19 01 2009

imgp1900La calidad de este blog ha bajado mucho. Las temporadas de doble actualización semanal ya están lejos y ahora predominan relatos y comentarios sobre libros un poco aburridos, la verdad. Todo rehogado con las clásicas faltas ortográficas y errores de sintaxis provocados por la urgencia de apretar el botón publicar. Las visitas también han bajado y alguno de mis pobres post están muy solitos sin comentarios. Esto no es una llamada de auxilio, ni un acto buscando la conmiseración de los lectores que por aquí circulen (de hecho yo mismo muy raramente me molestaría en dejar un comentario en un blog así), es simplemente lo que hay, y tampoco me preocupa demasiado. Si quisiera más público enlazaría algo más, o me pasaría por otros blogs a hacer la pelota. Pero algo sí que me afecta, ver gráficas que caen en picado deprime al más pintado. Si hiciera caso a las búsquedas más habituales y las entradas más visitadas, debería centrarme en David Foster Wallace (aún más), la hipocondría (vade retro Satanás) y Las Benévolas (ese ladrillo que se acaba de leer mi padre y que le ha llevado hasta Vida y Destino). Si le hago caso a mi conciencia, simplemente debería esforzarme en introducir más entradas sobre gente interesante que se encuentra uno en el trabajo, experiencias estúpidas o viajes. Para esto último hace falta viajar. Aunque seguro que Facebook tiene la culpa de todo.
imgp1901Para todas los propósitos anteriores hacen falta tiempo y ganas. Espero contar con ambas. Para localizar las últimas, elusivas ellas como pocas cosas en esta vida, más aún cuando es Domingo y el sofás te abraza como una madre, existen varias opciones. Lo he constatado este fin de semana en el que, como viene siendo habitual, me había propuesto rellenar una buena cantidad de páginas de mi novela (hay que ver como suena eso en una primera lectura y lo embarazoso, por lo ingenuo, que acaba pareciendo) y finalmente solo pude sestear durante todo el Sábado por culpa de la resaca de cervezas y tabaco de la partida de póquer del viernes (porque ya no fumo, pero ¿qué es una partida de póquer sin cigarros y ojos enrojecidos?) y completar una hoja miserable al día siguiente. No es una cuestión de bloqueo ni mucho menos, solo lo es de sentarse y hacer caso omiso a las cantos de sirena de la vida moderna. Y por cantos de sirena me refiero a, por ejemplo, The Wire, la cual me estoy tragando a razón de temporada por semana mientras las páginas se quedan en blanco y mi cargo de conciencia crece. De esta manera, escribir se acaba convirtiendo, los fines de semana, en un trabajo similar al estudio en época universitaria. Afortunadamente sólo hasta el momento de ponerse a escribir, pero todo el modo de operar anterior se parece de forma alarmante. Las opciones para intentar soslayar la maldita vagancia, en mi caso, pueden incluir lo que sigue. Todas ellas hacen que me entren unas ganas irrefrenables de ponerme a escribir.

imgp1915– Salir a correr en un día lluvioso mientras escucho Bon Iver. En la segunda vuelta necesitaba algo más y utilicé Dozer, que no aumentan las ganas de crear pero sí de correr más fuerte, moler un mamut a palos o morder ladrillos.
– Darse un garbeo por Flickr. Las fotos siempre son un catalizador excelente.
– Darse un garbeo, en general, por otros blogs. La envidia también surte su efecto, aunque llegará un punto en que pueda resultar contraproducente.
– Leer algo malo con avaricia.
– Ver un capítulo (bueno) de Doctor en Alaska.
– Sentarse y escribir dos líneas. Ésta es la mejor manera.
– Tomarse unas cuantas copas de vino. Recomendable para casi todo, por cierto.

Y ahora a todo correr a pinchar en Publicar, no vaya a ser que se borre todo esto por arte de magia.

Anuncios

Acciones

Information

15 responses

19 01 2009
Nuala

Si te sirve de consuelo (porque en el fondo buscas consuelo, admítelo) me pasa algo muy parecido. Con el agravante de que yo tengo todo el tiempo del mundo para escribir. Bueno, y para poner lavadoras, doblar ropa, fregar platos… y esas cosas que tampoco hago pero debería.

Las visitas caen en picado y los comentarios son cada vez más escasos. Y en gran medida es porque ya nos hemos dejado del chupapolleo inicial (eso da muchas visitas) y porque leo a través de Google Reader, y da más pereza comentar. Nota mental: Recriminar a Blackstar que nos tenga tan abandonados.

Eh, pero si hace falta nos ponemos las pilas y te comento cada publicación. Te leo siempre, pero soy una rancia.

Venga, gritemos todos: ¡te leemos!

Y de paso si alguien me lee a mí que lo diga. Gañanes, que sois unos gañanes. Sin lectores sólo somos voces en la niebla. Nos vais a obligar a poner un dibujito de esos simpáticos en el márgen derecho que incite a comentar con algún chascarrillo como hacen muchos. O a suplicar lectores en los foros, lo que encuentro todavía más penoso.

20 01 2009
Gabriel

A parte de alguno de Mac, para aprender un poco, tengo tres blogs en mi carpeta de favoritos: Mikel, Nuala y Claudia. El de Página2 lo quité por una alergia rarísima que me salió en la parte de arriba del sentido crítico. Os encontré gracias a los relatos de la SER o a vuestros propios enlaces. Incluso pensé en crear mi propio blog cuando leí los vuestros. Pero he preferido no hacerlo. Me temo que hay que tener mucho tiempo para escribir algo y además completar un blog. Y, en general, tener mucho tiempo quiere decir tiempo además del dedicado al trabajo, a la familia, al póquer (mus, hombre, mus) y a las cervezas.
Procuro acordarme de “Mientras Escribo” de Stephen King, de sus normas de puerta cerrada y tiempo exclusivo para escribir. Y me sorprende que pudiera escribir y trabajar y criar a sus hijos, y ahora además un hijo escribe. Cuando me entra el cargo de conciencia me pongo el despertador a las cinco y media, para poder escribir tranquilo y en silencio. Y es tanta la tranquilidad y el silencio con los que sueño, que no me despierto, y suelo llegar tarde a trabajar.
Se me van pasando las fechas de los concursos, se me llena el móvil con notas para cuentos y la carpeta de empezados está bastante más gorda que la de terminados.
Creo que la solución es la rutina y los horarios fijos. Para quien pueda.

20 01 2009
Troutman

Seguro que en el fondo busco consuelo, pero la intención de la entrada no era ésa, simplemente es lo primero que me ha pasado por la cabeza. Rogar por comentarios es un poco patético, directa o indirectamente como al final he hecho yo, pero al final todos caemos. De todos modos, personalmente no tengo tanta necesidad de interacción como de, efectivamente, saber que no escribo al vacío. Entiendo que las lecturas a través de Google Reader no se contabilizan en las estadísticas de WordPress, no?

Respecto a la disciplina para escribir, evidentemente es la única manera, y esa es la razón por la que estoy apuntado a dos cursos de escritura este año. Hay que obligarse a arrancar cada vez.

Gabriel, qué te pasó con Página 2? Por cierto, yo soy más habitual del mus que del póquer, pero cada uno tiene su aquel.

20 01 2009
Gabriel

Lo de Página2 fue un ataque de frustración con el ganador de micros hace un par de convocatorias. Ganó uno mal escrito, con una curiosa votación popular, la gente empezó a protestar, lo corrigieron “on line”… un poco en plan Ana Rosa, que si el gato pisó crtl-C, me apoyé en ctrl-V…
Igual me lo tomo muy a pecho, probablemente, casi seguro, no me cabe duda.
La semana que viene empezamos campeonato de mus en el bar. Si te apuntas a venir martes y jueves sin ninguna garantía de volver… Aunque los de Bilbao, con eso de los 8 reyes…
Yo procuro sustituir la rutina imposible por los plazos improrrogables.
Te sugiero el certamen de Caja de Ávila, que pide un formato muy cómodo.
Un saludo

20 01 2009
Nuala

Gracias, Gabriel, por tu voto de confianza. Con saber que una sola persona te lee ya es ánimo suficiente.

Los últimos microcuentos que escribí ni los envié al concurso de la SER. Ya vi que nunca iban a seleccionar uno mío, lo vi clarísimo. Me cansé un poco de que cada semana ganara el que yo consideraba el peor… Eso y que de momento he sido incapaz de lo que comentas: sentarme a escribir en plan profesional, a una hora concreta, diciendo “me siento y escribo”. Lo que hacen los escritores, vamos. Probablemente por eso nunca sea una de ellos.

Lo que dices de mirar fotos como inspiración me funciona. Estoy descubriendo con la edad que soy muy visual.

Si hay que suplicar lectores en un foro, se suplica y punto, no se me van a caer los anillos. Pero no es mi estilo.

20 01 2009
Nuala

Por cierto, supongo que las visitas de Google Reader sí cuentan, ¿no? Lo único es que a mí ese formato de lectura me inclina a comentar menos. Algunos blogs quiero verlos en su formato real, y los abro para leer las actualizaciones.

20 01 2009
Gabriel

Con lo de la SER yo también tuve mi crisis de fe, pero al final, a veces, hay sorpresas. Yo pensaba que muchos eran malísimos hasta que eligieron uno mío. Nunca pienso en complots, pero hay veces que me parece una pena que se acepten fallos, taras, incongruencias… Si no ganas, pensarás que todos son malos; pero si un día ganas, seguro que pensarás que ese día igual participaban pocos, o que te lo ha clasificado un juez que había bebido… Para mí, ahora, lo mejor es darme cuenta de que disfruto muchísimo esos ratos de parto sin epidural.
Entretanto, os leo, y también disfruto.
Para inspiración con fotos, el concurso de http://www.lashistorias.com.mx/
Para inspiración con palabras obligatorias, el de abogados.es
Y ahora podríais crear uno de inspiración con música, a partir de esos videos de blues que saca Nuala.
Para no tener oyentes, os estoy dando bien el coñazo.

20 01 2009
Ana

Si es culpa tuya, por gaNán! Yo antes cuando encendía el ordenador para mirar mis mensajes aprovechaba siempre para leer el País, la Nueva EspaNa y este blog. Eso todos los días. Pero después de haber entrado varias veces y ver que no había entradas nuevas, pasé a leerlo menos a menudo. Y a mí personalmente no me gusta leer críticas de libros ni cine ni escritores; prefiero los relatos de viajes, los cuentos o microrrelatos. Será por el problema que tengo con las cosas intelectuales…

La verdad es que para leer blogs también hay que tener tiempo (y no tener facebook, que yo creo que también Dracma desde que superpokea viene menos por aquí…).

También me pasé alguna vez por el blog de Nuala y me gustaron las entradas que leí (recuerdo una sobre la guerrilla gardening, muy interesante) pero me corté para dejar comentarios… Me gusta mucho también el nombre de la buhardilla y la cita.

Si al final gente como yo que no escribimos nos cortamos en meter comentarios y vosotros queriendo más… A esto se le llama falta de comunicación :-)

20 01 2009
Nuala

Pues sí, no hay suficiente feedback, que dirían los ingleses…

Fíjate que yo pensaba que mis videos blueseros no le interesaban a nadie y que no se los veía ni el tato. Si no fuera porque ante la falta de comentarios y de demasiadas visitas he adoptado la postura “bueno, seguiré poniendo lo que me gusta a mí”, ya lo habría dejado hace tiempo…

Pues no sé si a Mike, pero a mí ya me ha llegado bastante apoyo como para seguir un año más. ¡Gracias!

21 01 2009
padawan

Al final, lo más importante es escribir sobre lo que a uno le apetece, y escribir para uno mismo, no para los demás. Aunque es cierto que siempre resulta más interesante cuando sabes que alguien te lee, y no estás predicando en el desierto. Además, lo más importante de los comentarios no es que simplemente te digan “¡hola!”, o “¡primero!”, si no que aportan matices, nuevos puntos de vista a lo que has escrito. El feedback del que habla Nuala. Pero bueno, la red es así: por cada generador de contenidos hay un comentarista y 500 leechers.

21 01 2009
Troutman

Hombre, y aquí escribo por puro el placer egocéntrico de ser leído y, en segundo lugar, por la interacción. Aunque entiendo perfectamente el concepto, el escribir para uno mismo no tiene sentido para mía. A mí me gusta contar historias a los demás, charlar, sentir que a la gente le gusta lo que les cuento. Algo tan sencillo como éso. Otros aspectos de la escritura son secundarios para mí. De todos modos, en cuanto a los comentarios, prefiero mil veces la participación relativamente escasa pero con chicha, como es el caso, y como dice padawan, que una cosa más nutrida que te dé ganas de echar gente de tu blog.

22 01 2009
Nuala

Vamos, el tipo de comentarios que suelo tener yo en el post sobre Julia Pastrana… O en el de los mandalas…

¡Alguno hasta lo he borrado por vergüenza ajena!

27 01 2009
Dracma

Je, je, Mikel, a mi no me puedes echar, aunque haga cometarios con tanta chicha como este.

30 01 2009
cyberwarrior2

te veo un poco agobiado, chaval. Bah! mariconadas las justas. Tu escribe lo que te salga de la polla y ya está, que más da! nadie, excepto unos cuantos, vamos a leerte y ya sabes…no esperes el pulitzer pero si un respeto de tus leales lectores, que son buena gente de carne y hueso.

Que mas se puede pedir?

5 02 2009
Thanatos

No te desanimes, piensa que cosas como la versión en castellano del último single de Beyoncé si merecen un arduo y severo ejercicio de autocompasión.

Yo paso por aquí, no cada día, pero cada cierto tiempo hago un barrido. Ahora bien, me parece que para contestar tres tonterías no merece la pena manchar el blog, para eso hay otros foros. En este caso he hecho una excepción.

Lo de Blackstar simplemente es cuestión de tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: