32 years

29 01 2009

Sigo sin apuntar nada en mi libreta, y ya son años con una en la mochila como para pensar que alguna vez voy a aprovechar las ideas sueltas que se abalanzan sobre uno en momentos insospechados (preferentemente con alguna copa de más) para algo más que rellenar un par de minúsculas hojas. Ya es momento de renunciar. Del mismo modo que uno se resiste a darse cuenta de que nunca más podrá jugar un partido de baloncesto sin acabar lesionado y de que jamás podrá aprender como Dios Manda un nuevo idioma, ni tan siquiera hablar el inglés si cometer errores gramaticales, o usar correctamente “deber de” en lugar de “deber” (lo cual es doblemente frustrante cuando corregías a tus familiares de pequeño si decían hicisteS y ahora te das cuenta de que no podían evitarlo por más empeño que pusieran), pero al final lo asume. Es el momento de asumir las cosas. Así, es posible ser feliz con solo recordar uno sólo de los estúpidos de corto calado que uno cree geniales y mostrarlo en su blog:

“La sensación del paso del tiempo se acelera inexorablemente al hacerte viejo y lo único positivo que tiene es que la espera entre disco y disco de Tool es más corta”

O con las reflexiones sobre el alcohol que uno se hace rodeado de franceses que, en este caso, o bien son rematadamente sosos o estúpidamente humorísticos (con ese gracejo francés que no le hace gracia ni a los alemanes):

“Beber sirve para enturbiar el pensamiento y dejar de prestar atención a las preocupaciones y los achaques y tener al día siguiente una resaca que hago que uno no pueda prestar atención a sus preocupaciones y sus achaques”

O escribiendo sobre las dificultades que ha tenido hace dos días para dormir porque no era capaz de recordar el nombre de uno de sus compañeros de desventuras en aquel bendito montaje en Penang y no pudo conciliar el sueño hasta que lo logró teniendo para ello que repasar el abecedario para probar letras iniciales y después cada una de esas letras iniciales con las posibles combinaciones de segunda letra. Y su nombre empezaba por T. O, del mismo modo, contando que al día siguiente cayó en los brazos de los angelitos (ya no puedo mencionar a Van Gogh o a Morfeo sin sentir vergüenza) mientrs emitían Leyendas de Pasión por la tele turca y fue capaz de recordar el nombre de Aidan Quinn sin ni tan siquiera recurrir al juego del abecedario. También me dio tiempo a pensar en Julia Ormond y en que cualquiera que justifique o comprenda el paso del tiempo merece ser decapitado de alguna manera.

Desde las oficinas de la empresa aquí en Ankara se puede ver el mausoleo de Ataturk, la única propuesta turística de esta ciudad artificial, seca, marronácea y polucionada que a casi nadie le gusta pero tiene su encanto. Ni siquiera he tenido un momento para acercarme a visitarlo. En otro momento quizás hubiese pensado: La próxima vez, pero no es hoy ese día.

Una entrada quejosa provocada por la digestión pesada de comida turca y la posición incómoda que debo adoptar para escribir en esta minimesa de hotel. Mañana despertaré renovado pero con dolor de espalda.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

29 01 2009
Nuala

Jo, era tan larga mi respuesta que te he escrito un post. ;-)

4 02 2009
Dracma

“lo cual es doblemente frustrante cuando corregías a tus familiares de pequeño si decían hicisteS”

¡Repelente niño Vicente!
De adulto has perdido esa bonita costumbre de corregir fallos, pero percibo una reminiscencia que me dice que el repelente que había en ti no ha muerto todavía . Por ejemplo, si ves a alguien que tiene un granito sientes la necesidad de informarle de ello: ¡Jo menudo grano tienes! o ¡Tienes un graano! Además sueles rechazar y menospreciar ciertos libros sin siquiera leerlos, por último, y esto sí es definitivo, los mosquitos huyen de ti.

5 02 2009
clau

Yo 33 tacos hoy. Raro.

Escribe. Escribe. Más y más.

Besos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: