La hostia cómo pasa el tiempo

3 11 2015

Pero todo sigue igual. O mejor dicho cada vez somos todos más iguales, aunque individualmente más desgastados. Estoy en la otra esquina del mundo y todos pelean por ser como el vecino rico. Hay choque cultural pero cada vez menos, y seremos más amables, y con un poco de suerte mantendremos el mundo a flote una temporada más sin generar un invierno nuclear, aunque también más aburridos. Pero objetivamente si han cambiado cosas. La gente se saca más fotos de sus gónadas para colgarlas en la red. Es un adelanto. E inventaron el palo para selfies, desde luego que nos lo merecíamos. Pero Pérez Reverte sigue ahí, y Ken Loach, Y Dan Brown, espero. ¿O se ha muerto alguno ya?

Desde la última entrada han pasado años, y como nunca di por cerrado el blog, y dije que irse sin despedirse es feo, pues vuelvo por aquí. Primero lo dejé para escribir una novela. Ahí sigue criando polvo virtual, un Frankenstein pequeñito bueno solo para psicoanalizarme. Luego porque estaba centrado en el trabajo y, me decía, aprender Chino. No he aprendido una mierda, pero tengo una PS4. Me engaño a mi mismo con juegos indies. Este final del verano vuelvo a estar hipocondríaco perdido y también vuelvo a escribir, así que me acordé de este viejo espacio y su entrada más exitosa(1). Más tarde en el blog de irregular actualización que acabamos de crear a cuatro manos mi adorable señora y servidor empecé a meter algún microrrelato sin venir a cuento. Y es feo. Así que todo sea por un afán de tenerlo todo ordenadito y compartimentadito como buen ingeniero, a partir de ahora aquí colgaré mis relatos y mins neuras.

Es un teatro nuevo, con todas estas opciones nuevas (¡puedo añadir contenido multimedia!, lo cierto es que ya suena desfasado), pero viejo y vacío.

Bienvenido. Y en serio, ¿Dan Brown sigue vivo o no?(2)

———————————

1 – A todos los hipocondriacos fasciculantes, a mi. Esto no te va a matar, al final acabarás palmando de otra mierda que no te esperes en absoluto, no de una enfermedad neurodegenerativa. Una gripe, un borracho al volante, un borracho volante, una teja díscola, una salchicha de la OMS, un cancer colorrectal indetectable…oh, wait.

2- Actualización un minuto después previo paso por Wikipedia. Sí, está vivo(3), y también Ken Loach.

3- Esto me ha recordado que David Foster Wallace se asesinó de aburrimiento poco después de la última entrada. Habrá más pies de página en esta segunda vida del blog.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: