Las Benévolas: Ese ladrillo (I)

10 01 2008

Cantad conmigo hermanos. He sido capaz. Hacía realmente eones que no me enfrentaba a un libro de más de quinientas páginas y salía vivo. En este caso lo he logrado gracias a proponérmelo como reto personal y superando momentos de pereza, aunque la recompensa merece la pena. Llevo bastante tiempo insistiendo en la convicción de que para escribir una novela de más de doscientas páginas hay que tener realmente muchas cosas que contar o la cuestión pierde sentido y podría haberse desbrozado o incluso dividido en sub-novelas. Esta obra del franco-americano Jonathan Littell (que curiosamente no ha logrado obtener la nacionalidad gala hasta haber sido —y por haberse convertido en—famoso) no es, desde luego, una excepción. He intentado recopilar unas cuantas críticas de internet, pero pocas hacen hincapié en los puntos que yo considero clave sobre este mastodonte. De todos modos he dedicado muy poco tiempo a documentarme sobre reseñas y opiniones vertidas sobre este libro (cosa que seguro el propio Littell, adalid de la documentación y la dedicación de una vida a una obra magna, NO haría), por lo que seguro que existe en castellano un buen número de críticas disponibles en la red que yo he pasado por alto. Entre las que he podido hojear me quedo con ésta, bastante completa, aunque también hay alguna otra poniendo a parir la pieza (por cuestiones un tanto ajenas a la propia literatura) o elogiándola de un modo un tanto engolado. Incluso se habla de ella en algún foro que otro. En cualquier caso, y pese a que las reseñas y las críticas desde blogs de no profesionales no están muy bien vistas por algunos, me voy a molestar en desgranar en un corto espacio mi opinión sobre este texto que tanta polémica ha levantado y que en España se ha traducido un año más tarde de su publicación.

En primer lugar, señalar que la estructura resulta difícil de justificar bajo mi humilde punto de vista. No acabo de comprender que necesidad estilística existe para contar una historia de casi mil páginas (en letra bastante pequeñita, por cierto):

a) dividida en solamente siete capítulos
b) sin prácticamente un punto y aparte
c) con los diálogos separados por guiones pero uno a renglón seguido del otro
d) evitando cualquier explicación sobre los significados de los acrónimos nazis ni de los larguísimos nombres alemanes de los rangos militares de la Wehrmacht y las SS (cosa que el editor español intenta compensar con un glosario y una tabla de gradaciones que resultan entre ininteligibles y inútiles)

Ello conlleva una más que notable confusión entre la jerarquía de la miríada de personajes que aparecen en el texto, ralentiza sobremanera la comprensión de cualquier conversación que se lleve a cabo (de manera que no hay Dios que sepa distinguir a los interlocutores), especialmente en la primera parte del libro, y no da descanso a un lector que pide a gritos un reposo, un recodo, una meta entre tantas líneas. ¿Es la intención del autor ser farragoso? Comprendo perfectamente que la densidad es una cualidad que adereza (o mejor digamos que puede aderezar) un texto, especialmente en lo que a estilo se refiere, pero no veo la necesidad en esta novela concreta, y menos la de poner trabas estructurales como las citadas. Si alguien tiene una noción de cuál puede ser el objeto de los puntos A) al d), ruego encarecidamente que deje un comentario. Lo único plausible que se me ocurre es la prepotencia y endiosamiento del autor al que lo único que parece importarle es condensar todo lo que tiene que narrar en el menor espacio físico posible sin la necesidad de dar explicaciones. Creo que se nota que esa posible actitud me cabrea un poco, pero también cabe la posibilidad de que esté equivocado. Necesito imperiosamente que alguien arroje un poco de luz sobre este asunto.

En segundo, pasaré a desgranar la historia según los 7 capítulos que Littell propone, y que corresponden pomposamente a los movimientos de una ópera barroca: Tocata, Alemandas, Courante, Zarabanda, Minueto (en rondós), Aire y Giga. Eso será en la próxima entrada. Y procuraré que no haya muchos spoilers.

Menos mal que me acabo de empezar La Carretera, para desatascar.

Dejo unos enlaces más para el que le interese: Una entrevista al autor bastante completa y con titular cabrón. Otra entrevista muy extensa en la que Littell demuestra ser terriblemente interesante y terriblemente insoportable. Imapagable el final.

Anuncios

Acciones

Information

17 responses

11 01 2008
Blackstar

Un montón de enlaces para leer. Cuando lea el libro compararemos opiniones, de momento, las que conozco, coinciden con la tuya. La gente queda atrapada por la ingente cantidad de documentación, pero a todo el mundo se le hace insufrible e irritante la estructura narrativa.

Lo que me sigue sorprendiendo es la breve cantidad de tiempo que invirtió no en documentarse, sino en escribirla.

Una pregunta, un escritor no es bueno solo por la historia que cuenta, sino por como lo cuenta. Quiero decir, si Littel no hubiera escrito una historia que de por sí sabía que arrastraría a mucha gente (véanse las múltiples pelis de nazis y la cantidad de público que arrastran), el libro ofrece más de sí? es un narrador excelente, original?

Por cierto, he leído la última entrevista, lo de que le molesta repetir 30 veces la misma entrevista es de un engreído total. Ahí sale su vena francesa, ejem.

11 01 2008
Troutman

El tío es de un engreído que resulta hasta encantador. Sobre el cómo lo cuenta me extenderé en la siguiente entrada, pero decir que en egeneral est´muy bien narrado, con un pulso muchas veces genial, pero desde luego se nota que está escrito del tirón. o al menos lo parece. Absolutamente desequilibrado. El tipo tardó un año en escribirlo (pero más de cinco en prepararlo). Hay que tener en cuenta que fue una dedicación full-time, así que creo que la proeza no está en la velocidad sino en la determinación para dejarlo todo y centrarte en tu libraco. Igual lo mantenía su mujer. Dracma, toma nota.

11 01 2008
Blackstar

No negaré que me da envidia tener la capacidad de parir una obra de estas características. Porque además, haga lo que haga de ahora en adelante, la reputación ya la tiene ganada para siempre.

Centrarte sólo en escribir tu libro durante un año tiene mucho mérito, no sé si se cuenta en alguna de las entrevistas, pero imagino que tenía la certeza de que el libro iba a ser editado a lo grande, si no, la desesperación podría haber hecho mella.

Y fijo que le mantenía la mujer. Dracma tiene bastante con lo suyo, por cierto dale un abrazo de mi parte, echo de menos sus ácidos comentarios.

Voy a retomar el tema casa rural en un mail..

11 01 2008
Troutman

El tipo jura y perjura que no lo escribió con la intención de saltar a la fama, ni de que fuera un éxito, ni de que le permitiera vivir de ello. Le creo. Me parece un caso extrañísimo de éxito literario en el que probablemente la gente acaba comprando arrastrada por 3 factores:
Posicionamiento en zona de Novedades
Tocho Gordo
Segunda Guerra Mundial y Nazismo

11 01 2008
Blackstar

Interesante lo de los tres factores. Estoy de acuerdo en los tres, por varias razones:

La zona novedades: aquí habría mucho por debatir, ya que esta zona “varía en su concepción” de una librería a otra. En la fnac, en novedades, podrían coincidir las benévolas y lo último de Mailer, pero seguramente, no estarán los últimos editados por, pongamos por ejemplo, la editorial El acantilado ni Libros del Asteroide. Así que son novedades que cumplen la condición de ser publicados por ciertas editoriales y además potenciales best-sellers. Por eso luego, tras un vistazo a las novedades, hay que irse a narrativa extranjera, pero no a la zona de bolsillo.
Es cierto que a la gente le tira, pq es lo primero que entra por los ojos, la zona novedades.

El tocho: Efectivamente, yo misma siento atracción por los tochos. Así, en el último año he acabado leyendo el de Ramiro Pinilla (me quedan los otros dos siguientes), los miserables, y tochazos semejantes. Así también he cometido errores como comprar la broma infinita, que creo que jamás acabaré por leer y candidato a la sección book-crossing de la biblioteca.

El tema nazis. Sólo hay que ver éxitos como Treblinka, el diario de Ana Frank, la lista de Schindler en libros, o pelis como la misma o el pianista para darse cuenta de que es un filón, por mil veces que se escriba la historia o se lleve a la pantalla.

Pero puede ser que el tipo simplemente escribió el libro que le apetecía escribir.

11 01 2008
Ana

Con lo que decís del tocho , los diálogos escritos de seguido y que casi no hay puntos y aparte, no me apetece nada leérmelo.

Muy buenas las entrevistas: el titular cabrón y el final cabrón. Aunque digamos que el tío es cabrón en toda la entrevista, y además no acepta ninguna crítica y rechaza premios porque él está por encima de eso…

Dais la impresión que Dracma ya te está manteniendo para que escribas; cada vez que me conecto ya hay un artículo nuevo y cinco comentarios, pero ninguno de Dracma, que claro, tendrá que trabajar para compensar lo que no trabajas tú… ;-)

11 01 2008
Motorpedia
11 01 2008
Motorlistillo

Ok, acabo de leer los comentarios a la entrada anterior y he visto que ya habías dado con la explicación del nombre.

11 01 2008
Troutman

Como ya comenté en la entrada anterior, comprendo el título y su significado, pero no la frase final de la novela. Desarrollar ésto puede desvelar demasiado sobre las conclusiones del libro, pero la cuestión es que no me cuadra que Max Aue diga que La Euménides le han encontrado cuando precisamente se va de rositas.

Me he propuesto escribir una hoja todos los días, sea en el blog o de un relato, así que espero mantener el ritmo. En cualquier caso efectivamente dracma anda muy liada con sus demandas, pero tampoco es baladí el hecho de que ahora mismo cope más su tiempo Mario en la Wii que al pelirrojo con el que comparte piso.

14 01 2008
Dracma

pero tampoco es baladí el hecho de que ahora mismo cope más su tiempo Mario en la Wii que al pelirrojo con el que comparte piso.”
Ji, ji, ji: has dicho COPE.
Estoy segura, Blackstar, de que te referías a esto cuando hablabas de mis cometarios ácidos. Un abrazo también a ti y a Thanatos.
Mikel, la provocación de lo de la Wii no te va a salir bien, te ignoro, porque estoy por encima de eso, y porque tengo poderes mágicos que me permiten trasladarme a otra dimensión apretando el botón A, boquerón. Aun así, dudo poder escapar de tus pisotones. Ayer dos agresiones en una mañana, y aun me querías denunciar por violencia sexista. De todos modos te perdono porque aquí la mantenida tiene que ser “moi”, ¡Reivindico mi derecho a ser mujer florero YA¡

Ahora en serio, a pesar de que la última semana sí que he estado yonka perdida con la wii, lo cierto es que he pasado un mes y pico de trabajo terrible. Espero que pronto se acabe este periodo de exceso de demandas que no me deja tiempo para nada, (que me ha hecho trabajar fines de semana enteros y hasta el día de nochevieja, esto lo digo para dar pena y limpiar mi nombre), y poder entrar en vuestros Blogs de nuevo, e incluso dejar algún comentario en alguno nuevo, como en el de Claudia. Por cierto, enhorabuena, con mucho, mucho retraso. A mi también me gustó mucho tu microrelato el del niño pinchado.

14 01 2008
Troutman

Me ignoras porque en tu mente ya solo ves tíos con bigote dando brincos. Voy a tener que trabajar mi mostacho para que me hagas un poco de caso.

21 01 2008
victor

Me ha gustado la novela ,compleja de leer por lo ya dicho, pero creo que vale la pena.Se desarrolla durante la segunda guerra mundial,pero el contexto no me parece lo fundamental.Lo que considero decisivo es el mensaje de que si las circunstancias son propicias,todas las neurosis de cada uno,grandes,como la de Max,lleno de odio, pequeñas,como la de su alter ego,Thomas,narcisista y cínico,pueden metamorfosearnos en seres despiadados,desprovistos de toda empatía.Este mensaje ya ha sido enunciado en otros libros-recomiendo “Aquellos hombres grises “-,pero me parece original la ligazón en el libro con la tragedia de Orestes y Electra.Al final,creo que Max está tan muerto como sus víctimas,incapaz de amar o de odiar, solo siente vacío.Por eso no creo que salga de rositas de todo.

21 01 2008
Troutman

Ligar una historia contemporánea a algún clásico griego (o al revés) me parece cualquier cosa menos novedoso. De todos modos creo que es un valor menor del libro, uno de cuyo pilares sea probablemnte el que mencionas, la deshumanización de la que todos somos capaces (aunque insisto, y siento ser repetitivo, creo que se podría haber hecho mejor). Pero sigo sin ver por qué Max NO se va de rositas. No pierde nada, ni se produce ningún cambio en su personalidad.

21 01 2008
victor

Se va de rositas con respecto al castigo externo.Pero Max es un hombre torturado por una infancia difícil y que tiende a culpar a los demas de sus problemas,nada especial.No es un psicópata.Pesa, si acaso demasiado el odio hacia su madre.Pero en circunstancias normales todo ello puede ser controlado y compensado por relaciones gratificantes.En el tiempo en el que vive,sus guías espirituales proceden de una ideología monstruosa que sólo predica el odio y que al final destruye a toda la buena gente ( Yakov,Voss..)que hubiera podido rescatarle,rompiendo cualquier barrera para que su odio destruya incluso a quien en el fondo anhela,es decir a su madre y a la explicacion por la fuga del padre. Yo creo que si que cambia.Al principio es una persona, y al final es alguien que, incapaz de querer a nadie, solo espera el final.No da mucha pena, ¿alguien podría quererle en su verdad ?. No es castigo suficiente, pero algo es.

24 09 2008
JOrdi

Hola Troutman, en general estoy muy alineado con tus comentarios, a mí también me ha parecido un libro algo irregular, momentos muy buenos (en particular: cuando toca su relación con Mandelbrod, Speer, etc, o cuando relata lo vivido en Ucrania; cuando le obligan a rematar a judíos,etc) y momentos pesadísimos. Me falla el final, a mi también, por haber un porcentaje de coincidencias excesivo, además de no entender muy bien la obstinación de esos 2 policías.
Un saludo
Jordi

25 01 2009
Álvaro

Amigo, no te ofendas, te lo comento desde el mayor de los respetos:

Buen blog, pero cuide un poco su ortografía.

Saludos.

25 01 2009
Troutman

Álvaro, no es ninguna ofensa, es una abviedad como un piano. La ortografía de este blog es lamentable por falta de repaso. Conste que no soy ningún tarugo iletrado (bueno, sólo un poco, al fin y al cabo soy de ciencias).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: