Relatos con (a partir de) música (3)

24 01 2016

Las reglas:

Spotify aleatorio, primera canción que caiga

Escribir lo primero que venga a la cabeza durante la duración de la canción

Reescribir las notas, convertidas en un relato (o microcuento muchas veces), de una sola vez

Postearlo en el blog, con enlace a la canción

Cease to exist – Gallows

Sentado en un noray del muelle. Cielo encapotado, lluvia suave. Lleva la capucha puesta, mira el mar, las olas que rompen contra el cemento. A su alrededor estructuras formadas por contenedores de colores apagados, grúas, camiones transportando rectángulos sobredimensionados, más grúas, más contenedores en el desierto de cemento. Lleva muchas cervezas encima, una carta con una orden desahucio y una pistola. Repasa su vida, el taxi, las noches de Ibiza, el pub, una y otra vez. Las peleas. Quería ser futbolista, quería ser bombero, al final solamente es un número en un servidor. Sentado en el muelle, la costumbre de todos los domingos, con el sempiterno dolor de cabeza, las nauseas, levantarse, caminar unos kilómetros, entrar en la oficina donde trabaja su mujer, tocar la culata debajo del abrigo, saber que tiene el control. Sonreír. Volver al pub.

The liar – Marriages

Se está asfixiando. El gorro de lana embutido hasta el fondo, con 30 grados a la sombra. Pero no quiere mostrar los eccemas de su calva. Va hacia una entrevista de trabajo, pero aún no ha pensado bien como afrontarla, si quitarse el gorro o dejárselo puesto todo el rato. No pega con el traje y no tiene una buena excusa (excepto decir la verdad) para llevarlo y eso genera la posibilidad de que el entrevistador sugiera que se lo quite, incluso aunque explique lo del eccema, y que el entrevistador le diga en cualquier caso que no pasa nada, pese a que evidentemente un eccema asqueroso vaya a influenciar cualquier decisión que los agentes de la consultora vayan a tomar. Y todo esto es lo que le ha generado el eccema en primer lugar, solamente pensar en que pudiera pasar, proyectando cada una de las reacciones de la gente a su alrededor. Lleva toda la rabia por dentro, siente sus venas palpitar, la piel como papel de lija, rozando contra la áspera lana artificial del gorro, los dientes apretados, el suelo inestable, las gotas de sudor recorriendo su espalda, la tensión en sus gemelos agarrotados. De repente, se pone a llover. El gorro se empapa en unos segundos. Se arrodilla en la calle y se pone a llorar. No pasa nada.

Once we were – Monkey 3

Un astronauta muerto flotando en el espacio, conectado con un cable a la desierta estación espacial, herrumbrosa. El sonido de los tirones del cable sobre el perno de enganche no se escucha en el espacio, es un sonido olvidado. Los tres soles observan al astronauta azotado por el viento estelar, danzando en el cuasi-vacio. Sus colores rojizos se reflejan en la escafandra, a través de la que se ve una calavera ennegrecida. Con una última sacudida el perno cede y el cuerpo queda un momento en vilo antes de iniciar la lenta deriva hacia el astro más cercano. Se acerca, despacio, la noción del tiempo perdida en el espacio, quizás pasan años, hasta que el viento solar empieza a calentarse y desintegrarse en circulares oasis de fuego. Pequeñas chispas brotan por doquier y la escafandra se derrite hasta dejar solamente la calavera a la vista, únicamente el esqueleto desnudo, negro. No se descompone, continua su caída hacia el centro del cuerpo estelar, los huesos de los brazos extendidos en forma de cruz, los pies juntos. Y sigue aproximándose, un aura circular perfecta se genera a su alrededor, iridiscente, dorada, finalmente deslumbrante, si existiera alguien que pudiera observar. Atraviesa las diferentes capas de gases, sin esfuerzo, y al llegar al mismo centro la estrella, implosiona, dejando el vacío total detrás. Se despierta en Judea, los apóstoles no están allí.

 

 

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: