Un día en turquía con mi tía. Parte 2 (era solo por la rima)

10 11 2008

imgp1776Volvemos a subir al todo terreno y, desafortunadamente, en lugar de regresar, enfilamos una pista que discurre por la ladera de la montaña, con un buen cortado a su izquierda. Llevo las rodillas clavadas en el asiento de delante.

Tras un buen trecho por los caminos de Dios alcanzamos el final de la cresta donde aflora el túnel de canalización del agua que vendrá de la presa y se conduce dentro de la tubería forzada que lo lleva hasta la central, unos kilómetros más lejos y mil y pico metros más abajo. Nos sacamos unas fotos. Uno de los encargados del montaje se dedica a hacer el cabra sobre los tubos y por los terraplenes. Hace veinte años dicen que era piloto de helicóptero del ejército. Nos sacamos unas fotos todos juntitos y continuamos nuestro periplo.

Me preguntan si tengo claustrofobia, ya que vamos a entrar con el todo terreno por los túneles en construcción que conectan la presa con la tubería forzada. Pongo cara de macho y les digo que no, aunque se que son conscientes de mi cara de susto. Entramos pero finalmente tenemos que renunciar ya que no hay nada de iluminación por algún problema de suministro eléctrico, y yo respiro tranquilo.

imgp1800Bajamos y bajamos, subimos y subimos, pasamos junto a un campamento de trabajadores de los túneles, cerca de una segunda presa, hecho a base de toldos y palos, donde se están preparando para comer. Parece un momento actualizado de la fiebre del oro y huele a pescado a la parrilla. Enfilamos de vuelta a casa (en el sentido del parchís) y vemos que en una de las tiendas de campaña de almacenaje de material se ha colado un rebaño de cabras que huye en cuanto nos acercamos. Dentro del coche nos reímos. En el camino de vuelta, peso al ajetreo incesante, consigo quedarme dormido y no dislocarme el cuello con los baches. Mi mayor logro de hoy.

Comemos a las tres y media de la tarde en el barracón. Junto a las mesas hay un par de ellas más pequeñas con una tostadora encima para el pan. Aparte de los inevitables pepinos, tomate, menta y otras verduras crudas, hoy tenemos algo de vainas salteadas, arroz y una especie de revuelto de setas. Como el día anterior (es decir, ayer) Yunus me hecha una buena cucharada de kuymak, su plato preferido y el de aquellos que tienen que recolectar el te por las empinadas cuestas de las montañas. Es un mejunje que no se tragarían en la peor penitenciaría con textura de vómito y grasa para atrofiar el corazón de una morsa. Sonrío y como sin respirar. Hacemos una última reunión en la vieja escuela, bebemos té y firmamos un acta. Decidimos, así mismo, que vamos a cambiar de hotel para pasar noche en Trabzon, dado que mañana es fiesta y el Jueves tenemos reunión en aquella ciudad. Llamamos a reclamación de equipajes de Turkish Airlines para conocer el estado de mi maleta, en paradero desconocido desde hace dos días, con el consiguiente desgaste (por llamarlo de alguna manera) de mi muda. Está en el aeropuerto de Trabzon y pasaremos a recogerla. Hakan se ríe, llevamos esos dos días haciendo bromas sobre la dichosa maleta y el estado de mis calzoncillos, porque los hombres somos igual de idiotas en España y en Turquía, es un hecho.

imgp1829De vuelta, ya de noche, atravesamos la ignominiosa carretera que sale del valle (que Yunus asegura tiene tan buena calidad gracias a que aquel presidente de la república nació en ese pueblo) y observamos una grúa sacar un coche que se ha caído al río en la misma zona de obras donde la grúa estaba trabajando. Finalmente llegamos al aeropuerto de Trabzon y averiguamos que mi maleta ha salido en dirección al hotel donde estábamos hospedados ayer pese a que ya les habíamos avisado que la enviaran al de hoy.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

12 11 2008
Dracma

Que pena que Romano no compartiera contigo también este viaje tan “odoroso” en lo que a ropa interior se refiere. Me pregunto si a él también le haces zumito por las mañanas…

12 11 2008
Romano

Romano siente profundamente tambien no haber estado en ese todoterreno, bordeando la meseta turca y degustando el vomitivo kuymal.
En cuanto a la ropa interior, yo le hubiese prestado el mejor de mis gayumbos, puesto que no suelo facturar la maleta en viajes relampago.
zumito por las mañanas? no, por las mañanas capuccino y cruasan. ;-)

14 11 2008
Dracma

¿A ti te trae cruasán? ¡Que descaro¡ ¡A ti te quiere más¡

15 11 2008
Ana

Es que lo de facturar la maleta en viajes relámpago, a quién se le ocurre? (eh Dracma?)

Lo de los chistes del estado de tus gayumbos, conocían aquel de Gomaespuma en el que decía uno que hacía dos semanas que no se cambiaba los calzoncillos y que cuando se los quitara iba a ser como quitarle el papel a una magdalena? Una de mis metáforas preferidas :-)

La verdad es que al leerte es como si viajáramos, mola! Ya tengo ganas de probar el kuymak ese…

16 11 2008
Dracma

¿Pero cuantas probabilidades había de que le perdieran la maleta otra vez, si se la habían perdido en el viaje anterior? Mi razonamiento era correcto, solo que los astros se conjuraron contra Mikel para que oliera mal.

18 11 2008
Romano

jajajaaj!! lo de la metafora del papel de las madalenas ha hecho que frunza el entrecejo con cara de asco!!. Que güeno!!. Me ha llegado al alma…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: