No pienso hablar sobre la piratería

29 08 2008

Soy mucho más feliz escribiendo de manera automática, divagando, sobre todo plasmando ideas para poder discutirlas y que otros aporten su punto de vista (para después yo rebatirlo, por supuesto) que preparando reseñas sobre algún libro –y ya tengo unos cuantos pendientes-, películas –casi lo dejo por imposible- o ciudades en las que he estado –aunque Shanghai merece, y tendrá, al menos un par de entradas más, una exclusiva sobre restaurantes-. Es mi naturaleza, probablemente compartida con la mayoría de la gente que nos rodea, y lo sencillo que resulta sestear en lugar de ser constante y disciplinado. Por lo tanto, esta es la manera de quitarme el peso de encima que supone no haber actualizado esta semana y sacarme de dentro un pensamiento que me lleva rondando estos días:

– Todo el mundo despotrica de sus compañeros de trabajo. En público o en privado. Yo siempre desconfío de los que lo hacen en público, incluso si el objeto de las críticas es un absoluto impresentable: sabes que en cuanto te des la vuelta te despellejará a ti.
– Todo el mundo piensa, además, que hace su trabajo estupendamente y son los demás los incompetentes.
– Es más, todo el mundo piensa que actúa con rectitud y corrección en el trabajo y los demás, especialmente los jefes, son unos hijos de su madre,

Básicamente podemos incluir lo anterior en ese maravilloso comportamiento humano que es el sesgo de correspondencia dentro de los prejuicio cognitivos. O quizás no, puede que exista otra manera de encuadrar lo anteriormente mencionado (esto es una señal de socorro). En cualquier caso, me encanta la conclusión de que en realidad todos somos unos patanes y unos hijos de puta a la vista de los demás.

Bueno, todos menos yo, evidentemente.

En otro orden de cosas, estos días ha levantado bastante revuelo un artículo de el director de Azuloscurocasinegro (película que intentaré ver en breve solo por curiosidad malsana) y su correspondiente respuesta en Blog de Cine, un tanto garruloide, debo decir. Aquí un resumen. No me he leído todos los comentarios (esa lacra de las noticias de las ediciones digitales de los periódicos) de cada una de las entradas de los blogs que han ido desmenuzando el tema. Anda que no hay expertos en esta cuestión en la red. Lo que me llama la atención es que no haya encontrado a nadie (insisto, seguro que en algún recóndito lugar de internet alguien lo ha hecho (1)) que comento lo mal que está escrito el artículo. Y lo que es peor, que tenga un amigo que se llame Oskar con K. Lo mismo es húngaro, pero incluso en ese caso debería haberse cambiado el apelativo por deferencia hacia el buen gusto del resto del mundo. Estoy seguro de que alguno de los poligoneros que el domingo por la mañana, mientras esperábamos aún borrachos en casa a que diera comienzo la final de baloncesto de las olimpiadas, se liaron a darse tollinas también se hace llamar algo con K.

Como Kike.

P.S: La gente utiliza las fotos para dar tono a sus entradas. Yo no. Yo sólo para dar color. Ya he subido todas a la cuenta de Picasa.

————————–

1) Estoy convencido ya no sólo de que cualquier idea que uno pueda pensar ya ha sido formulada antes por alguien más inteligente, sino que además ésta se puede encontrar en algún comentario de algún blog de la red.

Anuncios

Acciones

Information

10 responses

29 08 2008
Nuala

Como nos pongamos a pensar en “1” no escribimos ni una linea. Lo cual, si te pones a pensarlo también, quizá sea un beneficio para la humanidad que se libra de nuestras tonterías.

Pero habiendo tantos comentarios escritos con el kulo (sí, con ka) o blogs que se limitan a copiar entradas de otros (no traducirlas o publicar extractos o citarlas, sinó copiarlas con imágenes y todo, esto nunca lo entenderé), me siento justificada para seguir publicando chorradas o comentando obviedades.

Claro que quizá mis comentaríos también están escritos con el kulo o mis entradas del blog no son más que copias de otros… sólo que no me doy cuenta y sólo critico a los demás por culpa de mis prejuicios cognitivos.

Si nos ponemos tan relativistas mejor apaga y vámonos.

29 08 2008
Troutman

El único objetivo de darse cuenta de que uno no hace más que repetir lo que otos ya han plasmado antes o de que uno puede ser más hijoputa que su jefe es ése, ser consciente durante un rato. Luego lo obvias y seguimos diciendo polleces y pensando que el jefe es gilipollas. Si no no hay quien viva.

1 09 2008
Ana

Se considera despotricar de sus compaNeros de trabajo en público el hacer una entrada en su blog dedicada a los putos delineantes prepotentes?

1 09 2008
Troutman

Por supuesto! Todo lo que se dice en la entrada anterior no es aplicable a delineantes ni abogados. Ésos son malos por decreto.

1 09 2008
Ana

HALAAAAAAAAAA!!!!!!!

Conozco a uno que va a dormir en el sofá esta noche (y con la tele mirando pa la cama, por malo!)

1 09 2008
Dracma

Ana, eres adivina.

Los abogados no sólo no somos malos por Decreto, sino que somos la mar de monos, todo ello de conformidad con el artículo 1548 de la ley de monería y dulcería del ejercicio abogacil, y del juramento Hammurabi-bábico, que es el equivalente al juramento “hipócrita-co” de los médicos. A ver si te informas mejor, Ingeniero.

Te recomiendo que te veas “una rubia muy legal I II y III”, esa visión realista del ejercicio de la abogacía que muchos juristas veníamos reclamando desde hace años. Al fin se nos hace justicia.

1 09 2008
Ana

No puedo evitar incluir aquí este chiste, si es que hasta en vuestros ataques recíprocos no sois originales, todo está escrito:

Dos ingenieros iban en un vuelo a Seattle. Uno de ellos se sentó junto a la ventana y el otro en el asiento del medio. Al momento de despegar, un abogado se sentó en el asiento del pasillo, junto a los dos ingenieros. El abogado se quitó los zapatos y se disponía a dormir cuando el ingeniero de la ventana dijo:
Creo que voy a levantarme por una Coca.
No hay problema, yo se la traigo, dijo el abogado.
En cuanto fue por el refresco, uno de los ingenieros tomó uno de los zapatos del abogado y escupió dentro. Cuando volvió con la gaseosa, el otro ingeniero dijo:
Ya se me antojó. Yo también voy a ir por una.
Nuevamente el abogado se levantó gentilmente por otra Coca; en cuanto se fue el otro ingeniero tomó el segundo zapato del abogado y escupió dentro de él. El abogado regresó y todos se sentaron por un buen rato sin hablar en tanto los ingenieros bebían con gusto sus cocas.
Cuando el avión estaba aterrizando, el abogado se puso los zapatos y descubrió lo que había pasado. Entonces se puso muy serio y dijo:
¿Hasta cuando va a seguir esto? ¿Este celo entre nuestras profesiones? ¿Este odio? ¿Esta animosidad? ¿Este escupir en los zapatos y orinar dentro de las Coca-Colas?

1 09 2008
Dracma

Sí, pero yo lo de “enriquecer” las coca colas ajenas lo hago por deporte, no por animadversión.

1 09 2008
Ana

Va a ser verdad que eres mala… (mona y dulce, sí, pero mala!)

Yo no tengo nada que decir de interesante pero como este artículo me ampara, total, pa no ser original, puedo decir cualquier cosa, como está todo dicho… Lo que quiero es que donde pone a la derecha “comentarios recientes” los dibujitos de nuestros nombres hagan un dibujo guapo y reversible… (por favor, admirad eso antes de meter un comentario!)

23 09 2008
Thanatos

Yo escribo mi nombre con K, los motivos son además de polígoneros (chunda sic), poder firmar como K como cierto personaje procesado en el absurdo. A ver si voy a ser menos que Enrique Bunbury. Pero claro, como no usa K, no hay ningún peTirrojo puntilloso que le zurza los agujeros.

Ya no hay decencia en la blogsfera, hombre ya.

Firmado un mono (orangután) y dulce (sacarino)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: