no recuerdo mal, en la cadena Ser hablaste todo pancho porque estabas de resaca, y cuando leíste tu biografía todo atropellao no habías bebido nada, no? …

Mireia, me parto de risa imaginándote aplaudiendo en la iglesia! Así me gusta, rompiendo moldes! Yo recuerdo una boda en la que el cura nos pidió que aplaudiéramos a los novios, y eso sin que hubieran hablado ni nada, así que no te preocupes, debe de estar permitido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: