Cuentos de Nochevieja

31 12 2015

ESP in NYE

Times Square. 5 minutos para las campanadas de media noche. Emil está borracho, pero no feliz. Todo ha ido según lo había planeado, pero una vez que ha llegado el momento, lo ve todo gris. Las luces de neón son horteras, La gente maleducada empuja, vomita en las aceras. Hace frio. Y sigue estando solo, mucho más solo que unas semanas antes cuando preparó las vacaciones, pese a que esta rodeado de sus amigos, y otros miles de vociferantes portadores de pésimo aliento. Ahora mismo solo desea que una nave espacial llena de alienígenas beligerantes aparezca de entre las nubes y los barra de la faz de la tierra. Lo desea intensamente, lo dibuja en su mente, por un momento convencido de poner tener poderes extrasensoriales que conviertan los pensamientos en realidad, pero lo único que aparece en el cielo es una paloma totalmente desorientada y aturdida por el ruido, aterrada, que suelta lastre diarreico que acaba aterrizando en la cabeza de Emil. Tras este ultimo revés se arrodilla y solloza, sin saber que, de hecho, tiene poderes extrasensoriales, aunque muy pochos.

Cuentos populares de año nuevo

Richard Staunton tenía dinero. Tenía dinero y pocas buenas ideas en que gastarlo. La noche de fin de año despegó a las 12 de la noche desde Bora Bora en su jet privado, parando en las medias noches de cada uno de los usos horarios para brindar con champán con quienquiera estuviera trabajando en el aeródromo correspondiente. Para cuando sobrevolaban Mongolia ya estaban, tanto la tripulación como Richard, totalmente borrachos. Aterrizaron en la plaza roja y Richard pudo sobornar al cuidador del calabozo para tener champán con el que brindar con sus compañeros de arresto, todos extremadamente borrachos. Con ellos, unas semanas después, edito un disco de villancicos patibularios. Vendió como rosquillas, más veces escuchado en Spotify que el último single de Justin Beiber. Con los beneficios organizó un concierto de Justin Beiber en la Antártida. Decenas de muertos por congelación y extremidades amputadas, incluyendo la nariz y la verga de Beiber. La venta de las entradas y los derechos televisivos daba de sobra para cubrir las demandas, y los trasplantes de apéndices (de mayor tamaño) de Beiber. Después Richard se quedó sin ideas. Muerto de aburrimiento volvió a Bora Bora y construyo un a base militar secreta donde desarrolla, en paralelo, el arma de destrucción masiva perfecta para conquistar el mundo, y la fuente de energía limpia definitiva. Unos días antes de completar el prototipo final de la primera, un misil lanzado desde la fortaleza volante de Elon Musk destruyó la base, con Richard escapando milagrosamente en un torpedo submarino. Así es como nació Ratman. O eso me han contado.

 

Homenaje al pincho de gambas con huevo duro

Bertín Osborne. Sentado en el trono de hierro. A su derecha Anne Igartiburu suplica clemencia, intentando librarse de los grilletes que la atan a la pared. Los dragones se relamen y finiquitan los restos de Andoni Ferreño. Bertín se levanta, tridente en ristre, y abre la boca. Habla en un idioma ininteligible, habla en Euskera. Frunce el ceño y rayos de luz salen de sus ojos, atraviesan las pantallas de televisión y alcanzan a todos los televidentes, convirtiéndolos en figuritas de bailaoras flamencas (a ellas), toritos de lidia (a ellos) y gatos de cerámica (a los animales de compañía), que automáticamente vuelan hasta colocarse sobre las mismas televisiones. Creo que la mayonesa del pincho de gambas con huevo duro no estaba en buen estado.

 

 

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: